Aimar no perdona

Olaizola avanza a las semifinales del manomanista en un partido en el que rezusta plantó batalla pero fue superado por la solidez de su rival

Jokin Victoria de Lecea - Sábado, 28 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Aimar Olaizola

Aimar Olaizola (Iñaki Porto)

Galería Noticia

Aimar Olaizola

Duración: 34:24 minutos de juego.

Saques: 7 de Olaizola II (tantos 3, 4, 7, 8, 9, 20 y 22) y 2 de Rezusta (tantos 6 y 8)

Faltas de saque: Ninguna

Pelotazos: 150 pelotazos en juego.

Tantos en juego: 4 de Olaizola II y 6 de Rezusta.

Errores: 9 de Rezusta.

Marcador: 1-1, 2-3, 4-4, 10-5, 11-8 y 22-8

Botilleros: Ejercieron de botilleros Pablo Berasaluze (con Olaizola II) y Mikel Gallastegui (con Rezusta).

Apuestas: Se cantaron posturas de salida de 100 a 30 a favor de Olaizola.

Incidencias: Partido correspondiente a los cuartos de final del Campeonato del Manomanista de Primera de la LEP.M disputado en el Frontón Municipal de Bergara. Lleno. En el primer partido, Bakaikoa ganó a Darío (16-22).

Bilbao- Se necesita mucho trabajo para hacer daño a Aimar Olaizola. Labor de picador para derribar una muralla enorme, casi infranqueable en los duelos del mano a mano. Pared delante y pared detrás. El ataque constante es necesario y buscar remates de acróbata o poderosos mazazos para poder sumar cartones en su contra. Pero cuando la cosa se da la vuelta todo cambia. El mínimo hueco es hallado por el goizuetarra. Con su ojo clínico encuentra cada vacío que hay en la cancha y gracias a su habilidad es capaz de poner la pelota ahí, inalcanzable. Beñat Rezusta vivió claramente esa situación en sus carnes. El zaguero de Bergara lo intentó de todas las maneras posibles e incluso llegó a poner en jaque a Olaizola. Pero no aguantó el ritmo. Empezó a fallar ligeramente y el delantero navarro lo destrozó. Tras una mitad tremendamente igualada y que hizo creer en la sorpresa, el marcador pasó del 10-8 al 22-8.

No se le pudo achacar falta de valentía ayer a Rezusta. Busco restar de aire la mayoría de los saques de Olaizola con la clara misión de evitar el saque remate. Funcionó por momentos y cuando consiguió dominar el tanto castigó. Aunque no fue suficiente. Al bergararra le faltó realizar grandes tacadas para marcharse en el marcador cuando el juego le fue favorable. El goizuetarra supo sufrir y minimizar los daños. Cada tanto vino con un peaje de energía gastada para Rezusta y eso le llevó al cansancio y a la frustración. El zaguero guipuzcoano vio cómo su buen juego inicial no se tradujo en un resultado más favorable y con el paso del partido sus pelotazos empezaron a hacer menos daño. Fue el momento en el que Aimar vio el camino libre hacia las semifinales y no lo dejó escapar.

Olaizola tuvo que trabajar mucho para encontrar su vía de escape. En los primeros pelotazos, el dominio de Rezusta fue claro. Su izquierda fue un martillo y la derecha también acompañó como aliada inesperada. Aimar trató de forzar los golpes de aire del bergararra y consiguió que sumara algún error con su volea, pero aun así, Beñat no se achantó. Cogió el guante y se metió de lleno en la batalla de pelotazos sin bote. Aguantó con entereza gracias a su sotamano e incluso dejó muy buenos remates que sorprendieron a Olaizola, impropios de un zaguero. En esa fase, el goizuetarra consiguió marcharse hasta el 10-4 gracias al acierto con el disparo inicial, pero Rezusta no tiró la toalla e igualó el encuentro hasta el 10-8.

Pero otra vez más al guardaespaldas guipuzcoano le faltó aprovechar su buen momento. Rematar a la presa herida en un momento clave. Olaizola volvió a respirar y ya no perdonó ni una más. El cansancio empezó a hacer mella en Rezusta, que bajó considerablemente sus prestaciones, y el goizuetarra fue ampliando la distancia. Con cada golpe recibido, la frustración aumentó. El bergararra trató de dar la vuelta a base de remates arriesgados, jugándosela al todo o nada. Sin embargo, fue peor el remedio que la enfermedad y Olaizola se fue hasta el 22.

Manomanista de SegundaPor otra parte, en el partido que abrió el festival, Joanes Bakaikoa avanzó a las semifinales del Manomanista de Segunda después de eliminar a Darío Gómez. El partido estuvo marcado por la dureza impuesta por los dos pelotaris y la exigencia física fue lo que terminó por decantar la balanza definitivamente. El delantero de Ezcaray sufrió más en la parte final y vio como su rival le derrotaba por 16-22.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120