DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
acusado de matar en 2016 a su pareja

“Yo cuidaba de Aránzazu y me la encontré muerta”

Declara la pareja y único inculpado por la muerte de una mujer en Bilbao en 2016
La Fiscalía pide veinte años de prisión por asesinato con alevosía;la defensa, su absolución

Sandra Atutxa - Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

votos |¡comenta!
El acusado de matar a su pareja en San Adrián declaró ayer en el juzgado de Bilbao. Foto: Borja Guerrero

El acusado de matar a su pareja en San Adrián declaró ayer en el juzgado de Bilbao. Foto: Borja Guerrero

Galería Noticia

  • El acusado de matar a su pareja en San Adrián declaró ayer en el juzgado de Bilbao. Foto: Borja Guerrero

Bilbao- “Yo cuidaba mucho de Aránzazu. Por la mañana, cuando me levanté, me la encontré muerta en el sofá”. Con dificultad para moverse Xabier C., único acusado de matar en 2016 a su pareja sentimental en Bilbao, se incorporó y tomó el asiento, ubicado en el centro de la sala de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Bizkaia para responder únicamente a las preguntas que le formuló su letrado. Se le acusa de haber asfixiado a su pareja sentimental aprovechándose de que previamente “le había suministrado metadona” y además se encontraba bajo los efectos de fármacos, ansiolíticos y alcohol.

El Ministerio Fiscal solicita para el acusado veinte años de prisión;22 y medio, la acusación particular, que representa a la hija de la víctima -fruto de una relación anterior- y que también solicita una indemnización de 30.000 euros por responsabilidad civil. Por su parte, la Abogacía del Estado reclama 25 años, la misma pena que el Ayuntamiento de Bilbao, que se ha personado como acusación popular.

La defensa describió que su acusado, “además de ser toxicómano, no es una persona normal al padecer limitaciones físicas” que le impiden ser el autor de los hechos y reclamó su absolución. Junto a ello, adujo que, en el caso de ser declarado culpable, se tenga en cuenta la eximentes de consumo de alcohol y drogas.

Instrucción defectuosaA lo largo de veinte minutos, el acusado relató cómo se desarrollaron los hechos tanto el 23 de julio -fecha de la muerte de Aránzazu- como las jornadas previas al suceso. “Tomaba muchas pastillas que le administraba su hija. A veces me quitaba metadona y también solía bajar a San Francisco para conseguirla”, relató el acusado. Según explicó Xabier, su pareja estaba muy enferma y pocas semanas antes había estado ingresada por una hepatitis C. “No vivíamos juntos. Algunos fines de semana me decía que fuera a estar con ella porque tenía bajones”. Y añadió: “Aránzazu tomaba antidepresivos”.

Las acusaciones coinciden en que la noche del 23 de julio, la víctima se encontraba en estado semiinconsciencia en el sofá de la vivienda como consecuencia de la medicación antidepresiva y ansiolítica que tenía prescrita, a lo que le sumó la ingesta de zuritos la tarde noche anterior en un bar próximo al domicilio y la toma de metadona facilitada por su pareja. De este modo, “aprovechándose” del estado de la víctima y con el ánimo de acabar con ella, el acusado “tapó la nariz y la boca, provocándole la asfixia por sofocación”.

La defensa calificó la instrucción y actuación policial de “defectuosa y parcial” y dijo que existente dudas razonables de que su defendido sea el autor de los hechos. Así, el abogado del acusado afirmó que lamenta que no se hayan valorado posibles alternativas respecto a la autoría de los hechos. En este sentido, la defensa expuso que se ha manipulado la realidad en la investigación y se ha producido una clara negligencia por parte de los agentes que realizaron las inspecciones oculares del domicilio donde sucedieron los hechos. De este modo, y tras negar que la relación entre su defendido y la víctima fuera mala, el letrado hizo hincapié en la posibilidad de que Aránzazu pudiera fallecer de muerte natural. “No está claro que la muerte fuera por asfixia. Lo veremos la semana que viene con la opinión de los forenses que hemos citado”, destacó la defensa.

Según el relato del acusado, por la noche la víctima se quedó en el sofá “como otras muchas veces”, mientras que él se acostó en la cama. “Cuando le llamé por la mañana no me contestaba. Me empecé a mosquear. Fue entonces cuando llamé al 112, a su hija y a mi madre”, describió el acusado. El juicio se reanudará el lunes con la declaración de los testigos entre los que están citados la hija y madre de la víctima.

En breve

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sucesos

ir a Sucesos »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail
  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120