Behatokia

De la economía lineal a la circular: Euskadi, pionera a nivel europeo

Por Julen Rekondo - Martes, 8 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Columnista Julen Rekondo

Galería Noticia

Columnista Julen Rekondo

SI el consumo continúa aumentando como en los últimos años, en 2050 la población del planeta necesitaría tres veces más cantidad de materiales y un 70% más de alimentos. Solo en los próximos veinte años, la necesidad de agua y energía será un 40% mayor. Esta carrera impactará de lleno sobre una industria europea en la que el 40% de sus costes totales se deben a las materias primas -frente a un 20% de los laborales- y en un mercado de commodities en el que se ha producido un incremento anual en los precios del 6%, desde el año 2000. Pero no son solamente el petróleo o el gas los recursos considerados críticos, sino también otros que son suministrados a la industria europea, como el antimonio, galio, germanio, talio oplatino, y que presentan graves riesgos.

El cambio climático y la protección de la biodiversidad conllevan aún más retraso en la adopción de políticas globales decididas. La Unión Europea adoptó el objetivo 20-20-20 (reducción del 20% en consumo energético y en gases efecto invernadero, incrementar hasta un 20% las renovables) como etapa intermedia hacia una región descarbonizada en la que para 2050 se plantea objetivos de reducción del 85%-90% de gases de efecto invernadero respecto a 2005.

La UE ha puesto en marcha distintas iniciativas para afrontar de forma integrada algunos de los grandes retos derivados de los problemas ambientales y de competitividad de la industria europea. Una de las iniciativas más importantes se denomina “Una política industrial integrada para la era de la globalización” Y establece seis líneas prioritarias de actuación entre las que destaca una Política industrial sostenible, construcción y materias primas que impulsa, entre otros, el “desarrollo de mercados del reciclaje estables y regímenes en materia de responsabilidad ampliada de los productores, como medio para avanzar hacia una economía circular”.

Pues bien, el pasado 20 de abril se presentó en una jornada técnica organizada por el departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco ante más de un centenar de empresas y entidades el informe Diagnóstico Economía Circular en la Industria del País Vasco en el que se analiza el grado de implantación de la Economía Circular en Euskadi y las oportunidades que ofrece para las empresas este modelo de desarrollo. Según este estudio, realizado por el departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda y la Sociedad Pública de Gestión Ambiental (Ihobe), con el paso de la Economía Lineal -producir, usar y tirar- a la Economía Circular -reducir, reutilizar, reparar, refabricar, reciclar…- de las industrias vascas se reduciría un 6% el consumo de materias primas y se conseguiría un ahorro económico de 2.000 millones de euros. Los sectores del metal (siderurgia, fundición, productos metálicos) y movilidad (automoción, aeronáutico) concentrarían el 49% de este ahorro.

Para la realización de este diagnóstico se han tenido en cuenta los resultados del estudio Indicadores de economía circular de Euskadi 2018. Se da la circunstancia de que el País Vasco ha sido la primera región europea en recabar toda la información sobre esta materia siguiendo la metodología definida por la Unión Europea.

Entre los datos recabados, destaca el hecho de que la economía circular en el País Vasco representa el 1,12% del Producto Interior Bruto con unos ingresos anuales de 764 millones de euros. Y que 18.463 empleos del País Vasco están relacionados con actividades de la economía circular, lo que representa el 2,08% del total del empleo de la CAPV, situando a Euskadi por encima de España (2%) y de Alemania (1,71%).

La elaboración y presentación delDiagnóstico Economía Circular en la Industria del País Vasco representa el primer ejercicio de posicionamiento de Euskadi en un asunto tan vital para la preservación del Medio Ambiente y la sostenibilidad y va a ser el punto de arranque para la elaboración de la Estrategia de Economía Circular 2030 de Euskadi.

En palabras del consejero de Medio Ambiente del Gobierno vasco, Iñaki Arriola, “la economía circular supone un cambio de paradigma en el modo de utilizar los recursos naturales y, por tanto, de relacionarnos con el medio ambiente”. Es decir, que “en el nuevo modelo al que aspiramos, el valor de los productos y materiales se mantiene durante el mayor tiempo posible;los residuos se reducen al mínimo;y los recursos se reintroducen repetidamente en el ciclo productivo creando valor cuando los bienes llegan al final de su vida útil. Supone pasar del producir, usar y tirar al reducir, reutilizar y reciclar”.

Hoy en día conviene recordar que, según datos del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco, el sector industrial en Euskadi necesita 46,5 millones de toneladas de materias primas al año, de las que más de un 70% son importadas. Además, este sector genera el 72% de los residuos, de los cuales un 42% acaba en vertederos” y “este contexto ofrece grandes oportunidades para Euskadi para avanzar hacia una economía más circular, y para su modernización y transformación en una economía sostenible”.

Un dato enormemente positivo es que gracias a los programas impulsados por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco más de 150 empresas industriales de Euskadi están ya aplicando prácticas o modelos circulares y hay cinco líneas prioritarias en Economía Circular para la industria en Euskadi: el ecodiseño, la remanufactura y reparación avanzada, la servitización y el reciclado de residuos conteniendo metales clave y plásticos. Concretamente, las principales industrias que están adoptando estrategias circulares son los sectores de automoción, equipos de transporte, equipos eléctricos y electrónicos, máquina-herramienta, metal, químico, mobiliario, edificación y subsector de servicios ambientales.

Por otra parte, hay que constatar que Euskadi ha acumulado en los últimos años un alto conocimiento de soluciones innovadoras en economía circular lo que le convierte en región referente en la materia y dispone de una combinación de instrumentos públicos que relaciona el impulso de la demanda de productos más circulares con la disponibilidad de una oferta competitiva, así como una red de agentes especialistas y una cultura de colaboración público-privada asentada.

Otro aspecto sumamente interesante es la puesta en marcha de la iniciativa Circular Thinking, una acción de comunicación promovida por el departamento de Medio Ambiente con la que se pretende mover a la acción a los agentes industriales del País Vasco y servir de instrumento para que la economía circular sea identificada como una oportunidad de negocio y de mejora de la competitividad de las empresas.

Romper con décadas de inercia relacionadas con la práctica de “producir, usar y tirar”, reflejo de una época en que los recursos, la energía y el crédito se creían ilimitados y eran fáciles de obtener y no había conciencia de las graves consecuencias medioambientales, no es fácil y llevará un tiempo. Pero estamos en el camino correcto.

etiquetas: tribuna abierta

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120