entrevista a Toño Pérez

“Hay voluntariado con más necesidad que los usuarios”

Una entrevista de Jon Mujika - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Toño Pérez, rodeado de voluntarias en el comedor social de Iralabarri.

Toño Pérez, rodeado de voluntarias en el comedor social de Iralabarri.

Galería Noticia

Toño Pérez, rodeado de voluntarias en el comedor social de Iralabarri.

BilbaoUna calabaza de 200 kilos o unos filetes de marrajo, una suerte de tiburón que se baña en aguas del Cantábrico. Sí. Pero también verduras y legumbres cocinadas con las últimas tecnologías. O como sucedió el mismo día de la entrevista, unos lirios para la cena. Toño Pérez, coordinador del voluntariado que trabaja en el comedor social de Iralabarri, ha visto de todo sobre el plato y a su alrededor, en un lugar donde la vida extrema su intensidad, donde los de fuera y los de casa encuentran un nexo de unión, unos minutos al día donde fuera y casa son prácticamente lo mismo. Y llevan así ya 64 años, toda una vida.

¿Qué sorprende más: la tropa del voluntariado o los usuarios de un lugar de estas características?

-Es verdad que hay voluntariado con más necesidad que los usuarios que pasan por aquí.

¡No me diga que pasan hambre!

-Seamos sinceros: hambre, lo que se dice hambre, en Bilbao no hay. Pero aquí viene gente que está muy sola a cenar en compañía y, de paso, hacer algo positivo para su comunidad.

Le hablaba del usuario, hombre de Dios

-Muchos comen muy mal, como los escolares en el colegio. A veces dejan platos enteros que no les gustan y otras veces ponen reparos religiosos.

¡No me diga, el islam!

-Algo también hay de eso. Entre un 60 o un 65 por ciento de la gente que pasa por el comedor son musulmanes islámicos.

¡Nada de cerdo!

-Procuramos no ofrecérselo aunque un pakistaní nos explicó que, en caso de necesidad, el Corán les deja comer incluso jamón.

¿Qué agradecen los usuarios por encima de todas las cosas?

“Un pakistaní nos explicó que, en caso de necesidad, el Corán les deja comer incluso jamón, pero procuramos no ofrecérselo”

-Muchos de ellos aprecian que les llamen por sus nombres y hay voluntarios que lo hacen así.

¿Hacen falta más manos que ayuden o sobran?

-Hemos tenido años de muchos voluntarios y puestosque se transmiten de generación en generación, ocupados por gente con historias maravillosas que contar.

¡No me diga que hay de más!

-Hay gente que se jubila y llama, que tiene tiempo libre y necesidad de ayudar. Lo bueno es que con una horita diaria cumplen y sienten esa compañía mutua que tanto ayuda a ambas partes.

¿No se echan de menos?

-Algo de ello también se da. Mire, cuando algún usuario falla porque está ingresado van a visitarles al hospital. Se generan vínculos, claro que sí.

¿Se practica la picaresca?

-Al estar coordinados con otros centros, con la Diputación y el Ayuntamiento es más difícil el trapicheo con las tarjetas, pero siempre hay algún picarón que más servilletas, más pan e intenta sacarlo a la calle.

¿Está prohibido?

-Ahora preferimos que no para que no se queden a comer fuera. Hemos castigado a más gente fuera que dentro del comedor.

¿Hubo tiempos peores?

-Antes de 2005, sí. Llegamos a detectar tráfico de drogas en los servicios. Hoy tenemos 15 o 20 usuarios que nos ayudan y en cuanto ven problemas les basta con echar una mirada.

coordinador del voluntariado del comedor social de Iralabarri

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Qué mundo

ir a Qué mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120