Día Internacional del Libro

Una fiesta para las letras

Bilbao celebró ayer el Día Internacional del Libro con estands en la calle en los que varios autores firmaron sus ejemplares a numerosos lectores

Un reportaje de Araitz Garmendia - Martes, 24 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Los puestos de la calle Berastegui estuvieron vendiendo libros hasta las 21.00 horas. Fotos: Oskar González

Los puestos de la calle Berastegui estuvieron vendiendo libros hasta las 21.00 horas. Fotos: Oskar González

Galería Noticia

Los puestos de la calle Berastegui estuvieron vendiendo libros hasta las 21.00 horas. Fotos: Oskar González

eL que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”, decía Cervantes. Precisamente la fecha de fallecimiento de este autor -la misma que la de Shakespeare y Garcilaso de la Vega, el 23 de abril de 1616- es la que marca la celebración del Día Mundial del Libro.

La calle Berastegui de Bilbao se convirtió en el lugar en el que ayer se dieron cita libreros, escritores y aficionados, en una jornada organizada por la Asociación de Librerías de Bizkaia. En los diferentes puestos firmaron ejemplares hasta las 21.00 horas autores como Toti Martínez de Lezea, Jon Arretxe, Ibon Martín, Alfonso del Río, Félix Modroño, José Javier Abasolo, Inma Roiz o Héctor Ortega, entre otros. Kepa Torrealdai, presidente de la Asociación de Libreros de Bizkaia, aseguraba que lo que buscan tanto los vendedores como los creadores es “que el libro sea centro de debate, que tenga valor, ya que a medida que consigamos eso, lograremos que la gente se acerque más a la lectura”.

“Las librerías, además de ser empresas, son también espacios de cultura, lugares en los que la gente se tiene que encontrar con los libros y con los creadores y escritores”, agregó Torrealdai, por ello, ayer era un día “de celebración, una jornada para decirle a la gente que lea, y que aprenda a leer mejor, que este hábito es muy importante para todos, puesto que a través de la lectura nos abrimos a otros mundos y tenemos toda la riqueza para poder emitir cualquier juicio crítico y entender mejor las cosas que nos rodean”.

Una de las creadoras que firmó y atendió a sus lectores fue Toti Martínez de Lezea (Gasteiz, 1949), quien afirmaba que “el Día de Libro, tristemente, hay que celebrarlo, y digo tristemente porque cada vez que se conmemora un Día Mundial de algo es porque fallan cosas;si no, no se celebraría”. Consciente de que la fiesta en la capital vizcaina “no es como la de Sant Jordi de Barcelona” la autora deTierra de leche y miel o Veneno para la corona, dijo que “tampoco nos hace falta que se parezca”. “Lo importante es que empezamos con esta fiesta hace muchos años y aquí seguimos”, apostilló.

Igual de contento se mostraba el escritor Jon Arretxe (Basauri, 1963): “Estamos encantados de poder compartir nuestras experiencias con los lectores, y aquí estamos y aquí seguiremos”.

“Cualquier ocasión es buena para regalar un libro y, además, podemos leer en casa, en el metro, en la calle...”, decía, por su parte, Nekane Alonso, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Bilbao, quien agregó que “en esta ciudad de valores, el fomento de la lectura y de la literatura es algo en lo que desde el Consistorio queremos esforzarnos todos los días del año”.

Contra la pirateríaSegún el informe del observatorio de la piratería y hábitos de consumo de contenidos digitales 2017, la piratería digital descendió un 6%, pero aumentó el número de personas que acceden a contenidos ilegales de series, películas y libros. “Hay mucha gente que se dedica a la industria editorial, no solo nosotros, y ellos merecen seguir trabajando”, relató Toti Martínez de Lezea. La gasteiztarra agregó que a pesar de las dificultades, los creadores siguen “encantados, inventando y creando historias”. “Nos gustaría mucho que alguien comparta nuestras obras, y si encima disfruta y las recomienda o regala, mucho mejor”, concluyó.

Nekane Alonso apoyó las palabras de la autora alavesa, ya que “para poder leer tiene que haber personas que escriban, y por eso quiero poner en valor todo lo que rodea a los libros, tiene que haber vendedores, distribuidores... La labor de todos es importante”.

Los creadores se rodearon ayer de numeroso público que se acercó hasta la calle Berastegui para comprar libros. Entre ellos una catalana, Eulalia, quien compró Los divinos, de Laura Restrepo. “Soy catalana y para mí es un día especial, lo compro para regalar. Actualmente vivo en Burgos, y allí es festivo hoy, así que aprovecho para acercarme a Bilbao siempre”, aseguró. En otro de los puestos se encontraba Juan Luis, un vecino de Bilbao, que se hizo con Las Encartaciones fantásticas, de Txomin Etxebarria, que vendía sus ejemplares en la céntrica calle bilbaina. “He publicado 77 libros, todos por mi cuenta y sin ayudas”, comentó este autor.

Juan Luis, por su parte, explicó que su preferencia son los libros de Historia. “Conozco a Txomin y me dijo que iba a estar aquí hoy, por lo que he decidido acercarme. Mi mujer es de Karrantza, por eso he comprado este ejemplar”, dijo.

Otro que buscó la firma del autor fue Ignacio, que adquirió El caso Newton, de Anton Arriola. Este bilbaino confesó que “ya había leído sus otras novelas” y se llevó dos ejemplares para amigos suyos.

Las historias para adolescentes también tuvieron protagonismo en un día tan especial. Abeli, de Galdakao, compró para regalar. La chica invisible, de Blue Jeans. “No suelo venir todos los años, pero soy una lectora habitual”, contó.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120