DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
athletic-betis

El magisterio de un gracioso

A sus 36 años, Joaquín sigue regalando magia en las filas de su amado Betis

Un reportaje de José L. Artetxe - Jueves, 3 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Joaquín pugna por el balón con Raúl García en el partido de la primera vuelta disputado en el Villamarín.Foto: Borja Guerrero

Joaquín pugna por el balón con Raúl García en el partido de la primera vuelta disputado en el Villamarín.Foto: Borja Guerrero

Galería Noticia

Joaquín pugna por el balón con Raúl García en el partido de la primera vuelta disputado en el Villamarín.Foto: Borja Guerrero

PUEDE jugar hasta los 40 años, como yo”. Joaquín Sánchez (Puerto de Santa María, 1981) va a terminar dándole la razón a Rafael Gordillo, otro icono del beticismo. Cuando hace unos meses alcanzó un acuerdo para alargar su contrato hasta 2020, nadie se sorprendió a la vista del rendimiento que está ofreciendo el jugador en activo con más partidos en Primera División. Joaquín sostiene que el secreto de su longevidad estriba en que disfruta siendo futbolista. Discrepa su padre, Aurelio, quien alude a una cuestión genética y subraya que su madre le dio pecho hasta que cumplió los seis años. En cualquier caso, aparte de unas extraordinarias condiciones físicas que le permiten seguir corriendo como un chaval, Joaquín posee el talento de los elegidos. Clase, magia, arte.

Este extremo clásico en sus comienzos, que aprendió a reciclarse para actuar en todas las posiciones del ataque, ha desarrollado una carrera admirable y extraña quizá que jamás haya pertenecido a un club de los denominados grandes. No tiene empacho en confesar que en parte se debe a que ha sido el dueño de su futuro. Pudiendo, se negó a fichar por el Chelsea la vez que Jose Mourinho viajó a Sevilla expresamente para convencerle y tampoco se dejó embaucar por Florentino Pérez el día que Raúl, por entonces compañero en la selección española, les puso cara a cara. No fue el único intento realizado por el Madrid.

Apenas un par de títulos (dos Copas, una con el Betis y otra con el Valencia) adornan sus más de 600 partidos oficiales. El azar le negó la posibilidad de ser campeón de Europa en 2008 porque, después de 51 internacionalidades y de haber tomado parte incluso en la fase clasificatoria de la cita continental que acogió Alemania, Luis Aragonés le excluyó de la lista definitiva. Es una de las espinas que se llevará a la tumba, un episodio que no olvida y relata con su desenfado característico. “Le di un abrazo porque le quería, pero por dentro me cagaba en sus muertos”. Así describía un encuentro con aquel seleccionador que tuvo lugar mucho tiempo después, sin dejar de lamentarse porque se veía integrado en el proyecto que catapultó a España. “Y luego, van y la ganan, los mamones”.

Ya no militaba en el Betis, que se le había quedado pequeño. Las desavenencias con Manuel Ruiz de Lopera precipitaron su traspaso (25 millones) al Valencia en 2006. Firmó para seis campañas, pero no acabó de ser feliz en Mestalla por lo que atendió gustoso la propuesta del Málaga en 2011. Los petrodólares pusieron en manos de Manuel Pellegrini una plantilla de lujo: Demichelis, Caballero, Saviola, Santa Cruz, Toulalan, Julio Baptista, Iturra, Isco,… Joaquín recuperó su nivel óptimo y el equipo se codeó con los mejores en la Liga y paseó orgulloso por Europa. Cumplió dos años en Málaga y sus servicios fueron reclamados por la Fiorentina, el equipo que mejor fútbol practicaba en Italia y donde la aguardaba Borja Valero.

A Joaquín le costó amoldarse a Florencia y conoció la tremenda exigencia del calcio: “Me harté de correr”. En el segundo año jugó a menudo como carrilero derecho con una defensa de tres centrales y dio la talla. Hasta el punto que se negaron a dejarle marchar cuando les planteó que ansiaba volver a enfundarse la camiseta del Betis, que reclamaba a su futbolista bandera para liderar un nuevo proyecto deportivo.

A su presentación en el Villamarín, a finales de agosto de 2015, asistieron 20.000 almas. Joaquín apareció con un antebrazo escayolado, consecuencia de que había perdido los nervios en mitad del tira y afloja con los directivos de la Fiorentina. Lo pagó una mesa. Retornaba con el doble de edad al lugar donde ingresó con 17 añitos, siendo un crío al que su padre y su tío, El Chino, fallecido y a quien dedica cada gol que marca, llevaban en coche a los entrenamientos diarios. Sin ese apoyo incondicional, Joaquín no se hubiese convertido en quien es, probablemente el pulso vital lo hubiese ganado su vocación chuflera, la inconsciencia juvenil del pequeño de ocho hermanos de una familia de pescadores.

SUEÑO CUMPLIDO“Siempre pensé en volver”. Tenía claro que sus últimas patadas serían en el Betis, entidad en la que figura como cuarto accionista al hacerse el pasado año con el 2% del capital social previo pago de un millón largo de euros. Iniciativa que le costó cara en casa: “Al enterarse, mi mujer me tuvo una semana durmiendo en el sofá”. Apuntar que previamente había aceptado una sustancial rebaja en sus emolumentos, pues en Italia percibía más del doble de lo que cobra en la actualidad.

Dinero al margen, Joaquín ha demostrado que su último paso no es caprichoso. Erigido por méritos propios en titular y correa de transmisión del entrenador sobre la hierba, continúa impartiendo magisterio. “Nadie me verá arrastrándome por un campo”, ha declarado. Y reconoce que nunca antes se había cuidado tanto, que necesita trabajar el doble para recuperarse de cada partido. “No llevo todos estos años en la élite por gracioso. También hay jugadores que no se ríen ni a la de tres y son auténticos fenómenos”.

Ya no juega pegado a la cal, el fútbol ha evolucionado: “Se ha perdido el regate. Lo mío era velocidad por banda, encarar, llegar a línea de fondo y ponerla atrás”, como Luis Figo, su referente. Se mueve más entre líneas, no le incomoda jugar a pierna cambiada y su aportación ha servido para ver cumplido el sueño de “devolver a Europa al Betis”.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120