Dos guerreros en el desfiladero de Miribilla

La afición lleva en volandas a lejarraga y gago en una noche en la que Bilbao se convirtió en la meca del boxeo europeo

Un reportaje de Carlos Zárate - Domingo, 29 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

El público de Miribilla vibró con Lejarraga y Gago.

El público de Miribilla vibró con Lejarraga y Gago.

Galería Noticia

El público de Miribilla vibró con Lejarraga y Gago.

AU! ¡Au! ¡Au!”. El Bilbao Arena se convirtió ayer por un día en el desfiladero de las Termópilas haciendo suyo el famoso grito espartano. Los fieles seguidores de Kerman Lejarraga y Andoni Gago llenaron el feudo bilbaino apoyando a sus guerreros en una noche especial, casi inolvidable. “Kerman, Kerman” resonaba en las gradas. “Egurreeeee”, le gritaron. “Vamos Machito. Dale Gago. Jo ta ke, irabazi arte”, jalearon. El pabellón de deportes casi se viene abajo cuando hicieron aparición. Una caldera a punto de ebullición. No obstante, el espectacular ambiente que se vivió en las gradas ya se había trasladado por la tarde a las inmediaciones del recinto. Los accesos se restringieron horas antes de la velada. Los bares de las inmediaciones no daban abasto. Los ojos de Europa estaban puestos en la capital vizcaina, con dos títulos en juego. Y la afición local no defraudó a los suyos.

Kerman y Andoni demostraron una vez más que si de algo son culpables es de haber hecho resurgir el boxeo en Bizkaia. Ambos siguen a pies juntillas la ley de morir matando y nunca se dejan nada. Por eso el público les aclama. El primero en incendiar el coloso bilbaino fue el púgil de Otxarkoaga. El Machito salió al ring con los colores de México y respaldado por la música de Los Tigres del Norte. Dinamita azteca. Luego llegó el turno de Lejarraga. El Bilbao Arena explotó y se vino abajo. Éxtasis puro.

Kerman Lejarraga y Andoni Gago demostraron una vez más que si de algo son culpables es de haber hecho resurgir el boxeo en Bizkaia

En cuanto al resto de la velada, Ieltxu, El Martillo, Lahuerta se impuso al georgiano David Gegeshidze en el segundo asalto. El púgil barakaldarra tenía hambre de boxeo y muchas ganas de dar una alegría al público local tras quedarse con un sabor agridulce en su última aparición en la capital vizcaina, durante la última edición del Master Series, cuando su combate se saldó con un nulo tras un codazo fortuito a David Trallero, que obligó al árbitro a detener el combate en el primer asalto. Por este motivo, El Martillo tenía marcado en rojo en el calendario la fecha de ayer. Ya avisó en la previa que había estudiado a conciencia a su rival y su estrategia se cumplió a la perfección. Percutió a su oponente para llevarse el pleito.

Jon, The Goodboy, Míguez se encontró una prueba diferente a la de la última vez en el frontón Bizkaia, que se llevó a los puntos. En el Bilbao Arena, Ilya Usachev le puso las cosas más difíciles que Zaza Amiradze, que solamente le duró minuto y medio de cena en el infierno. El ruso, afincado en Estados Unidos, trató de buscarle las cosquillas al púgil vizcaino, eliminando las distancias, entrando en el intercambio sin miedo a nada. De hecho, en el quinto asalto, el local las pasó canutas por la pegada de un adversario con intención de hacer daño. El drama se mascó en el ambiente.

Pero al pupilo de Txutxi del Valle hace falta algo más que arrojo para tumbarlo. En el espectacular pleito, quizás el de más intensidad de toda la batería previa a los estelares, Míguez tuvo que exponer diferentes razones de peso. Estuvo dominador, sobre todo en el último toque de campana, pero también asomó con ciertas dosis de dudas cuando su contrincante respondía a sus manos. Míguez, peleador bravo, mostró otras caras, cuestión positiva a la hora de valorar su camino en el profesionalismo. Usachev paró su camino en el mundo del K.O., pero le mantiene vivo en la senda del triunfo. The Goodboy tuvo que exprimirse y sacó adelante una pelea emocionante, de esas que hacen afición. Como la que nunca abandona a Míguez. Siempre dispone del aliento de sus fieles, aunque pinten bastos. Así, apoyado por su inquebrantable hinchada, Míguez mostró su versión más sufridora, esa en la que los prospectos se convierten en campeones. The Goodboy encajó con aplomo los envites del ruso para sumar una muesca más en su prometedor currículum.

Respecto al resto de los pleitos, Alex Mora se impuso a Cristian Rodríguez;Alejandro Moya a Avelino Vázquez, Boy Jones venció a Stefan Nicolae,Ionut Baluta ganó a los puntos a Yerzhan Zalilov y Jorge Fortea ganó a Azael Cosío a los puntos por decisión unánime.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Deportes

ir a Deportes »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120