Los más rápidos del Kadagua

Más de 230 personas reman por el río en piragua con récord de participantes y la mejor marca de la competición

Un reportaje de Elixane Castresana - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El público se congregó en las presas de Bolumburu para ver el paso de las canoas. Fotos: E. Castresana

El público se congregó en las presas de Bolumburu para ver el paso de las canoas. Fotos: E. Castresana

Galería Noticia

El público se congregó en las presas de Bolumburu para ver el paso de las canoas. Fotos: E. Castresana

ATASCO en Bolumburu para recoger los dorsales del descenso del Kadagua en piragua. En su séptima edición, la prueba batió su récord de inscripciones, con 230 participantes, que se lanzaron al agua para remar a lo largo de seis kilómetros hasta el núcleo zallarra de Aranguren. Como bien destacaron muchos de los deportistas, este año agua no falta por todo el trayecto después de las precipitaciones de uno de los inviernos más lluviosos que constan en los registros. Gracias a las obras de defensa contra riadas en el centro del municipio ya en marcha, alrededor de 2.600 vecinos respirarán aliviados al reducirse el riesgo de sufrir una gran avenida. Ayer los deportistas comprobaron cómo avanzan los trabajos en un paisaje distinto del que disfrutaron el año pasado. Tras sortear Puente del Charco, será reemplazado por otro de mayor sección, vieron los terrenos ya removidos por las excavadoras en Aretxaga, cerca del polideportivo, y la explanada donde hasta hace pocos meses se levantaba el velódromo al aire libre.

“De momento, las obras no nos han afectado, ya iremos analizándolo en el futuro”, indicó Víctor Gómez en representación de la asociación organizadora, Aranguren Aurrera. Y es que, una vez concluidas las intervenciones en Mimetiz, está previsto actuar por este orden en Aranguren e Ibarra para evitar que se repitan los sustos habituales que a veces derivan en angustia.

Ocurrió el 30 de enero de 2015. En Zalla no olvidan aquella noche en vela, cuando la fuerza del Kadagua convirtió llenó de agua las arterias principales. “Nuestro garaje está al lado del río. Aquel día el nivel subió a 1,60 metros y cada vez que llueve un poco más de lo normal estamos atentos para salir a retirar el coche”, comentaron Ana Belén Balbas y Óscar Zubieta. Acudieron al punto de salida de la prueba a animar a sus hijos, integrantes de la cuadrilla que formaron Leire, Sergio, Hodei, Ainhoa, Julen, Isasi, Ane y Adrián, repartidos por parejas en cuatro canoas y nerviosos ante su debut.

Los recuerdos de la fatídica jornada de las inundaciones de hace tres años están asociados para Edurne Santiago a la explanada de Eroski transformada en una piscina. “Trabajo allí. El agua nos llegaba por las rodillas. Me acuerdo de que intentamos proteger la entrada colocando sacos y que no dejaban de mandarme al móvil fotografías y vídeos de lo que estaba pasando. Al día siguiente nos movilizamos enseguida para limpiar las calles y ayudar a los afectados, sobre todo en Aranguren porque allí descargó muchísimo”, relató. Con ocasión del descenso del Kadagua, Edurne prefirió quedarse con la cara más amable del río. “Creo que iremos más rápido. El problema aquí se presenta si hay poco caudal y tenemos que levantarnos a empujar la barca”, aventuraba. Para mimetizarse con el entorno, ella y su sobrino, Xabier Santiago, se vistieron de peces. “Hemos comprado el gorro por Internet. El año pasado llevamos ropa de obreros”, explicaron divertidos.

Disfrazarse para coger los remos es una costumbre que también han adoptado en el grupo comandado por los hermanos Jorge y Paula Arana. Él no renunció al sombrero y camisa de vaquero ni a la pistola, aunque se tratara de una de juguete y ella lució un gorro de colores. Residentes en Bilbao, “venimos todos los años porque tenemos amigos en Zalla”. Todos juntos compusieron un cuadro de lo más variopinto, con vikingos y un conejito de Playboy incluidos. Y ya van siete comparecencias. La prueba fue cuestión de familia también para Josu Lasheras y su hijo, Ugatx, mientras que las amigas Amaia Santiago y Ane Santamaría repetían antes de ponerse en marcha pequeños trucos “para que la piragua no se tambalee, como tumbarnos un poco al pasar por las presas”.

ProfesionalesEntre quienes se lanzaron al río a la señal de la organización tras una actuación de txalaparta había auténticos profesionales que “vienen a entrenar, pero al mismo tiempo a por el premio, que no está nada mal: 200 euros al ganador”, apuntó Víctor Gómez en nombre de los treinta voluntarios de Aranguren Aurrera que coordinaron los preparativos. Ayer se impuso en la llegada Emilio Ortiz, del Club Deportivo de Colindres, que paró el cronómetro en 19 minutos y 43 segundos. Estableció, así, un nuevo récord en el descenso del Kadagua.

Cuando hace ocho años la asociación y los vecinos optaron por una carrera de piragüismo para revitalizar un panorama cultural que estaba “muerto” y acercar los núcleos urbanos de Mimetiz y Aranguren, contactaron con la federación para que el evento se desarrollara con las máximas garantías. De la misma forma, ayer estuvieron respaldados por “cinco buzos de la Ertzaintza y ocho miembros de la DYA desplegados en diferentes puntos desde el agua entre el área recreativa de Bolumburu y la meta en Aranguren, a quienes agradecemos su colaboración para que todo haya salido bien”. Los efectivos sanitarios y de seguridad se mantuvieron alerta para socorrer a los participantes que volcaron momentáneamente o se veían arrastrados hacia la vegetación de ribera entre las risas de familiares y amigos que no dudaron en grabar con sus teléfonos móviles.

En recompensa al esfuerzo, deportistas y acompañantes degustaron el menú previsto en una comida popular, amenizado con una tarde de conciertos en Aranguren: los trikitilaris Koldo eta Unai, una hora y media con Phil Acoustic y tres horas a ritmo de rock de la mano de Lowe. “Hay un gran ambiente en la plaza, el día está resultando un éxito”, se felicitó Víctor Gómez, de la asociación Aranguren Aurrera. Ahora piensan ya en que la corriente de la participación popular se prolongue hasta las fiestas de San Juan, a finales de junio.

Contra las crecidas

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120