DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

El acusado de asfixiar a su pareja en Bilbao dice que se la encontró muerta al despertar

El abogado defensor ha calificado la instrucción y actuación policial de "defectuosa y parcial"

EP - Viernes, 11 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 17:25h

votos |¡comenta!
El acusado, en el juicio que ha comenzado hoy en Bilbao.

El acusado, en el juicio que ha comenzado hoy en Bilbao. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

  • El acusado, en el juicio que ha comenzado hoy en Bilbao.

El varón acusado de asfixiar a su pareja en Bilbao en julio de 2016 ha manifestado que se preocupaba y "cuidaba mucho" de la fallecida, y ha argumentado que se la encontró muerta al despertar. "Me la encontré tumbada en el sofá y le dije que se había quedado dormida profundamente viendo la tele. Me empecé a mosquear porque no decía nada", ha indicado.

BILBAO. La sección segunda de Audiencia Provincial de Bizkaia ha acogido este viernes el inicio del juicio con jurado contra un varón que presuntamente asfixió a su pareja el 23 de julio de 2016 en su domicilio del barrio de San Adrián de la capital vizcaina. El individuo, que contaba con 49 años en el momento de los hechos, está acusado de un delito de asesinato con alevosía, concurriendo el agravante de género y parentesco.

El Ministerio Fiscal solicita 20 años de prisión, por 22 y medio de la acusación particular que representa a la hija de la fallecida --fruto de una relación anterior-- y que también pide una indemnización de 30.000 euros por responsabilidad civil. Por su parte, la Abogacía del Estado reclama 25 años, misma pena que el Ayuntamiento de Bilbao, que se ha personado en la causa como acusación popular.

La defensa, que ha manifestado que su patrocinado, "además de ser toxicómano no es una persona normal al padecer limitaciones físicas" que le impiden ser autor de los hechos, ha reclamado su absolución y en caso de ser declarado culpable, que se tenga en cuenta como eximentes su consumo de drogas y alcohol.

Según las acusaciones, sobre la medianoche del 23 de julio de 2016, la víctima se encontraba en estado de semi-inconsciencia en el sofá de la vivienda como consecuencia de la medicación antidepresiva y ansiolítica que tenía prescrita, a lo que se sumó la ingesta de unos zuritos la tarde-noche del día anterior en un bar próximo y la toma de metadona facilitada por su pareja.

De este modo, "aprovechando" el estado de la mujer y "movido por el ánimo de acabar con su vida", el varón habría colocado sus manos sobre la boca y nariz de la mujer, provocando su asfixia por sofocación.

El encausado, que ha afirmado que la pasada semana sufrió un ataque de ansiedad y ha estado cuatro días sin dormir, únicamente ha aceptado responder a las preguntas de su letrado, quien previamente ha calificado la instrucción y actuación policial de "defectuosa, subjetiva y parcial".

A juicio del abogado, existen "dudas más que razonables" de que su defendido sea el autor de los hechos y ha lamentado que "no se hayan valorado posibles alternativas" respecto a la autoría de los hechos.

"CLARA NEGLIGENCIA"

A su juicio, "se ha manipulado la realidad" en la investigación y se ha producido una "clara negligencia" por parte de los agentes que realizaron las inspecciones oculares del domicilio donde sucedieron los hechos. De este modo, y tras negar que la relación entre su defendido y la víctima fuera mala, ha incidido en que "cabe que ella muriera sola", motivo por el que ha pedido la absolución.

En su declaración, el encausado, que ha reconocido ser toxicómano de larga duración, al igual que la fallecida, ha afirmado que mantenía una relación sentimental con ésta, pese a que él vivía habitualmente en casa de sus padres.

Según ha desgranado, ella residía por su parte con su madre, una mujer de edad avanzada con problemas de movilidad, pero "solíamos quedar y me invitaba a dormir para que le hiciera compañía". "Yo la cuidaba mucho y me preocupaba mucho por ella", ha añadido.

Tras señalar que el día de los hechos durmió en casa de la víctima, ha reconocido haber pasado la jornada en la vivienda hasta media tarde, momento en que ambos salieron a la calle y estuvieron bebiendo en un bar de la zona.

Según su relato, él bebió entre tres y cuatro cervezas con ginebra "para dar sabor", mientras la mujer ingirió cerveza sin alcohol. "Cuando salimos del bar la vi un poco rara, torpe, iba de costado y la cogí de la cintura", ha añadido.

Posteriormente, y tras haber cenado, ha afirmado que se despidió de la mujer, "le dije hasta luego", y se dirigió a la cama para escuchar la radio con los cascos puestos y tomar "algunas cervezas". "Su madre también se fue a su habitación y ella se quedó en el sofá viendo la televisión, donde se solía quedar dormida", ha añadido.

De este modo, ha sostenido que no fue hasta la mañana siguiente cuando se encontró el cuerpo de la fallecida. "Me la encontré tumbada y le dije que se había quedado dormida... Me empecé a mosquear porque no decía nada y justo en ese momento apareció su madre", ha relatado.

"Mientras yo llamaba por teléfono al 112, a su hija y a mis padres, y a pesar de que le dije a su madre que no tocará nada, tal y como había visto en películas, ella cogió una toalla y le limpió la nariz", ha desgranado, para añadir que él se encontraba en esos momentos "totalmente en shock".

Asimismo, ha resaltado la mala relación que la fallecida mantenía con un vecino de un portal anexo, quien en una ocasión saltó hasta el balcón de la vivienda de la víctima, a la que la llegó a amenazar de muerte. Además, ha relatado que comentó dicha cuestión a la Ertzaintza cuando los agentes le "pusieron sobre la pista de que podía ser una muerte violenta". "Es algo que yo ni lo pensaba;lo que le pasó a ella me podía haber pasado a mí", ha descrito.

"ERA POLITOXICÓMANA A TOPE"

En este sentido, ha afirmado que la mujer tomaba "muchísimas pastillas" --antidepresivos-- que le "administraba" su hija, así como metadona que le sustraía a él y que también conseguía en el barrio de San Francisco. "Era politoxicómana sin término medio;a tope", ha afirmado.

Por su parte, el acusado ha reconocido beber diariamente "al menos" tres cervezas con ginebra y otras tres o cuatro "en casa" y llevar consumiendo todo tipo de drogas desde hace 30 años por ser "toxicómano de por vida". Además, ha sostenido que consumió heroína y metadona durante los días que acontecieron los hechos.

El juicio, que está previsto se prolongue a lo largo de toda la semana próxima, se reanudará en la jornada del lunes con la declaración de los testigos, entre los que están la hija y madre de la víctima. 

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sucesos

ir a Sucesos »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail
  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120