final del manomanista

Ezkurdia: “El domingo es un día para reventarme en la cancha si hace falta”

Joseba Ezkurdia ve todos los días la txapela del Parejas que tiene en el salón y aspira en el Manomanista a sumar otra final en su cuenta. Surfea en la buena ola

Una entrevista de Igor G. Vico Fotografía de Javier Colmenero - Martes, 8 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Joseba Ezkurdia

Joseba Ezkurdia (Foto: Javier Colmenero)

Galería Noticia

Joseba Ezkurdia

bilbao- “De manos y de físico me encuentro bien”, recita Joseba Ezkurdia (Arbizu, 1991). El domingo en el Bizkaia de Bilbao se medirá a Jokin Altuna en busca de la final del Manomanista de Primera. El delantero se ejercitó ayer con Julen Retegi en la cancha de Miribilla, en la que atendió a DEIA.

Ha alcanzado por primera vez en su carrera las semifinales del Manomanista de Primera. ¿Cómo se encuentra?

-Estoy contento. No he tenido mucho tiempo para pensar ni preparar el mano a mano, pero de todos modos me siento bien. Estoy con confianza. Contra Iker Irribarria hice un buen partido. Espero hacer el domingo otro buen encuentro contra Jokin Altuna, quedarme con buenas sensaciones y, si se puede, ganar.

Ante Irribarria, campeón en 2016, dio un golpe de autoridad, ¿no cree?

-No lo sé. Fui a hacer mi partido. Sabía que iba a ser muy complicado, pero que si daba mi nivel Iker lo iba a tener difícil. Mis sensaciones fueron buenas y él anduvo agarrotado. Me quedé contento con mi actuación.

Vistos los resultados que se han dado en los encuentros de cuartos de final, en el que han caído los cuatro cabezas de serie, no sé si es mejor no tener demasiado tiempo para preparar el Manomanista…

-A veces no sabes cómo van a ir las cosas. Personalmente, prefiero tener un poco de tiempo, porque puedes prepararlo bien y físicamente estás mejor. Aun así, es buena señal no tener tiempo. Así, quizás no te metes demasiada presión. Nunca se sabe cómo acertar. Este año ha tocado así, que todos los cabezas de serie con tiempo han perdido.

¿Se quitó un peso de encima al ganar a Erik Jaka? ¿Fue un partido complicado para usted?

-Yo quería ganar. La cuestión es que las sensaciones de los entrenamientos eran muy malas. Fui al partido siendo consciente de que para vencer tenía que sufrir mucho. Cogí ventaja al principio, pero sabía que si Erik cogía el saque me iba a hacer sufrir. Lo hizo. Seguí trabajando y pude llegar al 22. Mi objetivo era ganar un partido y poder enfrentarme a Irribarria.

Superar a Altuna III tiene un premio muy jugoso: la final más grande del año.

-Lo tiene, pero no quiero pensar en eso. Estoy centrado en cómo jugar a Altuna III y en cómo dar el máximo nivel. Pienso únicamente en entrenar y en llegar lo mejor posible al domingo.

De cualquier manera, la filosofía del partido a partido le ha traído buenos réditos.

-Estoy feliz por los entrenamientos y por el trabajo que estoy haciendo. Sé que vendrá la vuelta. Estoy en un momento de confianza bueno y quiero aprovecharlo al máximo. Es un duelo muy difícil porque Jokin está muy bien, con chispa. Mi meta es dar el nivel y rendir al máximo.

En el Manomanista no hay secretos. ¿El duelo pasa por mantener a Jokin lejos del frontis?

-Es muy peligroso. De lejos, también. Que domine yo será buena señal, significa que estoy imponiendo mi ritmo. Todos los tantos serán peleados. Jokin mete la volea con mucha intención y de aire con la zurda hace daño. Es un rival difícil.

¿El partido contra Irribarria es el espejo en el que mirarse?

-Iker tiene muchos recursos en el Manomanista. La semifinal será diferente. Yo tengo que jugar agresivo, mandar y tratar de acabar el partido cuando pueda, pero sin obsesionarme. Mi intención es salir a sufrir.

¿Fue su mejor partido en el Manomanista?

-Terminé muy contento. Hice un par de tonterías, pero acabé a gusto. Aun así, recuerdo también el partido contra Urrutikoetxea de 2016, en el que me lesioné. Entonces perdí, pero terminé feliz porque demostré que puedo jugar mano a mano. El de Eibar ha sido uno de los más completos que he hecho.

Se le ve bien, con chispa y con velocidad de desplazamientos.

-Estoy con chispa y muevo bastante bien la pelota. Físicamente, estoy bien. Me siento con confianza para hacer un partido duro, exigente. No tengo miedo a eso. Tendré que trabajar mucho.

Es decir, que no tiene ningún miedo a dejarse el alma para conseguir el premio de la final del Manomanista, ¿no?

-Para nada, porque se trata de un encuentro grande. Es el día para dejar todo en la cancha, para sufrir y para reventarme si hace falta. Hay que venir con esa mentalidad.

Le trae buenos recuerdos el Bizkaia.

-Buenísimos. Mi último partido fue mejor de lo que pensábamos y gané la txapela del Parejas. Espero hacer otro buen partido el domingo.

Después de ganar el título se encuentra en la ola buena.

-Lo cierto es que estoy disfrutando. En los últimos meses me encuentro cómodo. Eso da confianza. Es el momento de aprovechar. Espero alargar el máximo posible esta racha.

¿Ya ha tenido tiempo de disfrutar de la txapela del Parejas?

-Sí. Hicimos una buena juerga, pero a los dos días ya estaba de vuelta a los entrenamientos para el mano a mano.

¿Ese título le ha ayudado a creer más en sí mismo?

-No lo sé. Estoy contento porque ya ha llegado el fruto a todo el trabajo que he hecho. Eso quiere decir que hay que seguir trabajando día a día con esa constancia. No sé si llegarán más txapelas o más finales, pero esa no me la quita nadie. Sirve para ganar confianza y saber que el trabajo merece la pena.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120