Arte kritika

La cespedosa metafórica de Juan Manuel Castro

Por Edorta Kortadi - Sábado, 28 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Juan Manuel Castro Prieto (Madrid, 1958), premio nacional de Fotografía 2015, presenta en Tabakalera su producción fotográfica, seleccionada por Chema Conesa, comisario de la muestra, en torno a la población salmantina de Cespedosa de Tormes, pueblo de sus antepasados, y eje sentimental de todo su discurso.

Espacios, objetos, personas, de carácter familiar y testimonial, le llevan al autor a producir un cúmulo de imágenes en torno a la España rural, aislada y herrumbrosa, cargada de silencios y telarañas, en la que hombres y mujeres aparecen congelados e insertos en sus propias coordenadas de soledad, aislamiento, magia y misterio.

En los primeros objetos plasmados en la década de los 80, fotografía desnuda y directa, es donde encontramos sus mayores y más plenos aciertos: Cama de los corrales (1983), Trapo (83), Colchón de la luz (89). Objetos de un mundo rural vistos con ojos mágicos que desprenden aislamiento y soledad a partes iguales. Aislamiento y silencio que se capta también en muchos de sus retratos: Pablo y Fernanda (1984), y de sus rotundos y negros paisajes: Carretera de Cespedosa (87), Río Tormes (93).

En algunas de sus fotografías fragmentadas, logra también Castro algunos de sus mejores registros, como en Álbum perdido(93-95), Río Tormes(93). Fotografía en blanco y negro,comoGolondrina (96), que poseen todo su poder, donde el tiempo aparece congelado, enigmático, y a la que el color algo gastby, cuando lo utiliza, parece aportar poco, salvo en alguna ocasiones: Cuestión de suerte (2008), Naturaleza muerta redonda(2015), La memoria del agua (15).

Y es que Castro parece conectar con los fotógrafos populares y anónimos de nuestros pueblos y ciudades de postguerra, de los que se nutrían nuestros recuerdos familiares, nuestras consolas y las fotografías de pasillos y comedores. Fotografía homenaje y metáfora de sus raíces populares, de sus antepasados, padres, y sobre todo de una realidad ya pasada, o solo congelada en el instante de la cámara fotográfica. Mundo que también ha sido plasmado con anterioridad por el pintor Antonio López veinte años antes.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120