Segunda División de waterpolo

La hora de la verdad para la Náutica

Los jarrilleros se juegan desde mañana en su piscina, junto a Askartza B, el ascenso a Segunda División de waterpolo

Un reportaje de Miguel A. Pardo - Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

La Náutica de Portugalete jugará como anfitrión la fase de ascenso a Segunda Nacional que también jugará Askartza B.Foto: Borja Guerrero

La Náutica de Portugalete jugará como anfitrión la fase de ascenso a Segunda Nacional que también jugará Askartza B.Foto: Borja Guerrero

Galería Noticia

La Náutica de Portugalete jugará como anfitrión la fase de ascenso a Segunda Nacional que también jugará Askartza B.Foto: Borja Guerrero

hACE más de una década, el Atlético de Madrid, tras descender a Segunda División, acuñó aquel eslogan de un añito en el infierno. El equipo de waterpolo de la Náutica de Portugalete buscará desde mañana y hasta el domingo que su estancia en la Liga Vasca sea de tan solo un año y recuperar la categoría que perdió la pasada campaña, la Segunda División Nacional, la tercera categoría del waterpolo estatal. Los jarrilleros lo harán en su piscina, en el muelle de Churruca, pero no será el único club vizcaino que buscará subir de categoría, puesto que el filial del Askartza compartirá grupo con los jarrilleros.

Para la Náutica, lograr el ascenso sería el colofón a una campaña sobresaliente en la que se hicieron con la Supercopa, superando al primer equipo de Askartza, ganaron la Copa y se hicieron con la Liga. “Cuando llegué, la directiva no me pidió en ningún momento resultados. El objetivo era crecer como club, mejorar nuestra estructura”, explica Joan Lluís Albella, responsable técnico de la Náutica de Portugalete y entrenador del equipo sénior. A Albella le atrajo el “potencial, el margen de mejora de este club”. Por eso mismo, dejó el Clube Fluvial Portuense portugués, equipo con el que se proclamó campeón de Liga para poner rumbo a Portugalete e iniciar un nuevo e ilusionante proyecto. “Que calen unas nuevas ideas en un vestuario no es fácil y he tenido la suerte de que la plantilla ha adoptado mi forma de ver el waterpolo desde el primer día”, apunta un Albella quien prepara al detalle la fase de ascenso. Son ocho equipos y tan solo podrá ascender uno, por lo que la lucha será titánica.

La primera fase de la eliminatoria de ascenso está compuesta por dos grupos de cuatro equipos cada uno en los que se definirán los semifinalistas. Las miras del waterpolo vizcaino se centrarán en el grupo A, donde competirán la Náutica y Askartza B junto a los irundarras de Bidasoa y el Algeciras. En principio, los jarrilleros y el filial del Askartza parten como favoritos para ocupar las dos primeras plazas y clasificarse para las semifinales. “Para nosotros, jugar esta fase de ascenso en nuestra casa es un arma que debemos saber utilizar. Si no la sabemos utilizar, puede volverse en nuestra contra”, reconoce Albella, quien también es seleccionador de Euskal Herria.

La fase de ascenso es un reto muy ilusionante para la Náutica de Portugalete en el 70º aniversario del club. “Estamos ilusionados y con muchas ganas. Creo que va a ser una cita muy bonita porque tanto nosotros como Askartza B estamos entre los favoritos. Esta es una oportunidad para que el waterpolo vizcaino pueda mostrar su potencial”, indicó Iñigo Gárate, miembro de la junta directiva del club que, además de waterpolo, tiene secciones de natación, sincronizada y natación adaptada. “Para nosotros el ascenso, más que una obligación, sería el premio a una temporada muy buena, la recompensa al esfuerzo de la plantilla y el cuerpo técnico”, apunta Gárate. Y es que, tras el descenso a Liga Vasca de la pasada campaña, la Náutica buscó dar un cambio de rumbo y, sobre todo, reforzar los pilares de su proyecto deportivo, con una clara apuesta por la cantera, un aspecto que ha seguido potenciando este año.

Bendito ProblemaLa opción de que haya una final vizcaina el domingo a partir de las 17.00 horas es factible y, gane quien gane, deberá adaptarse a la nueva categoría a la que ascienda, una Segunda División muy exigente, sobre todo, en el aspecto de viajes. “La Segunda División de waterpolo es muy costosa en cuanto a viajes. Tienes que ir a Canarias, Ceuta, Málaga, Barcelona... Calculamos que, si ascendemos, necesitaremos, al menos, 25.000 euros antes del 30 de junio”, indica Gárate. Ese será un bendito problema, sobre todo, para los jarrilleros y el filial de Askartza, ya que supondría que han logrado el ascenso en el agua. Ambos equipos están, a día de hoy, a cinco partidos de escalar a las categorías estatales del waterpolo.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Otros deportes

ir a Otros deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120