primero de mayo

Los grandes sindicatos pierden peso en el Estado frente a pequeños e independientes

Comisiones Obreras y UGT pasan en una década de contar con el 77% de todos los delegados al 68% actual

Xabier Aja - Lunes, 30 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Las pequeñas centrales siguen fieles al 1 de mayo.

Las pequeñas centrales siguen fieles al 1 de mayo. (Foto: Jose M. Martínez)

Galería Noticia

Las pequeñas centrales siguen fieles al 1 de mayo.

BILBAO- El sindicalismo afronta el Primero de Mayo en una fase de ligera recuperación de la afiliación tras los duros años de la crisis económica de hace una década que en el caso de las dos grandes organizaciones sindicales del Estado español, Unión General de Trabajadores (UGT) y Comisiones Obreras (CC.OO.), les supuso perder una quinta parte de su afiliación. Además han visto como su peso conjunto se ha reducido en casi diez puntos en beneficio de las candidaturas sindicales independientes y de los sindicatos más pequeños que ya suman casi un 20,7% de la representación total. En este porcentaje no están incluidos ni la Unión Sindical Obrera (USO), ni CSIF, ni ELA que son los otros tres sindicatos importantes por el número de delegados tras los dos grandes. Entre 2010 y 2017, las centrales sindicales CC.OO. y UGT han pasado de contar con casi el 77% de representación al 68%.

Según las certificaciones de la Dirección General de Trabajo, los dos grandes sindicatos españoles han tenido una perdida continuada de representatividad. Desde 2010, CC.OO. ha perdido 20.724 representantes, un 3,35% menos, mientras en el caso de la UGT han sido 25.197, un 5,17% menos).

Una vez más, el proceso es diferente en Euskal Herria donde ELA, el sindicato mayoritario, sigue con una fortaleza encomiable y donde la noticia es el lento pero casi constante declive de UGT.

En todo caso, y analizando el devenir general del sindicalismo en el Estado español, la recuperación económica y el fin del proceso de cierre de empresas ha permitido a las organizaciones sindicales recuperar afiliación aunque, lo que ya casi nadie cuestiona desde fuera de las centrales, el sindicalismo tiene que adaptarse a unos cambios en la sociedad y, sobre todo, en el mundo laboral notables.

Las grandes empresas industriales son ahora la excepción y no, la regla, en cambio las pymes, fundamentalmente en el sector servicios, están en crecimiento. El auge de la economía digital y la precarización del mercado laboral tras unas reformas que han debilitado el poder de los trabajadores frente a las empresas, está incidiendo en un movimiento sindical que no consigue acercarse a los jóvenes, a los trabajadores de las contratas, a los autónomos económicamente dependientes, etc.

Si a ello se le suma el desapego hacia la política organizada al modo tradicional de buena parte de la juventud, que ve en algunos de los grandes sindicatos etiquetas políticas determinadas, la ausencia de resultados tangibles en la lucha por alcanzar unas condiciones laborales dignas y en reducir la precariedad, se entiende el declive sindical, en especial de los grandes. Y la participación de sindicalistas en algunos casos notorios de presuntas corrupciones tampoco ayuda a atraer a los nuevos trabajadores.

En este contexto, las candidaturas sindicales independientes y los pequeños sindicatos están ganando cuotas de representatividad frente a los citados CC.OO. y UGT.

En las fábricas ya no es noticia que al lado de las siglas tradicionales surjan otras específicas de la empresa o la planta en cuestión. Muchas de ellas son escisiones de los sindicatos tradicionales.

Poco a poco este movimiento está creciendo y alguna organización, caso, por ejemplo, de la USO, defensor desde sus inicios de un modelo basado en la autonomía sindical, está intentando acercarse a estos grupos independientes para crecer, en base a una especie de colaboración a medida.

En todo caso, los cuatro mayores sindicatos españoles -UGT, CC.OO., CSIF y USO- han pasado por unos años, entre 2009, en los que alcanzaron sus máximos de afiliación, y 2015, en el que llegaron a tocar suelo, en los que han visto como su número de afiliados se reducía.

Estos afiliados permiten a los sindicatos contar con 266.118 delegados sindicales en empresas y centros de trabajo del Estado español. CC.OO. encabeza el listado, con 94.971;seguido de UGT, con 86.530;USO, con 10.793;CSIF, con 10.334;ELA, con 8.425, y otros sin especificar, con 55.065.


COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Economía

ir a Economía »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120