Actriz de Kuluka Teatro

Garbiñe Insausti: “Siendo una compañía vasca, nos apena no tener aquí más recorrido”

Kulunka Teatro, nominada a los Premios Max, sube el fin de semana al escenario del Campos Elíseos ‘Solitudes’, una obra en la que según su actriz, Garbiñe Insausti, la soledad es la protagonista

Una entrevista de Araitz Garmendia - Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Garbiñe Insausti. Fotografía de Rubén Plaza

Garbiñe Insausti. Fotografía de Rubén Plaza

Galería Noticia

Garbiñe Insausti. Fotografía de Rubén Plaza

bilbao- Solitudes es el segundo montaje después de André y Dorinede la compañía guipuzcoana Kulunka Teatro, creada por Garbiñe Insausti y José Dault y nominada a los Premios Max de este año. Con esta historia, a través del humor, ahondan en la soledad y la incomunicación de los miembros de una familia. El protagonista es un anciano que se siente incomprendido y que solo desea cosas sencillas que los demás no valoran, como jugar a las cartas. Lo extraordinario de este relato, protagonizado por los fundadores junto a Edu Cárcamo y dirigida por Iñaki Rikarte, es que el anciano no se resigna y pelea por esos pequeños deseos con determinación y dignidad.

‘Solitudes’ ha sido el segundo montaje de la compañía, llegó tras el éxito de ‘André y Dorine’.

-De momento en la compañía tenemos tres espectáculos, André y Dorine, Solitudes y Edith Piaf, taxidermia de un gorrión, y ahora mismo estamos de gira con todos ellos. La expectativa es seguir girando con los tres, tenemos gira nacional e internacional por delante, así que de momento nuestra meta es continuar disfrutando de nuestras obras. A veces hay que hacer acrobacias en las agendas para organizarnos, ya que somos los mismos actores y esto dificulta un poco las cosas, pero al mismo tiempo es placentero poder estar en tres obras a la vez.

La obra habla de la soledad, un tema muy actual, ya que más de un millón de personas mayores viven solas en el Estado.

-Desgraciadamente es un tema que nos afecta de alguna manera a todos. Solitudeses un espectáculo que se centra en la soledad de un anciano, pero también habla de otras soledades, como la del hijo, que se tiene que hacer cargo de su padre, o la de su hija adolescente que debe lidiar con sus propias dificultades. De alguna manera esta obra es un retrato de distintas soledades que podemos padecer y con las que nos podemos sentir identificados.

En la obra al anciano le “atienden” pero no le “acompañan”. ¿Han querido subrayar esa diferencia?

-Para nosotros hay mucha diferencia, porque en esta familia que presentamos, el hijo se hace cargo de su padre, y lo hace lo mejor que puede, intenta alimentarle, tenerle limpio... Sin embargo, es ciego a las necesidades más vitales que tiene su padre, que son cosas muy sencillas pero que para un anciano pueden ser las que le dan vida. En este caso, el hecho concreto es el juego de cartas que compartía con su mujer. Cuando se queda viudo, no tiene con quien compartir esa actividad. Su hijo y su nieta no se dan cuenta de la verdadera importancia que tiene eso en la vida de su abuelo. A veces, todos nosotros hacemos lo que creemos que tenemos que hacer, pero no escuchamos esas necesidades que puede tener la gente que queremos y tenemos alrededor.

¿Cree que la sociedad ha cambiado y que antes los mayores estaban más acompañados?

-Seguramente. Si escuchamos hablar a nuestros mayores sobre sus padres o abuelos, te das cuenta de que tenían un papel mucho más importante que hoy en día. Ahora parece que cuando dejan de ser productivos, generan más dificultades que otra cosa, y antes no era así. Poseían una sabiduría y experiencia que les convertía en personas respetables, y eso creo que se ha ido perdiendo.

De hecho, el anciano encuentra antes compañía en una prostituta, una desconocida, que en un familiar.

-Lo que hemos planteado es que el anciano, tras varios intentos de comunicación con su familia, no se resigna y decide salir a la calle para buscar compañía. Cuando la encuentra, sucede algo que tendrá consecuencias en el desenlace.

¿Su objetivo ha sido concienciar sobre este problema?

