a los 104 años

El científico australiano que pidió la eutanasia cumple su deseo

El australiano David Goodall, de 104 años, murió en Suiza gracias a un fármaco que él se inyectó

Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El científico David Goodall.

El científico David Goodall. (EFE)

Galería Noticia

El científico David Goodall.

Ginebra- El científico australiano David Goodall, de 104 años, que pidió asistencia a la organización helvética Exit para suicidarse, se inyectó un medicamento letal y falleció ayer, según confirmó la propia entidad. En sus últimas horas estuvo acompañado de familiares, entre ellos varios nietos, y escuchó la Novena Sinfonía de Beethoven,El Himno de la Alegría, antes de girar él mismo el mecanismo de la inyección letal de Nembutal que acabó con su vida. Goodall se durmió en pocos minutos y murió hacia las 12.30 horas, según especifica un comunicado de la institución.

El científico también pidió que su cuerpo sea donado a la ciencia y en caso de que no pueda ser usado, sus cenizas se esparzan en algún lugar cercano a la institución, que tiene su sede en la ciudad de Basilea. Goodall señaló que no desea que se organice ningún tipo de ceremonia o de funeral dado que no creía en la vida tras la muerte.

En una rueda de prensa la víspera de su muerte, Goodall dijo que esperaba que su “partida” ayudará a que la ley sea modificada en su país para que las personas mayores puedan decidir cuándo y dónde desean morir. “Las personas mayores deberían tener el derecho de decidir esto por sí mismas”, declaró. “Es mi propia decisión. Quiero poner fin a mi vida y estoy agradecido de que esto sea posible en Suiza”, declaró. El botanista señaló también que estaba perdiendo la vista y el oído, y que se alegraba de poder verse “aliviado” de todo ello.

El científico, que no estaba enfermo, dijo que hubiese preferido morir en Australia, donde intentó un suicidio fallido y posteriormente sufrió una caída que provocó un marcado declive de su estado físico. Tras esos episodios decidió acudir a la organización Exit y viajar a Suiza para cumplir con su deseo. Al llegar a Suiza, el pasado lunes, a Goodall lo examinaron dos médicos -uno de ellos psiquiatra-, quienes aprobaron el acto de asistencia en el suicidio.

Goodall, un reconocido botánico que ha publicado extensamente en revistas científicas, se convirtió en un activista de la eutanasia, un acto que está prohibido en su país, con excepción de un estado, que lo ha legalizado recientemente pero de forma muy restringida y solo a partir del próximo año. En 2016, Goodall acaparó la atención de los medios australianos cuando la universidad en la que trabajó como investigador asociado honorífico le ordenó que dejara su oficina por considerarlo un riesgo para su propia seguridad. - Efe

despenalizar la eutanasia

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Estado - Mundo

ir a Estado - Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120