no tiene intención de anularlo

Confebask cree un "disparate" pedir la revocación del acuerdo de empleo

Larrañaga ve "absolutamente lamentable" que Muñoz afirme que Urkullu "está al son de lo que diga la patronal" y niega influencia sobre el lehendakari

EUROPA PRESS - Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 10:07h

Iñigo Urkullu y el presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, tras la firma del Acuerdo Marco de colaboración por el empleo y la cualificación en Euskadi 2018-2020

Iñigo Urkullu y el presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, tras la firma del Acuerdo Marco de colaboración por el empleo y la cualificación en Euskadi 2018-2020 (EFE)

Galería Noticia

Iñigo Urkullu y el presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, tras la firma del Acuerdo Marco de colaboración por el empleo y la cualificación en Euskadi 2018-2020

El presidente de la Confederación Empresarial Vasca (Confebask), Roberto Larrañaga, considera un "disparate" que CC.OO. y UGT exijan revocar el "acuerdo marco de colaboración por el empleo y la cualificación 2018-2020" que ha firmado con el Gobierno Vasco para volver a la mesa del diálogo social, y ha asegurado que no tienen intención de anularlo y "no van a esperar a nadie" a la hora de abordar la intermediación laboral y la manera de "surtir" de trabajadores a las empresas.

BILBAO. Por otra parte, en una entrevista concedida a Europa Press, Larrañaga ha calificado de "comentario absolutamente lamentable" que el secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, asegure que el lehendakari, Iñigo Urkullu, está "al son de lo que diga la patronal" y ha negado que tengan "influencia" sobre el presidente del Gobierno Vasco. Asimismo, ha reiterado que

Confebask se opone a una subida generalizada de salarios y ése será el mensaje que trasladará al consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, en la reunión que tienen prevista próximamente para abordar este tema, porque no puede haber "café para todos".

El dirigente de la patronal vasca espera que se pueda recuperar la mesa de diálogo social que CC.OO. y UGT abandonaron al considerar una "deslealtad" el citado acuerdo suscrito por Gobierno Vasco y Confebask.

Larrañaga ha explicado que ese acuerdo parte de la reflexión realizada a partir de las encuestas que ha elaborado Confebask sobre la demanda de empleo que tienen las empresas y, en la última, se constató que siete de cada diez compañías dicen tener dificultades para contratar. Por ello, constataron la necesidad de una "solución urgente e inmediata" porque se van a necesitar cubrir 100.000 empleos en los próximos tres años.

A partir de ese análisis y ante la necesidad de "intentar casar la demanda de las empresas con la oferta", iniciaron conversaciones con el Gobierno para que les informaran de los perfiles que tienen los desempleados inscritos en Lanbide. Larrañaga ha añadido que, con el objetivo de realizar un acuerdo "más global", se incluyeron otros aspectos que estaban dispuestos a que se desarrollasen en la mesa de diálogo social, como algunos relativos a la calidad de empleo o la brecha salarial.

"Nosotros estamos dispuestos a poner el acuerdo encima de la mesa de diálogo social, pero en el tema de la intermediación laboral y de surtir de trabajadores a nuestras empresas es algo en lo que nosotros no vamos a esperar a nadie, lo vamos a ir haciendo porque lo necesitamos y con urgencia", ha agregado.

Larrañaga ha manifestado que le parece "un disparate" que CC.OO. y UGT exijan que se revoque este acuerdo para volver a la mesa de diálogo social. "Aquí lo importante es que podamos emplear a todo aquel que esté desempleado", ha asegurado. Por tanto, cree que no se puede "supeditar eso", que es "el fondo" de la cuestión, a las "formas".

"Yo me quedo con el fondo antes que con la forma, no vamos a esperar porque no podemos esperar, desde luego por nuestra parte no tenemos ninguna intención de anular el acuerdo", ha manifestado. Además, ha añadido que no va a hacer "autocrítica" porque no ha habido "ninguna intención de apartar a alguien".

SUBIDAS SALARIALES

Ante los llamamientos a las patronales, algunos de ellos desde el propio Gobierno Vasco, para establecer subidas salariales, Larrañaga ha indicado que los empresarios también quieren "subir salarios" y es algo que se está haciendo porque "no se firma ningún convenio sin subidas". Sin embargo, ha asegurado que no se pueda ir a una "subida generalizada" porque cada sector y cada empresa tiene una "situación distinta".

