jugador del Utah Jazz

La estrella que nadie esperaba

EL RENDIMIENTO DE Donovan Mitchell, novato de los Utah Jazz, le coloca a la altura de grandes leyendas de la NBA

Un reportaje de Jon Larrauri - Jueves, 3 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Donovan Mitchell, la estrella que nadie esperaba

Donovan Mitchell, la estrella que nadie esperaba (Foto: AFP)

Galería Noticia

Donovan Mitchell, la estrella que nadie esperaba

CUANDO el pasado 4 de julio Gordon Hayward anunció su marcha de los Utah Jazz para marcharse a los Boston Celtics, el alma baloncestística de Salt Lake City se rompió en mil pedazos. El chico bueno que había ido creciendo a fuego lento durante siete cursos hasta convertirse en All Star volaba del nido y dejaba sin referente a una ciudad que le adoraba. En pleno duelo, nadie reparó en el hecho de que en la víspera un novato de los Jazz empezaba a mostrar sus credenciales en la Summer League. Su nombre era Donovan Mitchell, número 13 del último draft, había firmado en su estreno 23 puntos en 25 minutos y de él se esperaba que a medio-largo plazo pudiera convertirse en uno de los referentes del equipo, jamás que en cuestión de meses su nombre comenzara a relacionarse con algunas de las mayores leyendas de la historia de la NBA.

El rendimiento de este escolta de 1,91 metros y 21 años ha superado cualquier expectativa hasta alcanzar un nivel sideral en estos play-offs. Sus 28,5 puntos por partido con un 46,2% en el tiro fueron fundamentales para que Utah dejara en la cuneta a los Oklahoma City Thunder (4-2) y sirvieron para que su nombre se colocara a la misma altura que algunas de las mayores leyendas de la NBA. Sus 171 puntos en sus seis primeros partidos de las eliminatorias por el título solo han sido superados por dos novatos en la historia de la competición: Lew Alcindor -luego conocido como Kareem Abdul-Jabbar-, con 216, y Wilt Chamberlain, con 199. Además, sus 38 puntos en el partido decisivo suponen la mejor marca de un rookie en play-off desde 1987, cuando Chuck Person anotó 40. Esa misma noche, superó la plusmarca anotadora (22) de un jugador de los Jazz en un cuarto de un choque de postemporada.

Tras dos buenos, pero no extraordinarios, cursos en Louisville -promedios de 15,6 puntos y 4,9 rebotes como sophomore-, Mitchell fue elegido por los Denver Nuggets en el puesto 13 del último draft y traspasado de inmediato a los Jazz a cambio de Trey Lyles y Tyler Lydon. Poseedor de un potente físico, una buena muñeca desde la larga distancia y una cabeza bien amueblada, era su baja estatura la que más reticencias generaba entre los analistas, muchos de los cuales dudaban incluso de que pudiera jugar como dos con los mayores. Las comparaciones que levantaba su juego tampoco eran para echar cohetes, pues algunos scouts asemejaban su juego al de Eric Bledsoe, base de Milwaukee, y otros eran incluso menos optimistas y le comparaban con Norman Powell, escolta suplente de Toronto. Pero Utah creía en él. Pensaba que era una apuesta interesante a largo plazo. En sus siete primeros partidos como profesional salió desde el banquillo para aportar 9,3 puntos por partido con un pobre porcentaje del 32,3% en el tiro, pero no tardó en explotar. Su juego fue a más, su fama se disparó cuando ganó el concurso de mates del All Star y acabó la temporada regular convertido en el primer jugador que lideraba en anotación (20,5 de media) un equipo de play-off desde Carmelo Anthony en 2005. ¿Y los únicos rookies máximos anotadores de franquicias con 48 o más triunfos? Chamberlain, Abdul-Jabbar, Larry Bird, David Robinson... y Donovan Mitchell.

Su primer amor, el béisbol En su biografía deportiva hay un antes y después localizado en su segundo año de instituto. Hasta entonces, su sueño era ser profesional del béisbol como su padre, que jugó para varios equipos afiliados de los Houston Astros y trabaja actualmente para los New York Mets de la MLB, pero aquel curso se rompió la muñeca durante un partido y se apartó de los bates para centrarse en las canchas. Eso sí, luciendo el número 45 que usó su idolatrado Michael Jordan en su efímera aventura en los diamantes. Locuaz y ocurrente ante los micros y en las redes sociales, lo tiene todo para ser una gran estrella aunque puede que no sea elegido novato del año en la NBA. Otro monstruo como Ben Simmons (76ers) ha sido capaz de hacerle sombra.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120