DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
con goles de Muniain y Aduriz

Una leve compensación

El Athletic logra romper su horrible racha en San Mamés ganando al Betis con goles de Muniain y Aduriz en un descontrolado final de partido

José L. Artetxe - Domingo, 6 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Aduriz y Williams celebran el segundo gol del Athletic. Reportaje fotográfico: Pablo Viñas y Borja GuerreroVER GALERÍA

Aduriz y Williams celebran el segundo gol del Athletic. Reportaje fotográfico: Pablo Viñas y Borja Guerrero

Galería Noticia

Aduriz y Williams celebran el segundo gol del Athletic. Reportaje fotográfico: Pablo Viñas y Borja Guerrero

GaleríaGALERÍA:Las mejores imágenes del Athletic-Betis

  • Los jugadores del Athletic celebran el gol de Aduriz ante el Betis
  • Carles Puyol ovacionado en San Mamés
  • ATHLETIC-BETIS
  • Carles Puyol ovacionado en San Mamés
  • Carles Puyol ovacionado en San Mamés
  • Athletic-Betis
  • Athletic-Betis
  • Athletic-Betis
  • Athletic-Betis
  • Athletic-Betis
  • Athletic-Betis
  • Athletic-Betis
  • Athletic-Betis
  • Athletic-Betis
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

ATHLETIC: Kepa;Unai Núñez, Yeray, Iñigo Martínez;Lekue, Beñat (Min. 62, Iturraspe), Mikel Rico, Saborit (Min. 74, Córdoba);Muniain (Min. 82, Susaeta), Williams y Aduriz.

BETIS: Pedro;Jordi Amat, Bartra, Júnior (Min. 19, Camarasa);Tello, Javi García, Fabián, Durmisi;Joaquín (Min. 74, Boudebouz);Sanabria (Min. 62, Rubén Castro) y Loren.

Goles: 1-0: Min. 76;Muniain. 2-0: Min. 92;Aduriz.

Árbitro: Alberola Rojas (Comité de Castilla-La Mancha). Mostró tarjeta amarilla a los visitantes Bartra ( Min. 27) y Javi García (Min. 88).

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo sexta jornada de LaLiga Santander disputado en San Mamés ante 34.491 espectadores, cerca de un millar de ellos seguidores del Betis. En el descanso del partido, el exjugador del Barcelona Carles Puyol recibió el premio One Club Player, que otorga el Athletic a jugadores que desarrollaron toda su carrera deportiva en un mismo club.

bILBAO- El Athletic se quitó de encima la losa que ha lastrado su temporada. Solo desde finales de marzo había encadenado como anfitrión tres derrotas y un empate, y ayer por fin San Mamés acogió un triunfo. Merecido, amenizado por la incertidumbre y, para variar, sufrido. Al equipo le costó plasmar en el marcador la superioridad ejercida sobre un Betis que pareció algo distendido con el objetivo que perseguía a buen recaudo desde la jornada anterior. Cuando más méritos acumuló, en el primer acto, no pudo cobrar ventaja y luego, acuciado por el cansancio fue capaz de inaugurar su casillero. Para que a la tarde no le faltase ningún ingrediente, se asistió a un último cuarto de hora enloquecido, donde pudo ocurrir cualquier cosa y salió cara. Arrizabalaga aguantó la réplica andaluza y en tiempo añadido, Aduriz rubricó la sentencia.

José Ángel Ziganda transformó la alineación. Introdujo seis modificaciones respecto al derbi de Anoeta y, como ya hiciera en Girona, alteró asimismo el esquema para emular el del rival. Respondió al sistema de tres centrales que propone Quique Setién haciendo coincidir a Núñez, Yeray e Iñigo. Lekue y Saborit, que suplían a los ausentes De Marcos y Balenziaga, se ubicaron más avanzados, también renovó la zona ancha con la pareja Beñat-Rico y arriba quedaron Williams, Aduriz y Muniain, este en tareas de enlace. La fórmula se reveló eficaz para blindar el área propia, pues el Betis ni asomó en ataque antes del descanso, pero el rendimiento ofensivo fue más irregular.

