‘invitación de boda (wajib)’

Un choque entre dos generaciones

Respetando una tradición palestina, shadi ayuda a su padre a entregar en mano todas las invitaciones de boda de su hermana

Un reportaje de Jon Caballé - Viernes, 27 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Tráiler de "Invitación de boda"VER VÍDEOReproducir img

(YOUTUBE)

Galería Noticia

Tráiler de "Invitación de boda"Reproducir

H ACE quince años, la directora palestina Annemari Jacir pasó a la historia cuando su corto Como veinte imposiblesse convirtió en el primer corto árabe en formar parte de la selección oficial del Festival de Cannes. No solo eso, sino que también fue nominado al Oscar. Desde entonces, Jacir ha dirigido y producido diecisiete películas y ahora presenta su último largometraje,Invitación de boda (Wajib). A partir de una tradición palestina, la directora teje un dramático relato en torno a las relaciones familiares, el paso del tiempo y los cambios vitales.

El filme narra la historia de Abu Shadi, un padre divorciado y profesor de unos 60 años que vive en Nazaret y cuya vida cambiará en un mes, cuando su hija se case, ya que vivirá solo. Mientras, Shadi, su hijo arquitecto, vuelve de Roma tras llevar muchos años fuera para ayudar a su padre a entregar en mano todas las invitaciones, como establece la tradición palestina. Que pasen el día juntos en el coche hará brotar las tensiones existentes en su relación y supondrá un gran reto para sus vidas.

Acerca del origen del proyecto, Annemarie Jacir nombra la palabra “wajib”, cuyo significado es “deber social”. Así se define la tradición palestina que implica que en una boda los hombres de la familia, normalmente padres e hijos, deben entregar las invitaciones de boda en mano a cada uno de los invitados, ya que si no se entregan personalmente, se considera una falta de respeto. En ese sentido, Jacir desvela que cuando la hermana de su marido se casó, ella decidió acompañar a su padre e hijo como “una observadora silenciosa” y así pasó cinco días viajando por la ciudad y los pueblos de alrededor.

“A veces resultaba divertido, y otras doloroso. Había tensiones generadas tras haber puesto a prueba su relación padre e hijo que brotaban en pequeñas dosis”, recuerda. Este fue el hilo conductor de Invitación de boda (Wajib), donde un padre se reencuentra con un hijo que ha viajado y conocido otras culturas, para poner en común sus vidas y pasado.

etiquetas: critas de cine

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120