Cuestión de ética

Javier Orcajada del Castillo Bilbao - Domingo, 29 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Bankia acaba de repartir el dividendo de 2018 y lo lleva haciendo varios años a pesar de ser rescatado con 25.000 millones de euros de fondos públicos. Se supone que habrá pagado los impuestos correspondientes, aunque se ignora si está devolviendo el rescate. Por tanto, nada que objetar, aunque es provocativo el pago del dividendo con fondos públicos, de desahucios de viviendas o de trabajadores del banco despedidos. Es cuestión de ética, pero en este país esta palabra es desconocida. En Alemania, los jueces reciben lecciones de derecho del Tribunal Supremo. Las tiras de humor de actualidad de la prensa europea se nutren de la información sobre los títulos profesionales de Llarena, Lamela y los de la Audiencia Nacional, pues se sospecha que hayan sido otorgados por la URJC como los de Cifuentes, Pablo Casado, Maroto y otros que todavía no han salido del armario. Porque después del rechazo de los alemanes de la extradición por rebelión, ahora están pendientes de la petición de extradición por malversación por los gastos incurridos en la celebración del referéndum del 1-O. Pero he aquí que quien tiene que certificarlo, el ministro de Hacienda, Montoro, ante la petición del juez Llarena para tramitar el expediente ante los juzgados alemanes, certifica que no se dedicó ni un solo euro público con este destino, lo que hace que toda la base argumental del correoso juez del Supremo se derrumbe. A pesar de que la Guardia Civil detalla, como en las cuentas del Gran Capitán, que se había dedicado al referéndum casi 2 millones. Habría sido curioso conocer de cerca la reacción de los jueces alemanes ante otro nuevo resbalón de la Justicia española. Además, el bochorno se amplía a los jueces de Bélgica y Suiza rechazando las peticiones españolas de extradición. De momento, Llarena ha sufrido la humillación de retirar la tramitación por rebelión porque la única documentación enviada a los jueces alemanes son las imágenes de los malditos fotógrafos espontáneos que publica la prensa internacional en las que se ve a la Guardia Civil y Policía cargando el día del referéndum contra grupos de feroces revolucionarios compuestos por niños y ancianos produciendo miles de heridos. A pesar de los reiterados revolcones que le están propinando sentencias de tribunales de otros países y la petición de la ONU, el juez Llarena sigue negando autorización a Jordi Sánchez para presentar su candidatura a president de la Generalitat. Todas estas argucias legales que va descubriendo la Justicia internacional tienen su base legal en profundas leyes de tribunales españoles, pero adolecen de falta de ética. Decía un sabio: “Es un misterio de la ciencia ver cómo personas inteligentes dicen tonterías”. Fin de la cita.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120