DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Segundo entrenador del betis

Eder Sarabia: “Ahora que soy entrenador sueño con dirigir algún día al Athletic”

Eder Sarabia, segundo técnico del Betis y reconocido seguidor rojiblanco, analiza las claves del éxito del cuadro andaluz y la cita de mañana ante el Athletic en San Mamés

Una entrevista de Arkaitz Aramendia - Viernes, 4 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 08:23h

Eder Sarabia, en un partido con el Betis.

Eder Sarabia, en un partido con el Betis. (LaLiga)

Galería Noticia

Eder Sarabia, en un partido con el Betis.

Bilbao- Visitar La Catedral siempre será algo “muy especial” para Eder Sarabia (Bilbao, 1980), hijo del mítico Manu Sarabia y artífice junto a Quique Setién de la ya consumada clasificación europea del Betis, que volverá a disputar competición continental cinco años después tras ir de menos a más en una temporada en la que las críticas han dado paso a los elogios. “Sabíamos que las cosas iban a ir saliendo, aunque quizás no tan bien”, admite el vizcaino, quien espera “la mejor versión” del Athletic en un partido que Setién y él preparan con mimo.

El Betis vuelve a Europa. Enhorabuena por la gran parte del éxito que le toca.

-Eskerrik asko. Pasamos un momento complicado allá por noviembre, pero nosotros en el cuerpo técnico estábamos tranquilos, porque sabíamos que las cosas iban a ir saliendo, aunque quizá no tan bien como al final han salido.

El binomio que forma con Quique Setién es uno de los más reconocidos de la liga y viéndolos podría decirse que se complementan a la perfección. ¿Es así?

-Sí, dentro de una idea muy clara, cada uno tiene sus pequeños matices y son muy buenos, porque nos hacen dudar, reflexionar y mejorar. Lo que a mí me puede faltar él me lo da y viceversa, por lo que aprendo mucho de él. Me siento además muy reconocido en mi cargo, al igual que el resto del cuerpo técnico, porque el míster nos da mucho protagonismo y nos permite aportar muchas cosas.

¿Cuál es su papel exactamente?

-Quique tiene muy claro cómo quiere que juegue el equipo y, en ese sentido, se apoya mucho en nosotros. Yo, por ejemplo, preparo muchas veces tareas de entrenamiento, tengo bastante voz a la hora de opinar sobre una alineación, un cambio de jugador o incluso de sistema y al final es él quien toma las decisiones.

Ahora todo son halagos, pero como decía antes hubo un tramo de curso en el que lo pasaron mal. Recibieron críticas por el estilo de juego y la sangría de goles en contra.

-Sí, la cuestión es que en el Betis había mucha necesidad y urgencias, porque el equipo llevaba unos años difíciles en todos los sentidos. Éramos conscientes de que era algo que íbamos a tener que saber manejar, sabiendo al mismo tiempo que nuestro método tiene un proceso y requiere de un tiempo. Caímos eliminados en Copa contra el Cádiz y hubo críticas también hacia los jugadores, pero todo eso nos hizo más fuertes, nos reforzó en nuestra idea y nos llevó a corregir algunos pequeños matices que, unido al paso del tiempo y a incorporaciones como la de Bartra nos han llevado al punto actual.

“Valentía y pasión”, tiene escrito en su perfil oficial en Twitter. ¿Es lo que define a este Betis?

-Sí, puede ser, porque además de la pasión con la que se vive aquí el fútbol, el míster es valiente, siempre mira la portería rival y asumimos ciertos riesgos, pero menos de los que la gente cree.

Los jugadores siempre han defendido públicamente el fútbol que ustedes les han propuesto. ¿Es esa la clave del éxito, haber convencido a la plantilla de cómo querían jugar?

-Sí, desde el primer entrenamiento que hicimos todos juntos, sin decirles nada, los centrales ya se ofrecían al portero y todo el mundo quería dar soluciones al poseedor del balón. Debido a la trayectoria de Quique en Lugo y Las Palmas, se sabía ya qué tipo de fútbol iba a querer practicar el míster y de lo que más orgullosos nos sentimos ahora es de ver la capacidad que han adquirido los jugadores para tomar decisiones en el campo en base a las circunstancias que se presentan. Nosotros trabajamos ciertas situaciones y mecanismos, pero el fútbol es imprevisible, va cambiando cada segundo y ver cómo interpretan las cosas es un motivo de orgullo para el cuerpo técnico.

Está disfrutando esta temporada.

