DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia

La resistencia implora

San Mamés llora de pena ante un Athletic sin alma que se deja ir en el partido sin otro aliciente que la ducha y el adiós

Un reportaje de Jon Mujika - Martes, 24 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

¿Era un partido en San Mamés o la conferencia magistral de congreso sobre cómo no darle una patada al bote?

¿Era un partido en San Mamés o la conferencia magistral de congreso sobre cómo no darle una patada al bote? (Foto: P. Viñas y Borja Guerrero)

Galería Noticia

¿Era un partido en San Mamés o la conferencia magistral de congreso sobre cómo no darle una patada al bote?

SAN Mamés se tapó los ojos por no ver tamaño ridículo del Athletic y juró en arameo o no volver más. San Mamés lloró de pena, se frotó los ojos cuando Raúl Garcíalanzó un misil tierra-escuadra y blasfemó durante más de ochenta minutos. San Mamés se desesperó en cada centro al bulto y pidió el adiós de Kuko y Urrutia. San Mamés se fue. No es solo el remate de un desahogo, sino la constatación de la fuerza de los números. Si hasta anoche eran 30.896 los militantes en la resistencia de una temporada de trincheras (el triste récord correspondía al partido contra el Leganés...) ayer crecieron las bajas en las filas de los partizanos: las desangeladas máquinas del recuento se detuvieron en 24.587 valientes. A la conclusión del partido no llegaban a las dos decenas de miles los presentes. Muchos de ellos esperaron para llorar a grito tendido, para decirles a los suyos que así no, que así jamás se ha escrito la historia de este club. Cuando Moralesmarcaba un gol de bravo, muchos de los heridos en el orgulloaplaudían al enemigo e imploraban. ¡Qué esto acabe ya! Esto, supondrán, es una temporada nefasta en La Catedral.

La buena noticia de la noche desangelada fue esa: que no hubo muchos testigos del crimen en el callejón. Duele ver al peor Athletic de todos los tiempos en San Mamés -ni siquiera en el bienio negro se recuerdan tantos dolores en casa, tanta galvana y desacierto, tanta falta de espíritu...- incapaz de plantarle cara a un Levante;duele verle pedir la cuenta mediados los partidos. Y duele, como decía un aficionado cercano, verle rendido cuando este mismo año el buen juego que se ha destilado a cuentagotas ha fluido, casi siempre, lejos de San Mamés. Ni siquiera queda el consuelo de una tarde feliz que llevarse a la boca.

A cada cual le hierve la sangre de una manera: a Raúl Garcíacon cajas destempladas (juega al filo de la ley, como si vistiese un traje de rayas cruzado y llevase un nosequé en el estuche del violín...) y a Iñigo Martínezyendo a por todas en los cruces. Fueron dos modelos de rebeldía en una tarde, una más, de claudicaciones. Llegaron de repente, en un santiamén. Las trajo un macedonio, Bardhi, un tipo que no había sido titular desde el partido de ida, en la primera vuelta. Tardó dos minutos en lanzar sendas faltas parecidas: en la primera, Kepa Arrizabalagallegó tarde. En la segunda, ni le vio copiaren el examen. Cuando se arrodilló en San Mamés tras el segundo gol daba la impresión de agradecer a Alá sus milagros. A cada cual, decía, y no creo que sea cierto. Hubo jugadores -señalar es de mala educación y ellos bien saben sus pecados...- a los que no les alcanzó el punto de ebullición. Quizás alguno pensó que tras correr mucho y bien en el Bernabéu ya estaba todo hecho.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120