DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
reforzar una estructura defensiva

Retoques orientados a ganar en solidez

Con la llegada de Imanol, la Real modificó su dibujo táctico a fin de reforzar una estructura defensiva débil sin que haya mermado su pegada

José L. Artetxe - Viernes, 27 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Juanmi y Zurutuza celebran un gol en Anoeta.Foto: Efe

Juanmi y Zurutuza celebran un gol en Anoeta.Foto: Efe

Galería Noticia

Juanmi y Zurutuza celebran un gol en Anoeta.Foto: Efe

Bilbao- Caer el pasado fin de semana en La Rosaleda sin pegar una patada ha afeado el balance de la breve etapa de Imanol Alguacil en la dirección de la Real Sociedad. A Jokin Aperribay le costó una barbaridad dar su brazo a torcer, aguantó a Eusebio Sacristán más de lo que el entorno hubiese querido y menos de lo que él mismo deseaba. La errática trayectoria del equipo, así como la ausencia de síntomas objetivos que permitiesen atisbar una reacción, precipitaron a mediados de marzo el cambio de técnico. Dando por amortizada la temporada, el Consejo optó por una solución práctica a fin de no hipotecar la siguiente campaña. El elegido poseía el perfil idóneo para gestionar el final de la Liga sin sobresaltos.

Buen conocedor de la casa y perfectamente consciente del papel transitorio que se le adjudicaba, Imanol enseguida corrigió aquellos aspectos tácticos que habían lastrado a su antecesor, obsesionado con mantener un esquema definido contra viento y marea. Puede afirmarse que el recién llegado cayó de pie en el vestuario al encadenar cuatro marcadores favorables. Cortó la hemorragia defensiva (52 goles recibidos en 29 partidos) con un retoque simple consistente en situar a Aritz en el lateral derecho y avanzar a Odriozola, un defensa que en realidad ejercía de extremo y generaba con ello un agujero evidente. Además, siguiendo el catecismo que aplicaba en el filial, Imanol transformó el 4-3-3 inspirado en la escuela del Barcelona en un 4-2-3-1. Esto favoreció un mayor equilibrio del bloque, que, con las líneas más juntas, ganó en solidez sin merma del potencial ofensivo.

En su estreno en Ipurua, Imanol arrancó un empate sin goles que dejó satisfecho al personal. Un primer paso al que siguió el 5-0 sobre el Girona, cita para la que modificó la mitad de la alineación. La presencia de Pardo fue la noticia, pues con Eusebio apenas había jugado media hora, pero resultó clave Zurutuza con tres asistencias saliendo del banquillo. De nuevo hubo novedades en el tercer once de Imanol, en la portería obligada por lesión de Moyá. El triunfo en Canarias sobre la desahuciada Unión Deportiva empezó a alentar expectativas dormidas. De repente, Europa no estaba tan lejos.

La confirmación de que se estaban tocando las teclas adecuadas se produjo ante un Anoeta que se frotaba los ojos. La Real brindó su mejor encuentro del curso con un meneo y tres goles en la red del áspero Atlético de Madrid. Sonaron entonces algunas voces reclamando al presidente que valorase a Imanol como una alternativa de futuro interesante. El protagonista aprovechó el viento de cola para hacer gala de su sentido común. Declaró que él era un técnico en formación, sin el suficiente bagaje profesional para asentarse en la élite, de momento al menos.

el tropiezoEl episodio en casa del colista, aparte de helar la euforia instalada en la calle, vino a confirmar que Imanol sabe dónde se halla y cuál es su tarea. Es probable que él mismo se pusiera la soga al cuello en su intento por contentar a la plantilla coincidiendo con una cita que se auguraba muy asequible. En los partidos previos fue clara su intención de abrir la mano e integrar en la competición al mayor número de efectivos, pero en Málaga se pasó de rosca al ordenar siete cambios de golpe con las consecuencias conocidas. Aritz, el talismán en defensa, el hombre con el que se había blindado la portería durante 360 minutos, Navas, Illarramendi, Oyarzabal y Willian estuvieron entre los reservados. Un lujo que seguro no tendrá prolongación mañana ante el Athletic.

La Real recordó en exceso al equipo gobernado por Eusebio: mucha posesión estéril y una irritante flojera atrás. Derrota e imagen que certificaron, entre otras cuestiones, que la fragilidad no era un mal imputable al portero, léase a Rulli, diana favorita de la afición, que el problema estriba en la intensidad y la aplicación del colectivo. Y en su colocación sobre la hierba.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120