conductas irregulares

La denuncia ciudadana destapa un fraude fiscal de 6,8 millones

Los avisos sobre conductas irregulares crecen hasta los 263 anuales
Un tercio de ellas terminan archivándose

Aitziber Atxutegi - Jueves, 26 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Una ciudadana completa un modelo de denuncia frente a la sede de Hacienda. Foto: Borja Guerrero

Una ciudadana completa un modelo de denuncia frente a la sede de Hacienda. Foto: Borja Guerrero

Galería Noticia

Una ciudadana completa un modelo de denuncia frente a la sede de Hacienda. Foto: Borja Guerrero

Gernika- Un folio en blanco con un aviso anónimo. “Fulanito hace ostentación de que no paga a Hacienda lo que debe”. Hay quien denuncia arrendamientos no declarados o quien ha pedido una factura que no le han dado. También llegan denuncias de los juzgados. Hacienda recoge al mes decenas de denuncias ciudadanas en relación a posibles casos de fraude fiscal. Solo el año pasado, estos avisos, que alcanzaron los 263, destaparon 1,5 millones de euros evadidos;desde que se pusiera en marcha en 2012, ya se han recuperado 6,8, más otros 2,7 millones de euros en sanciones.

El diputado de Hacienda y Finanzas, José María Iruarrizaga, respondió ayer a la apoderada de Podemos, Asun Merinero, sobre las denuncias ciudadanas que se han registrado en el departamento sobre posibles casos de fraude fiscal. Explicó que el modelo IDP se puso en marcha en 2012 para canalizar la colaboración ciudadana en la lucha contra estas infracciones, “haciéndole partícipe de ella”, de forma que “cualquier ciudadano” puede alertar a la Hacienda foral si tienen constancia de que se esté produciendo alguna situación irregular. A través de este modelo -que puede descargarse de la página web de la Diputación-, el denunciante identifica a la persona contra la que se interpone la denuncia, describir el hecho denunciado y, si es posible, aportar documentación que permita acreditar los hechos. No obstante, a Hacienda también le llegan este tipo de denuncias a través de otros medios, “como el correo electrónico, postal o de forma presencial;a veces es una simple denuncia anónima en un folio en blanco que nos llegan a mí, al director de Hacienda o a la dirección de Inspección”, describió Iruarrizaga. “Y se tramitan todas”.

El objetivo de Hacienda, especificó, es facilitar, a través de cualquier medio, la implicación de la ciudadanía en la lucha contra el fraude. El diputado foral sí admitió que, a diferencia de lo que ocurre en Gipuzkoa y Araba, en Bizkaia se decidió descartar la vía telefónica, al considerar que “no conducía a nada positivo;genera bastantes problemas, porque una conversación telefónica sin más tiene muchos menos efectos que una denuncia escrita en un texto”.

Las cifras demuestran que cada vez son más las personas que denuncian ante la Hacienda a contribuyentes que no cumplen con sus obligaciones fiscales. Si en 2015 se presentaron 182 avisos a través de esta vía, el año pasado esa cifra se elevó hasta los 263. La comprobación de la situación de 52 contribuyentes a lo largo del ejercicio permitió recuperar 2,2 millones de euros de impagos, 1,5 defraudados y otros 700.000 euros en multas;más del doble de expedientes que en 2015 (22) y dos veces más fraude aflorado (1,2 millones). En cifras globales, las actuaciones iniciadas por este tipo de denuncias han permitido aflorar 6,8 millones de euros desde 2012 e imponer sanciones por otros 2,7 millones.

Todas las denuncias son confidenciales, tanto para el denunciante como para el denunciado. Al primero no se le informará del resultado de las actuaciones y el denunciado nunca sabrá cuál ha sido el origen de la investigación. “De este modo se protege la identidad de la persona que presenta la denuncia”, explicó Iruarrizaga, aunque reconoció que “hay personas que prefieren hacerlo de forma anónima”.

“Ninguna cae en saco roto”Lleguen por la vía que lleguen, prosiguió, todas reciben el mismo tratamiento: se registran por parte de la sección de Documentación Fiscal, que elabora un informe sobre la denuncia y la persona denunciada. “Ninguna denuncia cae en saco roto”, advirtió Iruarrizaga. En base a ese informe, los servicios técnicos deciden archivar la denuncia, “porque es inconsistente y no aporta pruebas suficientes”, o, si hay indicios de fraude, se realizan actuaciones por parte de Inspección. A lo largo del año pasado, se archivaron un total del 39,54% de las denuncias presentadas, un porcentaje que ha ido descendiendo desde el 52,41% de 2015.

Para Asun Merino, los datos aportados por el responsable de Hacienda demuestran que la colaboración con la ciudadanos en la lucha contra el fraude fiscal es “importante”, aunque dejó claro que “no se puede dejar en la ciudadanía la responsabilidad en la persecución de las conductas fraudulentas, que corresponden sobre todo a las instituciones públicas”. En cualquier caso, lamentó que en el territorio resulta “complicado” realizar este tipo de denuncias, tanto por la falta de información a la ciudadanía sobre esta posibilidad, por la inexistencia de un teléfono para poder realizar esta gestión como por el mismo trámite. “Hablamos de voluntad política”, le respondió Merinero.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Bizkaia

ir a Bizkaia »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120