Cuando el arte se traslada a la calle

La durangarra ines larrinaga presentó ayer su trabajo de fin de curso en una pared de la villa

Un reportaje de K. Doyle - Sábado, 12 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Ines Larrinaga Zamora presentó ayer su trabajo final de curso en Durango.

Ines Larrinaga Zamora presentó ayer su trabajo final de curso en Durango. (Foto: K. Doyle)

Galería Noticia

Ines Larrinaga Zamora presentó ayer su trabajo final de curso en Durango.

Asus 20 años, la durangarra Ines Larrinaga Zamora cursa tercero de Bellas Artes y ayer demostró que tiene un futuro prometedor por delante. Y es que su proyecto final de curso alegró la vista de los numerosos transeúntes que pasaron junto a la residencia Barandiaran de la villa. “Zorionak! Has tenido una idea brillante”, comentó Jesús Iturralde, conocido escritor del municipio a su paso por la obra.

Con dimensiones de cinco metros de largo por dos metros de ancho, la artista pintó primeramente a lápiz y después con tinta china diluida la cordillera de montes desde el Anboto hasta el Mugarra. “Es un paisaje que vemos todos los días desde nuestro pueblo y ocurre a menudo que aquellos que más habitualmente vemos, suelen ser en los que menos reparamos. Por eso, me planteé dibujarlo como si fuera la primera vez que lo contemplaba con el objetivo de que la gente disfrute y aprecie lo que tenemos frente a nuestros ojos”, explicó la artista.

Invirtiendo una media de dos-tres horas al día durante tres semanas, el trabajo de fin de curso se completaba con diferentes dibujos a carboncillo que “permiten hacer una especie de zoom para ver realmente qué podemos encontrar en cada uno de los montes sean animales o árboles”, indicó la joven artista, que realizó todo el trabajo en su casa. En este sentido, las grandes dimensiones del cuadro y el tener que “hacerlo de rodillas y cuclillas”, dificultaron una labor “con la que he disfrutado muchísimo”, aseguró satisfecha Ines.

En lo que al lugar donde exponer su trabajo se refiere, fue su profesora, Susana Jodra, una vez conocidas sus intenciones, la que le propuso que lo hiciera en el mismo pueblo de Durango. Fue entonces cuando la joven comenzó a buscar en la villa una pared de grandes dimensiones. “Estuve días buscando y me pareció increíble la fachada de la residencia;pedí permiso a la dirección y me lo concedieron”, agradeció la joven.

Vivir del arte Asegurando que la pintura siempre ha estado muy presente en su vida y “tengo de quién aprender porque mi padre en su tiempo libre se dedica a pintar y mi tía también ha tenido sus años”, Ines se mostró contenta con la experiencia vivida porque a “la gente se interesa y es lo que más ilusión me hace”. Como cualquier joven de su edad, aseguró también que “todavía tengo que terminar la carrera pero me gustaría dedicarme plenamente al arte y poder vivir de ello, aunque soy consiente de que no es fácil”, zanjó optimista.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Durangaldea

ir a Durangaldea »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120