La jueza impone la pena máxima de 25 años a Jorge M. por el asesinato de Leyre

La sentencia recoge que mató de forma “perversa” a su exmujer al no aceptar la separación

Sandra Atutxa - Sábado, 28 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Juicio por la muerte de Leyre Rodríguez en Bilbao

Juicio por la muerte de Leyre Rodríguez en Bilbao (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Juicio por la muerte de Leyre Rodríguez en Bilbao

Bilbao- Veinticinco años de cárcel por asesinar de manera “perversa” a su exmujer y después simular su atropello. Esa es la condena impuesta por la jueza Silvia Martín a Jorge M., considerado por unanimidad del jurado popular culpable de un delito de asesinato con alevosía contra su exmujer, Leyre Rodríguez, con los agravantes de género y parentesco.

En la sentencia hecha pública ayer, el Tribunal de la sección primera de la Audiencia de Bizkaia priva a Jorge M. de la patria potestad de sus dos hijos menores y le prohíbe comunicarse y aproximarse a ellos y a los familiares más próximos a la víctima en un plazo de treinta años. Según la sentencia, contra la que cabe recurso, el condenado, que tuvo con su exmujer dos hijos, de 2 y 6 años en el momento en el que se produjeron los hechos, también deberá indemnizar con 200.000 euros a cada uno de ellos, así como con 30.000 euros al hermano de la víctima, que se ha hecho cargo del cuidado y educación de los dos menores.

La Audiencia de Bizkaia señala que está justificado imponer “la pena máxima legalmente posible” de 25 años de prisión en este caso, en el que el condenado mató su exmujer de una forma “perversa”, causando daño a sus hijos por “la pérdida de su madre tan dramática y cruel” a manos de “su propio padre”, por lo que añade “más gravedad y dolor a los hechos”. Por su parte, la abogada de la familia, Casimira Cortés, reconoció ayer a DEIA sentirse satisfecha con la sentencia dictada por la jueza. “Estoy muy satisfecha no solo por la condena de prisión sino también por las penas accesorias que se le han impuesto por lo que hizo”, destacó la letrada. La familia de Leyre Rodríguez también ha recibido la sentencia con satisfacción, pero siendo conscientes de que nada les devolverá lo que aquella madrugada del 7 de agosto de hace casi tres año les arrebató Jorge M.

La sentencia considera probado que sobre las 21.30 horas del 7 de agosto de 2015 el condenado, que no había terminado de aceptar la ruptura de su matrimonio con la víctima, acudió al domicilio de Leyre Fernández en el barrio de Ollargan de Bilbao “con la intención de acabar con la vida de su exmujer”, de 34 años .

AsesinatoUna vez en el interior del domicilio el condenado de forma “sorpresiva, le tapó la boca y la nariz, y presionándola fuertemente con las manos” la llevó al baño, donde la golpeó “hasta un mínimo de seis veces en la cabeza con el escalón de la bañera”. Con esos golpes, según recoge la sentencia, Leyre Rodríguez quedó semiinconsciente y Jorge M. la cogió y la llevó al pasillo del piso. Pasadas tres horas cargó con ella y la introdujo en el maletero de su coche, estacionado frente a la vivienda, para llevarla hasta una carretera del barrio de La Peña, dirección Arrigorriaga, donde la dejó tendida en la cuneta.

Las pruebas practicadas por los médicos forenses que declararon en el juicio recogen que Leyre todavía estaba con vida cuando su exmarido la dejó en la carretera. Después, tal y como recoge la sentencia, el condenado, tratando de simular un accidente con la finalidad de acabar definitivamente con la vida de la joven y “persiguiendo provocarle la muerte, la arrolló varias veces”, pasando por encima del cuerpo de su exmujer. La resolución pone de manifiesto que la forma en que pasó con el vehículo sobre el cuerpo “fue una conducta tendente a asegurarse la muerte de la víctima”, quien ante la forma “sorpresiva” del ataque que sufrió no tuvo ninguna posibilidad de defenderse.

La Audiencia vizcaina, que no ve arrepentimiento en el hombre, relaciona la actuación del acusado con la condición de mujer de la víctima es decir, “en el sentido de una situación tendente por el hombre a expresar el dominio y tratar a la mujer como ser inferior”.

En este sentido, la asociación Clara Campoamor, que ha ejercido la acción popular en este juicio, recibió ayer la sentencia con gran “agrado y satisfacción”. Ana Hernando, la letrada que se encargó del caso, aseguró ayer a DEIA que se la sentencia ha hecho justicia. “Mi planteamiento de cara al juicio era darle voz a Leyre. A ella le quitaron la vida y creo que se ha conseguido el objetivo fijado”, concluyó.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sucesos

ir a Sucesos »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120