-Nuestra meta no es tanto concienciar como generar preguntas y reflexiones. No hacemos teatro para dar respuestas, ni para aleccionar a la gente, sino para hablar de cosas que a nosotros nos inquietan o nos preocupan, y para generar una reflexión en torno a ello. Las conclusiones que saque cada uno tras ello serán personales, pero si durante esa hora y veinte minutos que dura el espectáculo conseguimos que el público piense sobre el tema, estaremos contentos.

Es un espectáculo sin diálogo, ¿no dificulta esto su comprensión?

-Creo que a la gente le llega aún más. Hay muchos prejuicios con este tipo de lenguaje, pero en las funciones que hemos hecho hemos comprobado que, además de tratarse de temas universales, el hecho de contarlas con un lenguaje universal ha hecho que públicos tan distintos como el chino o el estadounidense, ruso o chileno, lo entiendan de la misma manera y les genere la misma emoción. Eso es muy bonito, ya que al final a los seres humanos nos inquietan las mismas preocupaciones. En realidad nos unen más cosas de las que nos separan.

Los actores de ‘Solitudes’ utilizan máscaras e interpretan a varios personajes.

-Es la paradoja del lenguaje. El público tiene que creerse al personaje, pero cuando aceptas esa convención, que no cuesta ningún esfuerzo, la obra te lleva más lejos, parece que las máscaras tienen vida, que a veces incluso ríen o se enfadan. Sin quererlo el público es muy activo, porque casi inventa los diálogos y les ves cambiar su expresión. Esa es la magia de la máscara. Por otro lado, nosotros somos muy obsesivos con el trabajo y hemos logrado una historia que se entiende así a la perfección. Esta historia es una montaña rusa de emociones, con su inicio, nudo y desenlace.

Tanto ‘Solitudes’ como ‘André y Dorine’ son obras sin texto y con máscaras, ¿es un sello de su compañía?

-Por un lado sí, porque esos dos primeros espectáculos han sido de máscaras, y en un inicio se nos ha relacionado con ellas, pero es verdad que la gente también ha visto que no solo nos cerramos a un único lenguaje. Para nosotros es importante contar las historias que queremos contar, que a veces serán con máscaras y otras con texto, depende de cada proyecto. No obstante, queremos seguir explorando el mundo de las máscaras, es algo que nos ha enganchado mucho y permite llegar muy lejos contando historias. Sin embargo, la puerta a trabajar con otros lenguajes la mantenemos abierta. Todo dependerá de lo que venga.

¿Qué recorrido le augura a ‘Solitudes’?

-Ojalá tenga tanta vida como André y Dorine, que tiene ocho años y todavía tiene vida, y seguirá de gira unos cuantos años más. Con Solitudes llevamos tres años y también hemos empezado a actuar a nivel internacional, hemos estado en Alemania, Finlandia, Francia... La idea es seguir recorriendo lugares con ella.

Son una compañía joven que ha alcanzado el éxito en poco tiempo, incluso están nominados a los Premios Max, ¿cómo lo han vivido?

-La compañía la creamos en 2010, para llevar a cabo André y Dorine. Lo que nunca imaginamos es que íbamos a tener tanto recorrido, porque en ocho años hemos recorrido treinta países, y hemos vuelto a varios de ellos. En total, hemos hecho cientos de funciones, y es verdad que ha sido para nosotros un recorrido muy enriquecedor e interesante. El hecho de poder compartir el trabajo en lugares tan distintos y con públicos tan diferentes ha sido una gran experiencia.

¿No encontraron obstáculos para salir adelante?

-Sí, pero en nuestro caso empezamos con un proyecto muy pequeño, ensayábamos en un garaje, nuestras expectativas no eran tan altas. Pero luego hemos trabajado duro para que todo esto suceda. Empezamos a soñar en pequeñito pero el sueño se ha convertido en algo grande. Las dificultades son diarias, tienes que enfrentarte a obstáculos, y mantenerse en pie como compañía en estos tiempos es muy difícil. A nosotros nos beneficia mucho el poder girar a nivel internacional, si no seguramente no podríamos subsistir. Hay una paradoja en nuestro caso, porque siendo una compañía vasca, guipuzcoana, en Euskadi hemos hecho pocas funciones, y nos da pena no haber tenido un recorrido un poco más largo en casa.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120