aseguró que el CGPJ tenía que haber actuado preventivamente

La judicatura exige la dimisión de Catalá tras cuestionar a un juez de ‘La Manada’

El ministro de Justicia desata una tormenta al afirmar que el magistrado del voto particular “tiene algún problema singular”

J. García - Martes, 1 de Mayo de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Rafael Catalá, ministro de Justicia.

Rafael Catalá, ministro de Justicia. (D.N)

Galería Noticia

Rafael Catalá, ministro de Justicia.

“A mí me han dicho que es una persona que ha tenido algunos expedientes, que tiene algún problema”

Bilbao- “Todos saben que tiene algún problema singular”. Estas palabras del ministro español de Justicia, Rafael Catalá, refiriéndose al juez que dictó un voto particular en el caso de La Manada, Ricardo González, desataron ayer una tormenta política que llevaron, en un gesto inédito, a todas las asociaciones de jueces y fiscales -tanto conservadores como progresistas- a solicitar la dimisión del ministro que, recordemos, está ya reprobado por el Congreso de los Diputados.

La tormenta se gestó muy temprano cuando Rafael Catalá, en declaraciones a la Cadena Cope, cuestionó la capacidad del magistrado. “Me sorprende, sobre todo entre los miembros de la carrera que conocen el caso, que cuando todos saben que alguna persona tiene algún problema y tiene una situación singular, el Consejo no actúe y luego se produzcan resultados singulares. Eso se podría haber evitado”, continuó el ministro de Justicia.

Lejos de morderse la lengua, siguió hurgando en la herida y, aunque reconoció que no conocía al juez personalmente, insistió en que “todos lo saben, los jueces”. “Hay 5.400 jueces magníficos profesionales pero como en todas las corporaciones, hay algunas personas que tienen dificultades”, señaló. “El Consejo tiene una labor de organización y tutela de la carrera judicial -prosiguió Catalá-. Es un asunto muy delicado” e insistió en que “en el Tribunal Superior de Justicia de Navarra y en Navarra conocen muy bien esta situación y el Consejo tenía que haber actuado preventivamente”.

El ministro continuó afirmando que “no se trata de decirle al CGPJ que sancione a un juez por emitir un fallo o un voto particular”, algo que hace “en ejercicio de sus funciones”, pero sí de recordar que “la independencia del poder judicial se fortalece con el reconocimiento de la calidad de todos los miembros de la carrera” y “en eso el Consejo tiene una responsabilidad”.

En esta línea, aunque reconoció que sería una frivolidad afirmar que ese juez debería estar inhabilitado, Catalá incidió en que “la labor del Consejo es asegurar que quien ejerce la jurisdicción está en pleno ejercicio de sus facultades”. “Esa labor la tiene que ejercer. A mí me han dicho que es una persona que ha tenido algunos expedientes, que tiene algún problema”, añadió. Además, el ministro criticó el voto particular del magistrado al considerar que “una sentencia de 140 folios no puede tener 200 folios de voto particular con expresiones muy inadecuadas, que es lo que yo creo que ha generado el revuelo social. En eso se podía haber actuado preventivamente y en eso el consejo tiene una responsabilidad”, reiteró.

“Una temeridad”La respuesta del mundo de la judicatura no pudo ser más contundente. Las siete asociaciones de jueces y fiscales exigieron su inmediata dimisión por la “temeridad” de sus declaraciones. La Asociación Profesional de la Magistratura (AMP), Jueces y Juezas por la Democracia, Foro Judicial Independiente y la Asociación de Jueces y Magistrados Francisco de Vitoria junto con la Asociación de Fiscales, Unión Progresista de Fiscales y la Asociación Profesional Independiente de Fiscales firmaron un comunicado conjunto en el que reprochan al controvertido titular de Justicia que, con sus manifestaciones, había sembrado públicamente dudas sobre la capacidad y condición del magistrado.

“La intromisión del Ejecutivo en las labores que le corresponden exclusivamente al Consejo General del Poder Judicial (tales como la tutela o el impulso de la labor disciplinaria) y los comentarios acerca de la capacitación o no de un magistrado son una temeridad por quien ejerce como ministro de Justicia”, reza el durísimo comunicado. Y prosiguieron: “Hoy es por el juicio de La Manada pero mañana puede serlo por cualquier actuación que no sea del agrado del ministro o de su Gobierno”, reza la nota, que recuerda que Catalá ya fue reprobado por el pleno del Congreso de los Diputados en mayo del año pasado por su postura ante determinados casos de corrupción que afectan a compañeros suyos del Partido Popular.

También el Consejo General del Poder Judicial expresó su malestar. Además de asegurar que “no les constan que el juez discrepante tenga algún problema singular”, advirtieron que desde el CGPJ “nos gustaría mucho saber quiénes son esos que saben”, subrayó el vocal José María Macías, que recordó al ministro de Justicia que su obligación es colaborar con el “buen funcionamiento de la Justicia y con el Consejo”.

Juez del voto particular

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120