El callejón de las botxerías

Caer en la tentación si te gritan: “¡Cómeme!”

Por Jon Mujika - Jueves, 3 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Rosa González, José Pedro García, Rubén García González, Ana Isabel González y el nuevo cocinero del Atseden, el gaditano Luis Calderón.

Rosa González, José Pedro García, Rubén García González, Ana Isabel González y el nuevo cocinero del Atseden, el gaditano Luis Calderón. ( Fotos: Pablo Viñas)

Galería Noticia

Rosa González, José Pedro García, Rubén García González, Ana Isabel González y el nuevo cocinero del Atseden, el gaditano Luis Calderón.

HAY momentos en que la fuerza de voluntad flaquea y uno cae en la tentación más pronto que tarde, en cuanto te gritan: “¡Cómeme!”. Eso es lo que sucede en el restaurante Atseden, uno de los locales tradicionales de Ledesma que acaba de sucumbir a otras fuerzas, al imán de la modernidad que tanto atrae. No han cambiado las viejas costumbres, eso sí: por la barra siguen desfilando una legión de top modelsde pintxos, acompañados por un suculento surtido de raciones;desde el clásico jamón ibérico de bellota hasta unos berberechos gallegos talla XXL, pasando por raciones de afiladasnavajas cántabras y un carpaccio de foie, un alimento singular en su pronunciación. No por nada se pronuncia con las dos únicas vocales con las que no se escribe.

Coge el timón del nuevo Atseden Rubén García González,hijo de una saga ledesmerao ledesmita(¿cómo sonará mejor...?)formada por José Pedro Garcíay Rosa González,con más de 35 años de hostelería a sus espaldas. Junto a él, gobierna la sala de máquinas de la cocina el gaditano Luis Calderón,muy bragado en mil batallas culinarias, la última de ellas en el Yandiola. Él marcará el ritmo de una carta de productos de temporada y, como mandan los cánones -ya casi siempre se recita el mismo sermón descriptivo...-, con “una cocina clásica trufada con toques de modernidad”. Las 74 personas que pueden comer a la vez en los dos espacios (un arriba y abajo con moderna decoración...) podrán elegir de esa carta y/o de alguno de los dos modelos de menús del día: uno tradicional, a 17,90 euros por barba, y otro menú exprés de dos platos con raciones más menguadas, por 10,90 euros. Ana Isabel Gonzálezse manejará en la organización de ese norte y sur del local.

Me van a perdonar los impulsores del proyecto, pero ayer, cuando sonó el gong de la reinauguración, ninguno de los nombres que llevan tal responsabilidad, fue el favorito de la concurrencia. Ese honor recayó en Patricia Ramos.¿Quién era? ¿Por qué? Patricia tenía el mejor oficio de la tarde: cortadora de jamón. De sus manos zarpaban platillos volantesen un visto y no visto y como comentó, sotto voce, Julio Agirre,uno de los asistentes: “Es difícil pensar en otro oficio más relevante con un cuchillo de por medio”. De todas sus mañas dieron buena cuenta el presidentes de los sumilleres de Bizkaia, Javier de la Cruz;el trío de emisarios de Café Baqué formado por Javier González, Lorena Elejostey Javier Sierra;la tropa de MER Kosta Vasca (el lunes, 7 de mayo, organizarán su primera muestra Gastronomika con 23 expositores donde se degustarán sus mejores marcas, allá en Torre Madariaga), toda una tripulación formada por Alex Candina, Luis Fernández, José Antonio López, Pedro Agirrey Carlos Scattarelli;Jon Etxaniz, Iker del Fresno, Roberto Domínguez, Janire Gil,en estado de buena esperanza;María Ángeles Alcántara, Luis Manuel Díaz, José Ramón Argote, Isabel Bengoetxea, Carmen Izquierdo, María José San José(hay combinaciones de nombre y apellidos que recuerdan a un trabalenguas...), Cristina Muñoz, Juan Carlos Palacios, Aitor Mendizabal,quien elogió los canapés con uno en la boca y otros dos en cada mano;María Ángeles Redondo, Alazne Goikoetxea, José Luis Bilbao, Mikel Odriozola, María Luisa Martínez, Ignacio Artetxe, Yolanda Ugarte, Miguel Ángel Azkarate, Jon Andoni Múgica, Rosa Ruiz, Natxo Lajo, Beatriz Escudero, Susana PosadoyBorja Vegaentre otros asistentes, amén de una legión de fieles feligreses de la calle Ledesma, donde se profesa una fe ciega pero cabal en los locales de toda la vida. Atseden lo es. Otro cantar es que el liftingrealizadole haya barnizado con otro aire, más vanguardista y atrevido. Con todo, en el fondo subyace una vieja tradición casi inquebrantable. Ledesma es una de esas calles inmortales de Bilbao.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120