jefe diplomático de ee.uu.

Pompeo advierte de que un mal acuerdo con Corea del Norte “no es una opción”

Donald Trump se muestra confiado en que el exdirector de la CIA levante a un Departamento de Estado en horas bajas

Cristina García Casado - Jueves, 3 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Donald Trump estuvo presente en la ceremonia de asunción de su nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo.

Donald Trump estuvo presente en la ceremonia de asunción de su nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo. (EFE)

Galería Noticia

Donald Trump estuvo presente en la ceremonia de asunción de su nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo.

Washington- El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, exhibió ayer la confianza que tiene en su nuevo jefe diplomático, Mike Pompeo, para que levante a un Departamento de Estado en horas bajas. Trump puso ayer pie por primera vez en el edificio Harry S. Truman, del Departamento de Estado, en un año y tres meses de mandato para asistir a la ceremonia de asunción del cargo de Pompeo, un secretario de Estado enteramente de su elección. “Ese es más espíritu del que he oído del Departamento de Estado en mucho tiempo, muchas décadas”, dijo el presidente al inicio de la ceremonia, ante los aplausos de los asistentes. “Ese espíritu será magnificado con este hombre aquí”, añadió sobre Pompeo, al que definió como un “verdadero patriota estadounidense”. “Vais a hacer cosas que no sabéis todavía. Ahora ni siquiera podéis atisbarlas. Tenemos un par en marcha ahora de las que mucha gente ni siquiera sabe y son muy, muy alentadoras”, afirmó dirigiéndose al cuerpo diplomático, sin indicar a qué se refería. Trump se deshizo en halagos hacia Pompeo en un breve discurso en el que le cedió todo el protagonismo y evitó hacer comentarios sobre los temas más acuciantes de la política exterior estadounidense: el acuerdo nuclear con Irán y las negociaciones con Corea del Norte.

Con estos gestos, el presidente quiso dejar claro que tiene total confianza en su nuevo secretario de Estado, después de despedir en marzo a su primer jefe diplomático, Rex Tillerson, por sus continuos choques sobre su visión de la política exterior. Pompeo tiene por delante el reto de devolver al Departamento de Estado la relevancia perdida en el primer año de esta Administración y cubrir los numerosos e importantes puestos diplomáticos vacantes, entre ellos el de embajador en Corea del Sur. Trump ha llegado incluso a decir que él y Pompeo, que hasta ahora era el jefe de la CIA, están siempre “en la misma onda”. Esa cercanía preocupa a los demócratas, que temen que, lejos de controlar los impulsos del presidente, aliente sus instintos más beligerantes y peligrosos.

La vuelta del ‘halcón’Pompeo trató de sacudirse su fama de halcón durante el proceso de confirmación en el Senado, pero ayer habló de “diplomacia dura”, de poner los intereses de Estados Unidos “primero” y de hacer que su país sea “un líder respetado” en el mundo.

Él sí se refirió a Corea del Norte y advirtió de que un mal acuerdo “no es una opción”. “Una cosa es segura, esta Administración no repetirá los errores del pasado, un mal acuerdo no es una opción. (...) Nuestros ojos están muy abiertos”, afirmó.

Pompeo aseguró que la Administración Trump está “comprometida con el desmantelamiento verificable e irreversible del programa de armas de destrucción masiva de Corea del Norte” y con que esto ocurra “sin demora”.El exdirector de Inteligencia destacó la “oportunidad sin precedentes para cambiar el curso de la historia en la península de Corea”, aunque admitió que aún ese proceso está en “las fases iniciales” y que el resultado todavía se desconoce. Su gestión tendrá una primera prueba de fuego en las negociaciones con Corea del Norte, país al que viajó en marzo para preparar con Kim Jong-un la reunión que este mantendrá con Trump próximamente. El presidente no se refirió ni a Corea del Norte ni al Acuerdo con Irán, un pacto del que tampoco habló Pompeo pese a la expectación ante la posibilidad de que Estados Unidos anuncie que se retira del acuerdo antes del plazo final del 12 de mayo.

Está por ver la capacidad de influencia que tendrá Pompeo en estos y otros asuntos claves de la política exterior y si él y Trump lograrán mantener la sintonía exhibida hasta ahora.

Prohibidos los móviles chinosPor otro lado, el Departamento de Defensa anunció ayer que había prohibido la venta de teléfonos de Huawei y ZTE en sus instalaciones, por considerar que el uso de esos aparatos supone “un riesgo inaceptable” para el Pentágono ante la sospecha de que esas empresas chinas participan en labores de espionaje. La medida, que entró en vigor el pasado 25 de abril, afectará tanto a los teléfonos móviles como a los demás dispositivos fabricados por ambas empresas chinas, según confirmaron fuentes del Pentágono. “Los dispositivos de Huawei y ZTE pueden suponer un riesgo inaceptable para el personal, la información y la misión del Departamento. A la luz de esta información, no es prudente que continúen vendiéndolos a nuestro personal”, dijo el mayor Dave Eastburn, portavoz del Pentágono.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Mundo

ir a Mundo »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120