cuando la fe viste de negro

La esperanza viste de negro

Relato de un viaje con la peña Turín 09 para alentar al Bilbao Basket en la agónica lucha por la permanencia

Roberto Calvo - Lunes, 7 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El autobús de la peña Turín 09 pasó por todos los estados de ánimo en un viaje que dejó clara la fidelidad de la afición. Fotos: Roberto Calvo

El autobús de la peña Turín 09 pasó por todos los estados de ánimo en un viaje que dejó clara la fidelidad de la afición. Fotos: Roberto Calvo

Galería Noticia

El autobús de la peña Turín 09 pasó por todos los estados de ánimo en un viaje que dejó clara la fidelidad de la afición. Fotos: Roberto CalvoLos peñistas se dejaron ver en el entorno de la catedral.

Bilbao- Navellana, en las afueras de Cudillero, es la primera parada de un viaje a lo desconocido, de un viaje que durante muchos kilómetros parece un viaje a ninguna parte. Como aquellos cómicos que salían a la carretera para seguir defendiendo su oficio en tiempos de penurias, así los aficionados del Bilbao Basket retratados este pasado fin de semana en el autobús fletado por la Peña Turín 09 tragaron kilómetros sin saber si ese podía ser su último desplazamiento a Santiago de Compostela con motivo del baloncesto. Porque quizás lo que importa de verdad es el viaje, el camino y este puede acabar en muchos sitios si es con una bandera negra.

Gente que se inició en lo que ya es un rito en aquella Final Eight de Turín, que luego repitió o debutó en Charleroi, se han acostumbrado a vivir en la carretera dentro de un autobús, como cantaba Miguel Ríos. Al final, está el Bilbao Basket y en medio, una manera de viajar como solo pueden hacer los de Bilbao. No faltan la típica bolilla y otros sorteos. En la pausa de Navellana, donde banderas del Bilbao Basket y Kaiku daban cuenta de que es parada habitual de las expediciones deportivas vizcainas, se despliega un bien surtido hamaiketako para cargar el depósito ante una jornada que se presumía larga. Los comentarios en el trayecto de seis horas versaban sobre la incertidumbre que provoca la situación del club, la esperanza de sacar la victoria del Fontes do Sar y las posibilidades que quedarían de darse ese resultado o el contrario. Preguntas sin respuesta, reflexiones sobre el Bilbao Basket y sus circunstancias y el ánimo aún intacto a esas horas del sábado.

Al fin, el autobús llegó a Santiago para en unas escasas tres horas comer cerca de la catedral y merodear al Apóstol, por si acaso, que cualquier ayuda es bienvenida, incluso invocar al santo en terreno enemigo. El día era radiante, pero lo importante era llegar con tiempo a la caldera de Sar, donde nadie se sentía extraño porque ha sido un destino habitual, y con ganas de empujar a su equipo a una victoria muy necesaria y que estuvo realmente cerca.

Los aficionados desplegaron sus banderas, también una de Argentina para alentar a Lucio Redivo y una esteleira que la seguridad del pabellón obligó a retirar. En todo caso, los jugadores sintieron el calor de su gente, durante el partido y después de ese maldito triple de Sabat que puede marcar el destino del club después de 18 años. La noche de Santiago ayudó a aliviar las penas porque al día siguiente había que volver a la realidad, a ese autobús que pasó por todos los estados de ánimo. El reencuentro matinal, una vez masticada la derrota, analizados los errores que pudo cometer el equipo en el tramo final del duelo de la víspera y repasada la prensa local donde se titulaba “Corbacho lo incendia y Sabat lo denota”, estaba teñido de desánimo, de resignación ya que “lo que no hemos hecho en cuatro meses es imposible hacerlo en cuatro partidos”.

Quien más, quien menos, inquiría sobre cómo van las cosas por la Liga LEB, quién puede subir y quién no, pero también imaginaba que los vecinos del Baskonia pudieran provocar el domingo el descenso del Bilbao Basket. Pero los había resistentes y pedían que el autobús se detuviera en Burgos para animar a los castellanos en su choque contra el Tecnyconta Zaragoza. Era imposible, pero había que agarrarse a algo para seguir creyendo. Los dispositivos móviles gastaron sus baterías en la búsqueda en directo del resultado que prolongara la esperanza una semana más y que no era otro que el triunfo burgalés. Hubo susto por el igualado desenlace, pero se oyeron aplausos cuando se confirmó la derrota del Zaragoza. “Somos ACB”. “Al menos, una semana más”. “La esperanza es lo último que se pierde”.

Esa esperanza viajaba vestida de negro y se detuvo en Ribadesella para el último ágape, para estirar las piernas por la bonita localidad asturiana y para brindar con unos culines de sidra y unos chupitos de orujo por ese último aliento que le hace falta al Bilbao Basket en esta desesperada carrera por la supervivencia. Vencidos el cansancio y el pesimismo, en el autobús de la peña Turín 09 ya se trazaban nuevos planes. Todos querían volver a Santiago el próximo año, pero tampoco veían mal que el baloncesto les llevara a A Coruña, a Ourense, a Oviedo, a Valladolid o a Palencia, donde hay equipos de Liga LEB. Porque el baloncesto, da igual dónde, es la excusa para compartir, emocionarse y vivir.

36 horas después de salir de Bilbao, el grupo regresó a la capital vizcaina y se citó para otra ocasión. Quizás sea en Burgos, donde los hombres de negro jugarán en la última jornada. Hacen falta muchos triples como el Albert Sabat para tumbar la resistencia y el espíritu decidido de la afición del Bilbao Basket, representado en ese pequeño mundo que es un autobús. Esto es como acaba y nadie quiere rendirse. Porque los viajes a ninguna parte, a un destino incierto en lo deportivo, pueden ser viajes a todas partes donde puedan depositarse una bufanda y una bandera del Bilbao Basket. Esta historia no ha acabado, aún le quedan capítulos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120