El Athletic alternó un par de fases eléctricas, con profusión de llegadas, con momentos anodinos. Estos ocuparon más minutos, pero al menos durante los mismos no se perdió el control de la situación, simplemente faltó precisión y ritmo para generar fútbol. El Betis, con la zaga muy adelantada, ahogaba una circulación carente de gracia. El trío de arriba no aportaba nada, no favorecía la profundidad y ralentizaba en exceso las maniobras, mientras que Beñat, un día más, se mostró peleado con la inspiración. El genio de los centrales, alguna arrancada de Lekue y el despliegue de Rico mantuvieron al bloque enchufado.

Para decirlo todo, tampoco la fortuna se portó. Hubo dos zambombazos, a cargo de Williams y de Rico, repelidos por el larguero y a Aduriz le anularon erróneamente un gol por fuera de juego cuando el balón le cayó procedente de un defensor andaluz. Veinte minutos largos precisó el Athletic para generar un peligro que fue, cual chaparrón, repentino e intenso. Escampó, el Betis agarró un turno de posesión, tocó y tocó en zonas no comprometidas y con el intermedio encima se registró un segundo chaparrón. Cuatro intentos más, quizá el más nítido un centro de Saborit que concedió a Aduriz un cabezazo de los que no acostumbra a fallar.

La inquietud se abrió paso en la reanudación. Con el desperdicio de oportunidades tan reciente, era inevitable al observar cómo el Betis daba un paso adelante. El cuadro de Setién optó por defenderse con balón. Al Athletic le tocó correr y empezaron a percibirse evidentes síntomas de cansancio. Cedió metros, se quedó atascado en su terreno, sin posibilidades de desplegarse, con pérdidas constantes, aunque el portero seguía inédito. No obstante, los precedentes no invitaban al optimismo, el temor estaba justificado. El déficit de frescura reclamaba cambios, pero Ziganda estuvo demasiado remiso. Esperó mucho para recurrir a Iturraspe, que dio cierto aire, y una barbaridad para proceder a otras sustituciones. Varios hombres pedían a gritos el relevo, pero el fútbol es caprichoso, impredecible. Mantuvo a Muniain y Aduriz, que eran seguramente los más agotados, y mira por dónde ambos terminaron siendo determinantes.

IDA Y VUELTAEl partido se rompió a raíz de un avance de Córdoba, cuyo centro no alcanzó Aduriz y sí Lekue en el extremo opuesto. El lance descolocó al Betis, que permitió que este colgase al segundo palo donde apareció Muniain, libre de marca, para empujar a la red. Lo que vino a continuación fue puro sobresalto. Arrizabalaga sacó dos chuts envenenados, especialmente una volea de Fabián, y en medio, en una contra, Susaeta sirvió en paralelo para que Aduriz fusilase. Al ariete le faltó un metro para conectar y el Betis se lanzó a degüello. El árbitro volvió a equivocarse al señalar falta sobre Arrizabalaga a la salida de un córner. El remate tuvo toda la pinta de ser limpio. Y en otro córner, una doble peinada, de Loren y Javi García, acabó besando la madera.

Apenas quedaba tiempo, pero el empate rondaba amenazante. El Athletic iba con el gancho, pero a Yeray se le ocurrió tocar largo a un costado, Williams tiró su mejor carrera, remontó hacia el área y sirvió raso para que Aduriz sacase a relucir su instinto con un toque sutil, imposible para Pedro. Profundo suspiro colectivo en La Catedral. Ya no había margen para discutir la victoria de un Athletic que, con defectos y lagunas, completó una actuación decente.

Podría afirmarse sin faltar a la verdad que el experimento de Ziganda dio fruto, por qué no;pero sobre todo, por encima de nombres y dibujos, prevaleció la intención de un grupo que lo intentó pese a que, como es lógico a estas alturas de un año tan pobre, va justo de casi todo. Y ese afán por reivindicarse ante la paciente mirada de una afición defraudada, se tradujo en una pequeña alegría. Un motivo insuficiente para esbozar una sonrisa, pero válido para ablandar el semblante rígido después de tantos disgustos. No es cuestión de hacerse mala sangre precisamente el día en que el Athletic gana en su campo.

estadísticas

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120