Editorial

Democracia debilitada

En los últimos meses, pero no solo, los poderes del Estado han extendido procederes que ponen en cuestión derechos universales y preceptos consagrados en la Constitución que pretenden defender

Miércoles, 25 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

LA ausencia de respuesta desde el gobierno del Estado, y más concretamente desde el Ministerio del Interior de Juan Ignacio Zoido y su dependiente Delegación del Gobierno en Madrid, que ocupa Concepción Dancausa, a las merecidas exigencias de responsabilidades a raíz del decomiso por la Policía Nacional de prendas amarillas a los aficionados barcelonistas en la final de Copa solo se explica en su aquiescencia con los hechos. Esto es preocupante porque no parecen tomar conciencia del deterioro de las libertades individuales que implica. La mera pretensión de apelar al artículo 2 de la Ley del Deporte que define como posible incitación a la violencia la exhibición “de pancartas, símbolos, emblemas o leyendas que (...) inciten, fomenten o ayuden a la realización de comportamientos violentos” para explicar tan descabellada extralimitación -la de presuponer el ánimo con que se viste de un color- es un escandaloso proceder que vacía de garantías los procedimientos que deberían someterse a los preceptos definidos por la Constitución que dicen defender y que se recogen y consagran en su título I. Tales como que España es un “Estado social y democrático de derecho que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político” (artículo 1.1);que “la Constitución garantiza el principio de legalidad (...) la irretroactividad de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales, la seguridad jurídica (...) la interdición de la arbitrariedad de los poderes públicos (9.3);que “las normas relativas a los derechos fundamentales y a las libertades que la Constitución reconoce se interpretarán en conformidad con la Declaración Universal de los Derechos Humanos y los tratados y acuerdos internacionales sobre las mismas materias ratificados por España” (10.2);que “toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad” (17.1);que “se reconocen y protegen los derechos a expresar y difundir libremente pensamientos, ideas y opiniones” (20.1);que “el ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa” (20.2);“que los derechos y libertades reconocidos (...) vinculan a todos los poderes políticos (53.1)... y especialmente que “todas las personas tienen el derecho a obtener la tutela efectiva de jueces y tribunales” (24.1). La persecución de la divergencia roza la radicalidad.

etiquetas: editorial deia

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120