DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
alavés 3-1 athletic

Apuesta fallida

Ziganda, cuatro meses después, volvió a conceder la titularidad en liga fuera de casa a Aritz Aduriz, sin incidencia en un partido por el que pasó de puntillas

Arkaitz Aramendia - Domingo, 13 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Aduriz, que no tuvo su tarde, en un lance del partido.

Aduriz, que no tuvo su tarde, en un lance del partido. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Aduriz, que no tuvo su tarde, en un lance del partido.

DESPUÉS de regresar al once inicial la pasada semana contra el Betis en San Mamés, José Ángel Ziganda volvió a conceder la titularidad ayer a Aritz Aduriz, quien pasó de puntillas por Mendizorrotza. El donostiarra, que no partía de inicio en un partido de liga a domicilio desde el pasado 14 de enero en la visita al Espanyol, envite en el que los leones firmaron un empate a un gol, no tuvo impacto alguno sobre el verde. Maripán y Laguardia, pareja de centrales del Alavés, se bastaron para alejar del juego al punta rojiblanco, a quien tampoco sus compañeros ayudaron en demasía al no ser capaces de encontrarle en fase ofensiva.

Fue, no en vano, una amarga tarde para los pupilos de Ziganda, que se vieron superados por un rival que se valió de tres fogonazos para sumar los puntos en juego. Los hombres de Abelardo, con más corazón que fútbol, se llevaron el gato al agua sin que el Athletic fuera capaz de prolongar en el tiempo el más que potable arranque de partido que protagonizó. Fue entonces, con los rojiblancos metidos de lleno en el encuentro y con el Alavés a la espera de errores ajenos, cuando Aduriz olió sangre en el área gasteiztarra. Con Iker Muniain, al margen del gol, como canalizador del juego y principal enlace entre el centro del campo y la delantera, el donostiarra vio aproximarse el balón a sus inmediaciones en un puñado de ocasiones. En la primera, en el minuto 26, fue cuando tuvo el gol en sus botas.

Tras una fructífera triangulación cerca del área de Pacheco, el balón llegó a los dominios del 20 del Athletic, que armó la pierna y conectó un disparo que envió a córner el guardameta del Alavés, salvador en una acción que bien pudo haber significado el 0-1. Apenas sesenta segundos después fue Williams quien intentó encontrar a Aduriz en boca de gol, pero su pase, impreciso, no llegó al donostiarra, de quien no hubo más noticias. Ahí terminó el impacto del guipuzcoano en un choque en el que nunca llegó a sentirse cómodo. Si escasa resultó su aportación al juego en los primeros 45 minutos, más intrascendente aún lo fue tras la reanudación. Contagiado y condicionado por el bajón que experimentó el fútbol del Athletic en el plano colectivo, el ariete rojiblanco quedó relegado a un intrascendente segundo plano, sin opciones de entrar en juego y de cambiar la dinámica de un partido que acabó torciéndose definitivamente para los de Ziganda con el gol de falta de Munir y el tanto de Ibai.

UN GOL EN ONCE PARTIDOS Aduriz, que suma nueve dianas esta campaña en liga, no pudo ampliar su cuenta realizadora en Mendizorrotza, algo que sí logró hacer el pasado fin de semana frente al Betis en San Mamés. Los números, de hecho, ponen de manifiesto cómo el donostiarra ha ido bajando su rendimiento a medida que se ha desarrollado la temporada. Reflejo de ello es que en los once últimos partidos de liga en los que ha participado, Aduriz solo ha visto portería en una ocasión, la citada ante el Betis en La Catedral. Se trata, además, del curso menos realizador del guipuzcoano en el campeonato de la regularidad desde que consumó su regreso al Athletic en el verano de 2012.

Después firmar catorce dianas en la temporada 2012-13 en liga, el delantero rojiblanco marcó 16, 18, 20 y 16, respectivamente, en las cuatro campañas siguientes, siendo el presente ejercicio en el que ha visto notablemente reducidos sus guarismos de cara a gol. Ayer, con el Alavés como rival, Aduriz tampoco fue capaz de dar continuidad a la diana lograda en la jornada anterior para lamento de Ziganda, quien no vio premiada su apuesta por el donostiarra como titular lejos de San Mamés. Un pase de la muerte de De Marcos mediada la segunda mitad del aciago encuentro de ayer fue la tercera y última opción de cantar bingo que tuvo el guipuzcoano, que no acertó a conectar un disparo que hubiera acabado en gol con toda probabilidad.

El destino, sin embargo, no quiso que Aduriz tuviera la opción de desquitarse de los sinsabores acumulados durante la segunda vuelta en un partido que terminó cabizbajo, al igual que el resto de sus compañeros. Pese a todo, a sus 37 años, puede presumir de haber marcado un total de veinte goles este curso, el cual tocará a su fin la próxima semana con el Espanyol como último rival en San Mamés.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120