finales de rugby el próximo fin de semana

Trampolín al ovalado

DEIA reúne a integrantes del Getxo Errugbia y Gernika Rugby Taldea, máximos exponentes del rugby vizcaino, para analizar el impacto que van a tener las finales europeas

Un reportaje de Carlos Zárate - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los jugadores del Gernika y del Getxo coinciden en destacar el gran ambiente que se generará en Bilbao con las finales europeas de rugby. Fotos: Oskar M. Bernal

Los jugadores del Gernika y del Getxo coinciden en destacar el gran ambiente que se generará en Bilbao con las finales europeas de rugby. (Fotos: Oskar M. Bernal)

Galería Noticia

Los jugadores del Gernika y del Getxo coinciden en destacar el gran ambiente que se generará en Bilbao con las finales europeas de rugby. Fotos: Oskar M. Bernal

“Año tras año aumenta el nivel de la competición y las finales ayudarán con ese crecimiento” “Aquí la gente desconoce bastante el rugby;que se llene San Mamés es importante” “Que Getxo albergue una final europea ha supuesto un ‘boom’ mediático para el club” “Estas finales van a ser un impulso para que los jóvenes quieran jugar a este deporte” “El ambiente de un partido de rugby es como si fuese un día de fiesta” “La gente va a poder descubrir el ambiente del rugby, es muy diferente al del fútbol”

BILBAO y el estadio de San Mamés cambiarán por completo de registro este próximo fin de semana. El esférico redondo cederá su habitual protagonismo al ovalado con motivo de las finales de rugby: la Champions Cup y la Challenge Cup. Dos eventos de una magnitud sin precedentes que pondrán los ojos de Europa en la capital vizcaina, que recibirá la visita de alrededor de 100.000 personas y obtendrá un impacto económico cercano a los 30 millones de euros, según las estimaciones. Unos registros estratosféricos para una cita histórica, marcada en rojo en el calendario para todos los amantes del rugby, que en Bizkaia cuenta como máximos exponente con el Gernika Rugby Taldea y el Getxo Errugbia. Dos clubes que luchan año tras año por impulsar este deporte en el territorio histórico. En la cuenta atrás para la disputa de estos encuentros, DEIA reúne a jugadores de ambos equipos para conocer su visión sobre este evento que traspasará fronteras.

La primera reflexión es más que evidente. Supondrá un impulso a nivel deportivo y económico. Esa es la conclusión a la que llegan todos ellos, encantados de poder disfrutar de la élite del rugby muy cerca de casa. “Ya era hora de promocionar el rugby como se merece en Bizkaia. Ahora, a ver si empezamos a crecer además de a nivel de aficionados, también económicamente”, señala Mikelatz Rodríguez, de 20 años de edad, y medio melé del primer equipo getxotarra. Su compañera de club, Ángela Pérez, de 29 años, y tercera línea del equipo femenino, sostiene que supone un gran avance para acercar este deporte a Euskadi. “Aquí la gente desconoce bastante el rugby y ver que se va a llenar un estadio como San Mamés es muy importante”. “Es una buena oportunidad para que vean que, aunque aquí no es un deporte tan popular, en otros países de Europa sí que lo es y tiene muchos seguidores”, agrega. En este sentido, hace una comparación sobre los dispositivos de seguridad para este evento y otros que han tenido lugar en la capital vizcaina recientemente, saldados con cierta polémica. “Cuando han tenido lugar los partidos europeos del Athletic club se ha montado un dispositivo de seguridad espectacular. En cambio, en esta ocasión no he oído que vaya a haber un despliegue semejante. Esto refleja, en mi opinión, que el rugby es un deporte que tiene unos valores que el público general va a poder conocer, y que los seguidores que acudirán a Bilbao vienen con otra idea”, destaca. “Obviamente en cualquier evento multitudinario hay que tomar precauciones, pero creo que el ambiente que se espera es bien distinto”. “La gente va a poder descubrir el ambiente del rugby, es muy diferente al del fútbol”, añade su compañero de club Asier Aguirre, segunda línea de 20 años.

El cambio de guión que experimentará San Mamés, pasando a ser La Catedral del rugby europeo por unos días supone un hito. Sin embargo, acudir al coloso bilbaino ha obligado a muchos a rascarse el bolsillo. En opinión de Andoni Larrabeiti, segunda línea del Gernika Rugby Taldea de 22 años, la organización tendría que haber tenido el detalle de “poner las entradas más baratas para la gente y jugadores de los clubes locales”.

El Gernika cuenta en sus filas con jugadores argentinos que aportan al equipo su experiencia internacional y a su vez ayudan al progreso de los jugadores locales. En su caso, el crecimiento a nivel estatal de este deporte fue uno de los factores que les llevó a tomar la decisión de recalar en la villa foral. En su opinión, la organización de un evento de estas características supone un paso más en el crecimiento de este deporte. “Es muy importante, no solo para el rugby si no para el deporte en general de España. Año tras año está aumentando mucho el nivel, llegan jugadores importantes y tener un evento de esta magnitud en Bilbao ayuda, sin duda, a fomentar ese crecimiento”, señala Santiago Viaña, fullback de 25 años del conjunto gernikarra que ha disputado su primera campaña en Europa. Asimismo, su compañero de equipo y compatriota, el tercera línea de 30 años, Francisco Luis Montes, indica que aunque la afición al rugby aquí sea menor que en otros países, “la organización de eventos de este tipo permite que aumente”. “Cada vez son más las personas que siguen este deporte porque un amigo, compañero o familiar les ha llevado a ver un partido o a una final como estas”, apunta. Además, considera positivo el despliegue de medios e instalaciones que se está llevando a cabo “para que los aficiones se concentren en determinados puntos para seguir las finales”. “El ambiente de un partido de rugby es como si fuera un día de fiesta y eso es lo que se va a vivir en Bilbao”, subraya.

FINAL EN GETXOAdemás del macroevento organizado en Bilbao, el Getxo Errugbia también se ha volcado con estas finales para llevar la pasión por el rugby a la localidad costera de Eskuinaldea. En concreto, el sábado al mediodía Fadura acogerá la disputa de la Continental Shield, la tercera competición a nivel continental. Los días previos el club ha organizado diversos actos, como un poteo por las calles de Algorta el jueves. “Cuando me enteré que se iba a disputar una final en Getxo me alegré muchísimo. Se nota el boom mediático que esto supone y es muy importante para el club, que se ha volcado en los preparativos”, señala Mikelats. Asimismo, también consideran que puede ser positivo para la juventud. “Creo que puede suponer un impulso para que los jóvenes quieran jugar a rugby. Van a poder ver que se juega a nivel de élite y que se puede llegar a ser una estrella del rugby”, explica Sofía Le Maitre, jugadora venezolana de 27 años del club getxotarra. Sin duda, las finales europeas supondrán un trampolín para el ascenso del ovalado en Bizkaia.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Deportes

ir a Deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120