-Sí, porque incluso en los momentos complicados no estábamos preocupados por nosotros mismos. Lo estábamos un poco por el club y su estabilidad, pero vivimos en un reto continuo, estamos en una liga muy competitiva y disfrutas al hacer lo que más te gusta y ver que las cosas, además, salen bien.

De cara al futuro, ¿se marca algún plazo de tiempo para liderar un proyecto como primer técnico?

-No, ahora mismo, como dije el año pasado en Las Palmas, estoy donde quiero estar y con la persona que quiero estar. Hemos formado un grupo de trabajo extraordinario y ojalá estemos muchos años en el Betis para conseguir cosas importantes, aunque es verdad que llevo dentro un primer entrenador y que en un futuro lo seré. No sé en qué categoría, ni dónde lo mereceré, pero ahora no pienso en eso. Estoy centrado en mejorar, en crecer lo máximo posible, aportar y disfrutar de todo lo que me está tocando vivir.

La visita de mañana a San Mamés volverá a ser especial para usted.

-Muy especial. Lo fue la primera con Las Palmas y esta también lo será. Tenemos además el reto de intentar ganar, porque el Betis todavía no lo ha hecho en este campo.

El Athletic no tendrá nada en juego, pero ustedes sí, porque querrán evitar las previas europeas.

-Tendrían que darse muchas carambolas para tener que jugarlas, pero no tenemos las cosas del todo aseguradas y queremos luchar por acabar quintos. Para el Athletic no está siendo la mejor temporada después de unos cuantos años con éxitos, pero siempre es un rival muy complicado, sobre todo, en San Mamés, donde el equipo querrá terminar la temporada lo mejor posible. Nos esperamos su mejor versión y estamos pendientes de qué nos pueden proponer, de cómo van a cubrir las bajas que tienen, de quién va a jugar en punta e incluso si pueden hacer algún cambio en el sistema.

Este año el principal señalado en Bilbao ha sido Ziganda. ¿Cómo le valoraría desde la distancia?

-Una de las cosas que he aprendido desde que estoy en la élite es que es difícil analizar las cosas si no estás dentro, porque hay muchos factores que influyen y a mí no me gustaría que alguien desde fuera dijera si está bien o mal lo que hacemos sin saber los motivos exactos. A nivel de clasificación es verdad que a los aficionados y a mí, como un seguidor más, nos gustaría que el Athletic estuviera algo más arriba. Puede ser una decepción, pero la responsabilidad ahí es de todos. No hay nadie que se pueda lavar las manos en ese sentido, aunque es perfectamente entendible que pueda darse un año así y seguro que, si no es la próxima temporada, en la siguiente volverá a estar donde se merece.

Setién y usted sonaron el año pasado como posibles sustitutos de Valverde. ¿Hubo alguna posibilidad real de que recalaran en el Athletic?

-Creo que sí hubo alguna posibilidad después de anunciar que no seguíamos en Las Palmas, pero el Athletic, de manera acertada al ser un club de cantera que no solo debe serlo para sus jugadores, sino también para sus técnicos, apostó por Kuko e hizo lo lógico.

¿Qué supondría para usted llegar algún día al banquillo rojiblanco?

-De pequeño lo que quería era ser futbolista del Athletic. No se dio por diferentes circunstancias y ahora que soy entrenador, claro que sueño con dirigir algún día al Athletic, pero no es algo que vaya a pasar dentro de poco, así que estoy tranquilo, centrado en lo mío y lo que tenga que llegar, llegará con el paso del tiempo.

Hablando del paso del tiempo, Joaquín parece inmune a él. No baja su rendimiento y tampoco pierde su alegría. ¿Contagia al resto del equipo?

-Sí, él es así, no vende ninguna moto, pero por encima de todo se ha ganado el respeto que tiene de todos por lo que hace en el campo y en los entrenamientos. En el día a día es el primero en todo.

“Dentro de una idea muy clara, Setién y yo tenemos nuestros pequeños matices;nos hacen dudar y mejorar”

“El míster siempre mira la portería rival y asumimos ciertos riesgos, pero menos de los que la gente cree”

“El fútbol cambia cada segundo y ver cómo los jugadores interpretan las cosas es un motivo de orgullo”

“Ojalá estemos muchos años en el Betis, aunque llevo dentro un primer entrenador y en un futuro lo seré”

“Seguro que el Athletic, si no es la próxima temporada en la siguiente, volverá a estar donde se merece”

“Joaquín, por encima de todo, se ha ganado el respeto que tiene de todos por lo que hace en el campo”

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120