PACTO SOCIAL EN bILBAO

La oposición opina que “el documento está vacío y sin presupuesto asignado”

EH Bildu, PP, Ganemos y Udalberri hacen frente común y dejan solo al gobierno municipal

Jueves, 10 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

“Hemos visto un gobierno en solitario que demuestra su incapacidad” “Hemos intentado llegar a un acuerdo, pero no a cualquier precio” “No hay ningún compromiso presupuestario, meras intenciones” “Es una nueva ventana de humo que no concreta presupuesto ni personal necesario”

BILBAO- Tras la firma del Pacto Social, los grupos de la oposición dejaron latentes las discrepancias que les impidieron respaldar el documento. EH Bildu, PP, Ganemos y Udalberri coincidieron en criticar que “es un documento vacío y sin asignación presupuestaria”.

“Una imagen vale más que mil palabras”, dijo la concejala de EH Bildu, Alba Fatuarte, refiriéndose a que “hemos visto una imagen de un equipo de gobierno en solitario, que demuestra su incapacidad y su nula voluntad política por presentar un pacto social que estuviera a la altura de lo que la creciente brecha social existente en Bilbao exigía”. Acusó al alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, de intentar “maquillar la inacción” de su equipo de gobierno con un Pacto por las Políticas Sociales “vacío de contenido” y criticó que “no ha existido un esfuerzo real por parte del alcalde para establecer compromisos concretos en materia de políticas sociales, como sí ocurrió con el Pacto de Seguridad”. Además, precisó que EH Bildu “no hace suyas esas 21 propuestas que el alcalde dice haber incluido en el documento como aportaciones de EH Bildu” porque “lo que se ha hecho ha sido coger nuestras propuestas, vaciarlas de contenido e incluirlas en el documento”.

El concejal del PP, Óscar Fernández Monroy, aseguró que intentó llegar a un acuerdo para el Pacto por las Políticas Sociales “desde el minuto uno, pero no a cualquier coste”, y acusó al equipo de gobierno y al alcalde de “perseguir una foto a bajo coste y a toda costa”, en vez de buscar “una buena herramienta para mejorar las políticas sociales de todos los bilbainos”.

Según explicó Monroy, “hemos intentado llegar a un acuerdo desde el minuto uno, pero no ha sido posible por la nula voluntad del equipo de gobierno de aceptar, entre otras propuestas, la creación del negociado de control e inspección de las ayudas sociales”. Se trata, según recordó Fernández Monroy, de “una reivindicación histórica del PP llevada a pleno”. “Para nosotros era algo importante, porque creemos en unas políticas sociales justas, sostenibles y con un control adecuado”, mantuvo.

Sin concrecionesEn el mismo sentido se expresó el portavoz de Goazen Ganemos, Samir Ladhou, quien calificó el Pacto Social de Bilbao de una “nueva venta de humo del alcalde ante la ciudadanía”. Ladhou añadió que “ni concreta presupuesto ni tampoco anticipa el personal necesario para mejorar los servicios sociales”. Asimismo, reprochó al alcalde su “nula voluntad” para optimizar los servicios sociales con iniciativas como crear una oficina de asesoramiento y ayuda a la tramitación de documentos para personas con dificultades de compresión a la hora de realizar gestiones burocráticas.

Del mismo modo, criticó que el equipo de gobierno formado por PNV y PSE “rechaza incrementar el presupuesto del programa para personas mayores convalecientes a fin de incluir a aquellas que, por enfermedad o situaciones sobrevenidas, no puedan ser atendidas en su hogar”. Por esto insiste en que “sin dinero, ni personal ni voluntad política es imposible que ningún partido de la oposición vayamos a hacerles de comparsa de un pacto que no es más que papel mojado”.

Udalberri , por su parte, transmitió que no firmó el pacto al no contener “ningún compromiso presupuestario y se queda en una “mera declaración de intenciones”.

Amaia Arenal, concejala de Udalberri, afirmó que “si se quiere elaborar un pacto con contenidos que vaya más allá de las buenas intenciones, no puede cerrarse en quince días y sin contar con las entidades especializadas que trabajan en la villa en el ámbito de la acción social”.

A juicio de Udalberri, “es hora de que empecemos a hablar de inversión social y no de gasto social. Nos encontramos dentro de un enfoque de derechos y las rentabilidades deberían medirse en forma de solidaridad y cohesión social. Sin embargo, el contenido del texto se plantea desde una perspectiva paternalista y caritativa”, afirmó Arenal. - O. Sáez

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bilbao

ir a Bilbao »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120