Michael Garanzini Secretario de Educación Superior de la Compañía de Jesús

“El trabajo de la reconciliación es la ciencia más nueva”

Garanzini presentó ayer en Deusto la asamblea mundial de las universidades jesuitas que tiene entre sus objetivos abrir nuevos caminos para transformar el mundo

Una entrevista de Idoia Alonso Fotografía de Borja Guerrero - Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Michael Garanzini, Secretario de Educación Superior de la Compañía de Jesús.

Michael Garanzini, Secretario de Educación Superior de la Compañía de Jesús.

Galería Noticia

Michael Garanzini, Secretario de Educación Superior de la Compañía de Jesús.

Bilbao- Algo extraordinario debe pasar para que dos cardenales con la venia papal estén juntos en Bilbao. Y es que el botxo no es el Vaticano, por ahora. La respuesta a este enigma no es otro que la Universidad de Deusto se convertirá en capitalde las más de 200 universidades jesuitas repartidas por el mundo. La centenaria institución de la Compañía ha sido elegida entre ocho candidatas para organizar la Asamblea Mundial de Instituciones Jesuitas de Educación Superior del 8 al 12 de julio. Los responsables de las universidades jesuitas, como Georgetown, Loyola Chicago o Javeriana Bogotá, se reunirán en Deusto en un encuentro que lleva por título Transforming our world together (Transformando juntos nuestro mundo). El secretario de Educación Superior de la Compañía de Jesús, Michael Garanzini, explica los detalles de esta cita inédita en Euskadi.

¿Que hay tras la Asociación Mundial de Universidades e Instituciones Jesuitas de Educación Superior?

-El primer objetivo es la de inspirarnos unos a otros, es una gran oportunidad para nuestras instituciones para darnos cuenta de que los problemas de unas en realidad son problemas compartidos por todas y que juntas podemos abordar soluciones conjuntas. En segundo lugar los problemas ya no son propios sino globales, por lo que no pueden ser resueltos desde el aislamiento de un país sino dar con soluciones globales desde una óptica global. Pensemos por ejemplo en el cambio climático o en la transformación socioeconómica. Quizá hasta ahora se había trabajado de forma aislada, pero ahora existe una conciencia global. En el pasado nuestro objetivo era inspirarnos unos a otros, conocernos entre las 200 universidades de la Compañía de Jesús, pero ahora ese objetivo ha pasado a un segundo lugar en favor del trabajo en red para aportar soluciones globales.

¿Por qué eligieron la Universidad de Deusto para acoger la Asamblea Mundial de Universidades Jesuitas?

-Porque la Universidad de Deusto es una de las universidades más antiguas de la Compañía de Jesús y una de las mejor organizadas. Es una universidad maravillosa, igual que la ciudad, Bilbao.

Una universidad centenaria frente a frente con la vanguardia del Museo Guggenheim.

-Sí, es un buen contraste. Lo antiguo frente a lo moderno. Bilbao es una ciudad que se ha reinventado a sí misma y en cierta manera es un símbolo porque pensamos que la universidad debe reinventarse para dar respuestas a un mundo nuevo.

¿Cuáles son los temas que se van a abordar en la Asamblea?

-En esta ocasión, la Asamblea pretende reflexionar y profundizar sobre algunos de los principales retos y desafíos de las instituciones jesuitas y del mundo, tales como el liderazgo cívico y político, la justicia ambiental y económica, la educación para los sectores más desfavorecidos, el diálogo interreligioso...

¿Cómo puede ayudar la universidad a cambiar los liderazgos y cuáles son los rasgos que debe reunir un buen líder político ante los grandes desafíos a los que se enfrenta este mundo globalizado?

-Creemos que las universidades católicas tienen una oportunidad única para aportar en el bien común. Nosotros creemos en las segundas oportunidades. En las universidades seculares y en otros muchos lugares de la sociedad se enseña desde una óptica del interés propio, se enseña en el éxito personal. Nosotros tenemos la creencia y la posición de que debemos crecer todos juntos, de lo contrario se crean divisiones sociales. Los valores humanísticos que se cultivan en las universidades católicas son la base de la justicia social. Algunas universidades enseñan en el capitalismo y no es suficiente, nosotros tratamos de promover el capitalismo social.

Uno de los temas que van a tratar en julio es la paz y la reconciliación. ETA se acaba de disolver tras casi sesenta años en activo. ¿Tiene alguna opinión al respecto?

-En todas las sociedades, Latinoamérica, África, India o aquí en Europa hay razones históricas que llevan a la gente al enfrentamiento. Por ejemplo, en las sociedades en las que ha habido esclavitud aún quedan los restos de esta injusticia, personas pobres, personas desplazadas cuyas raíces son históricas. ¿Cómo puede avanzar la sociedad para curar las heridas y poder vivir juntos? La respuesta no es simple y pasa por la reconciliación verdadera.

En Euskadi cada cual entiende la reconciliación de una manera determinada, pero ¿existe un denominador común en la reconciliación de los pueblos que han sufrido algún conflicto?

-Eso es lo que necesitamos estudiar. ¿Podemos aprender algo que sea común a la reconciliación en Sudáfrica, en Sudamérica o en la sociedad vasca? El trabajo de reconciliación es la ciencia más nueva y aún no sabemos lo suficiente sobre ella. Ese es el problema de todas las sociedades que han padecido un conflicto. Conocemos muchas fórmulas para combatir las injusticias económicas, sabemos cómo actuar contra el cambio climático, otra cosa es que lo hagamos o no. Pero aún no sabemos cómo es verdaderamente un proceso de reconciliación. Sabemos que para combatir la degradación medioambiental debemos dejar de consumir ciertas materias primas, pero con la reconciliación es mucho más difícil porque lo que hay que cambiar son los corazones.

¿El Papa Francisco conoce la celebración de la Asamblea en Bilbao?

-Sí, claro.

¿Y qué opina?

-El Papa quiere que sigamos abriendo caminos inexistentes en estos márgenes, quiere que abramos nuevas fronteras del conocimiento para dar respuestas a los nuevos problemas económicos, medioambientales, de reconciliación y de diálogo interreligioso. Nos pide que exploremos esas fronteras y formemos nuevos líderes para un nuevo planeta.

las claves

“El Papa conoce la Asamblea en Bilbao y nos pide que formemos nuevos líderes para un nuevo planeta”

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120