Bayern de Múnich 1 - Real Madrid 2

Maneras de campeón

El Real Madrid aprovecha dos despistes del Bayern, aguanta la acometida de su rival, sale casi indemne de munich y encarrila el camino a otra final

Roberto Morales - Jueves, 26 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Franck Ribery (c) de Bayern disputa un balón con Dani Carvajal (i) de Real Madrid.

Franck Ribery (c) de Bayern disputa un balón con Dani Carvajal (i) de Real Madrid. (EFE/LUKAS BARTH)

Galería Noticia

Franck Ribery (c) de Bayern disputa un balón con Dani Carvajal (i) de Real Madrid.

Bayern de Múnich 1

Real Madrid 2

BAYERN DE MÚNICH: Ulreich;Kimmich, Boateng (Min. 34, Süle), Hummels, Rafinha;Javi Martínez (Min. 75, Tolisso), James;Robben (Min. 8, Thiago), Müller, Ribery;y Lewandowski.

REAL MADRID: Keylor Navas;Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Marcelo;Casemiro (Min. 83, Kovacic), Kroos, Modric, Lucas Vázquez, Isco (Min. 46, Marco Asensio);y Cristiano Ronaldo.

Goles: 1-0: Min. 28;Kimmich. 1-1: Min. 44;Marcelo. 1-2: Min. 57;Marco Asensio.

Árbitro: Bjorn Kuipers (Holanda). Amonestó a Casemiro por el Real Madrid;y a Ribery Thiago por el Bayern.

Incidencias: Allianz Arena. Lleno, 70.000 espectadores.

munich- El Real Madrid conquistó por tercera ocasión consecutiva el Allianz Arena, para dar un paso firme hacia la final de Kiev y la búsqueda de la tercera corona consecutiva, tras superar momentos de sufrimiento ante el empuje del Bayern pero acabar resurgiendo con la pegada de Marcelo y Marco Asensio.

Las bestias negras son cosas del pasado para un Real Madrid que domina el fútbol europeo y ya es leyenda tras ser el primero en conquistar dos Ligas de Campeones consecutivas y tres de las cuatro últimas ediciones. El presente lo marca un gen ganador. El Bayern, dominador total del fútbol alemán donde no encuentra rival, salió con ganas de revancha ante su último verdugo. El duelo de colosos y favoritos al título arrancaba con un ritmo endiablado que impedía ejecutar la idea inicial de Zinedine Zidane. La ausencia de Alaba era un factor a explotar que le hizo decidirse. El intocable Benzema al banquillo. El Real Madrid jugaría con un solo punta y Lucas Vázquez buscando las cosquillas a un lateral cambiado de banda como Rafinha en la solución de urgencia de Heynckes.

Los planes de Zidane no salieron. Apostar por futbolistas como Modric, Kroos e Isco para tener el balón pero acabar corriendo detrás de él no era lo esperado. El plan de Heynckes de atacar con extremos se modificaba con la entrada de Thiago, sin embargo su presencia le daba el balón. Junto a James, con ganas enormes de demostrar a Zidane que se equivocó, pusieron el criterio al juego.

Al Bayern le sobra corazón y de la nada saca goles. El Real Madrid solo jugaba en largo y directo. Alejado de su identidad. La primera subida de Marcelo dejó metros a su espalda que devoró Kimmich. Encontró el error de Keylor Navas, el segundo grave consecutivo tras el tercer tanto de la Juve en el Bernabéu, y adelantó al Bayern.

Boateng, segunda lesión Llegaron momentos de duda en los que supo sufrir el Real Madrid y perdonó el Bayern, especialmente Ribery cuando completamente solo controló mal y no definió ante la salida de Keylor. Llegaba la segunda lesión, de Boateng, como un directo al mentón del Bayern. Heynckes se quedaba sin dos cambios ante el desgaste que le esperaba a su equipo. Hummels perdonaba otra clara tras córner.

Fue cuando llegó el tanto del respiro. Confiado siempre en sus posibilidades, de un centro que cayó del cielo de Lucas Vázquez, apareció la zurda de Marcelo, que a un minuto del descanso ponía el empate.

El tanto les permitía defender bien y salir al contragolpe. Zidane para eso, cambió en el descanso a Isco, con molestias en un hombro, por Marco Asensio y a un 1-4-4-2 en el que el Real Madrid recuperó credenciales.

Fue una segunda parte en la que Ribery hizo todo lo posible por ser el héroe del partido pero Asensio le arrebató el protagonismo. El extremo francés hizo diabluras desde el costado izquierdo, sometiendo a tal desgaste a Carvajal que acabó lesionado. Dos recortes y asistencia a Müller para que Ramos fuese salvador.

Cuando se esperaba el aluvión del Bayern llegó un regalo que decide un gran partido. El error de Rafinha marcó el duelo en una salida de balón, con su equipo volcado y dando el pase a Asensio. Corrió con velocidad junto a su socio Lucas Vázquez y la asistencia la mandó a la red con tranquilidad y un disparo cruzado. El Real Madrid ya había golpeado de nuevo.

Faltaba algo más de media hora de dejarse el alma defendiendo ante un Bayern que atacó con más corazón que cabeza y nunca se dio por vencido. El partido moría con otra ocasión marrada por Lewandowski.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Fútbol

ir a Fútbol »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120