Por esta causa, en la reunión que mantendrán próximamente con el consejero de Economía y Hacienda, Pedro Azpiazu, para abordar esta cuestión y para la que todavía no hay fecha, le trasladarán, con datos, que se están incrementado los sueldos, pero también que "esa subida no puede ser generalizada, que no hay café para todos".

Larrañaga ha añadido que este tipo de decisiones no las van a adoptar "por la presión que se ejerza externamente" sino que se deben tomar en la empresa y "en base a su competitividad, su rentabilidad y productividad". Por ello, ha indicado que su postura no va a cambiar porque, en algunos casos, "si aumentas costes, te quedas fuera".

En relación a la mesa de la brecha salarial, que también ha abandonado CC.OO., ha precisado que tienen un informe preparado con sus propuestas para presentarlo en este foro. "Lo que no he visto todavía es que hagan propuestas ellos, nosotros estamos dispuestos a que se convoque la mesa y acudir de inmediato porque tenemos los deberes hechos", ha dicho.

NEGOCIACION COLECTIVA

Larrañaga ha afirmado, por otra parte, que la negociación colectiva "sigue avanzando" y existen "bastantes" mesas abiertas y "en unas el avance es mayor y en otras menor". En este punto, ha destacado la reciente firma de dos convenios en el Comercio de Bizkaia y, en concreto, con

ELA, con el "que no suele ser fácil firmarlos".
A su juicio, es una "noticia esperanzadora" que ELA haya firmado esos dos convenios, aunque desconoce si responde a un "cambio de estrategia" o a una mayor disponibilidad al acuerdo.

Larrañaga ha manifestado que es importante cerrar acuerdos si se quiere dar prevalencia a los convenios vascos, objetivo del acuerdo interprofesional cerrado el pasado año.

Ante las advertencias del secretario general de ELA, Adolfo Muñoz, de que el sindicato seguirá apostando por la lucha y la movilización, ha asegurado que "el camino tiene que ser más el del acuerdo y el de la negociación y el convenio" porque "con conflicto no vamos a muchos sitios".

Larrañaga no cree que el abandono de la secretaría general de ELA por parte de Muñoz el próximo año vaya a hacer modificar la estrategia de la central porque "las estrategias prevalecen sobre las personas".

Ante las críticas que formuló el líder de ELA el Día del Trabajador que acusó al lehendakari, Iñigo Urkullu, de "estar al servicio de la patronal", ha afirmado que les da "un valor superior" al que tienen porque Confebask no tiene "mucha influencia sobre el lehendakari o sobre el Gobierno".

"Sí tenemos una interlocución, como debe ser, pero de influencia absolutamente nada, me parece incluso un comentario absolutamente lamentable decir que el Gobierno Vasco o el lehendakari están al son de lo que diga la patronal", ha manifestado.

TEMPORALIDAD

Por otra parte, ante el último informe laboral de la UPV/EHU que apuntaba a un repunte de la temporalidad hasta el 25,8%, Larrañaga, que ha asegurado que la tasa es menor, ha recordado que los contratos indefinidos "se están incrementando" y llegando a "índices prácticamente precrisis".

Según sus datos, entre 2013 y 2017, se han firmado 300.000 contratos indefinidos y ha apuntado que pactar aumentos de flexibilidad en la negociación colectiva o en las empresas podría ser una vía para reducir la temporalidad.

Por otra parte, Larrañaga, que cree que el actual modelo económico de Euskadi es "el correcto" y no cambiaría "nada", ha señalado que los empresarios vascos todavía siguen "en desventaja competitiva" por la actual política fiscal.

El dirigente de Confebask ha destacado la importancia de que los centros de decisión se mantengan en Euskadi. "Este tema tiene dos lecturas, una positiva porque si nos vienen a comprar es porque somos atractivos y se hacen las cosas bien, y tiene la parte negativa de que corremos el riesgo, -que no quiere decir que eso ocurra-, de que los centros de decisión se desplacen", ha añadido.

Larrañaga cree que, para evitarlo y teniendo en cuenta que "ponerle puertas al campo es difícil", se debe hacer que Euskadi sea "un país atractivo". "Y yo creo que lo es", ha concluido.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120