mungialdea

La Alubia Solidaria llena Mungia del sabor de 27 putxeras hechas por 18 bares

El concurso reparte raciones a un euro, dinero que se dona a causas caritativas

Patxi Arostegi - Lunes, 23 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Un año más, la cita solidaria llenó las calles de la localidad de gastronomía y solidaridad, al precio de un euro la ración de alubias. Fotos: P. Arostegi

Un año más, la cita solidaria llenó las calles de la localidad de gastronomía y solidaridad, al precio de un euro la ración de alubias. Fotos: P. Arostegi

Galería Noticia

Un año más, la cita solidaria llenó las calles de la localidad de gastronomía y solidaridad, al precio de un euro la ración de alubias. Fotos: P. ArostegiUn año más, la cita solidaria llenó las calles de la localidad de gastronomía y solidaridad, al precio de un euro la ración de alubias. Fotos: P. Arostegi

Mungia- El buen tiempo y el cielo despejado animaron a cerca de medio centenar de mungiarras y personas venidas de diferentes puntos de Bizkaia a competir entre putxeras por una causa solidaria. El certamen Alubia Solidaria se celebró ayer en Mungia, un evento culinario que posee el meritorio fin de recaudar fondos para proyectos caritativos. Según explicaron desde la organización, un total de 27 cazuelas y 18 bares participaron en una cita gastronómica que se caracteriza por el buen ambiente y hermandad entre las cuadrillas que no dudan cada año en implicarse y mostrar sus virtudes culinarias en el noble arte de la cocción de alubias, todo ello bien aliñado de solidaridad.

Desde las 8.00 horas buena parte de los establecimientos hosteleros participantes mostraban ya los primeros humos de sus cazuelas. Y claro, dado que el cocinar la legumbre les llevaría al menos un par de horas, a media mañana los hamaiketakos hacían acto de presencia en las mesas y carpas instaladas. Así, en el bar Ez esan Inori, regentado por Alejandro Ibarra, junto con sus compinches culinarios, se daba buena cuenta de suculentos bocadillos que eran acompañados de vinos selectos. “Hemos empezado a las 8.00 y en solo media hora, ya teníamos las cazuelas en el fuego. En mi caso, he participado cada año sin falta y lo que más me motiva es poder aportar ayuda económica a las familias necesitadas de Mungia, es algo que nos llena mucho y es lo que nos empuja a participar”, explicaba con el asentimiento de sus compañeros.

No solo el centro de la localidad fue escenario de estas apetitosas legumbres, también el bar Bordatxua, situado en el parque de Torre Billela era el lugar elegido por los aficionados de este manjar para preguntar a los improvisados chefs sobre sus métodos de cocción. Los mungiarras Barrena y Antonio se esforzaban en cocinar con esmero sus alubias mientras daban buena cuenta de su hamaiketako. En el caso de esta pareja de gourmets, también madrugaron para poner a punto sus enseres y cazuelas, al punto que iniciaron su labor sobre las siete de la mañana. Así durante varias horas se dedicaron a remover y a controlar la cocción de sus alubias con la esperanza de que el jurado los eligiera como mejor plato, si bien reconocían que lo que más les gustaba de la iniciativa era su componente solidario. En su caso, la clave para conseguir un buen plato de alubias residía en “la calidad de la legumbre y aplicarle su truquillo para evitar que se te quemen o se te partan todas, al igual que pasa con el guisado u otros platos gastronómicos”, argumentó.

La misma escena se replicaba en otros puntos estratégicos como el bar Korrontzi o el Ikusi, donde las alubias comenzaban a destilar su olor delicioso. Para la elaboración de las putxeras, todos los bares dispusieron de 100 kilos de alubia donada por Legumbres Guillermo, habitual colaborador de este evento solidario. Precisamente, cerca de otro bar colaborador como lo fue el Aketxe, se ubicó un grupo de expertos cocinillas y amantes de las cazuelas de alubias. Con el título de campeones de Bizkaia, Plentzia, o Bakio en su nómina y con Luis Mari Hernández liderando este dream team culinario, el grupo mostraba gran sincronía y coordinación en la cocción de sus ocho putxeras. “Vengo rodeado de la elite del mundo de las putxeras”, expresaba orgulloso este vecino de Mungia, quien describía que, a su juicio, el único secreto para lograr unas alubias “para chuparse los dedos” es el de “conocer bien la alubia, su productor y año de cosecha”, así como cocinar los sacramentos al margen de la legumbre para darles un sabor mejor. “En nuestro caso además creemos que así la gente puede elegir entre comer solo las alubias si lo prefieren o añadirles sus sacramentos”, puntualizó.

A pocos metros de esta populosa y activa cuadrilla de chefs, se encuentra el bar Korrontzi, uno de los epicentros de pintxos de la localidad durante los fines de semana y bar participante en la Alubia Solidaria desde sus comienzos. Situado en la calle Butroi, Julen Barral su propietario- aleccionaba a sus compañeros sobre cómo remover la cazuela para evitar que las alubias se ablandaran. Este hostelero se mostraba orgulloso por el aumento de bares colaboradores para la cita de ayer al tiempo que subrayaba que él y el resto del gremio habían notado “positivamente” tanto la implicación de los bares como de los vecinos que no dudaban en comprar las raciones delante de su bar al precio de un euro.

No en vano, fue sobre la una del mediodía cuando muchos residentes se acercaron a los puestos habilitados para hacerse con su ración o bien rellenar el tupper que habían llevado con ellos para llevarse las ricas alubias a sus hogares. “Creo sinceramente que es un evento muy positivo para el pueblo y fomenta la solidaridad con la gente que lo está pasando peor”, señaló convencido.

Sobre la una y media del mediodía los mungiarras llenaban ya los bares reclamando sus raciones de alubias. Fue el caso de Marije Agirre y su marido Diego que compraron varias unidades acompañados de sus familiares. Habituales de la Alubia Solidaria, se mostraron muy contentos por participar en este evento caritativo comprando su ración de alubias y contribuyendo a ayudar a las proyectos solidarios vinculados a la localidad. “Este año nos han dicho que en lugar de dar el dinero a las familias necesitadas, será el Ayuntamiento quien decida a qué se va a destinar lo recaudado, lo cual me parece muy bien porque seguro que se recauda bastante dinero, como en otros años”, comentó.

Finalmente, el premio recayó en Iñaki Madariaga, propietario de la cafetería Lauaxeta, quien convenció al jurado con su receta y obtuvo su merecido gorro de cocinero. En lo que respecta al dinero recaudado, a falta de conocer las cifras, desde la organización se apuntó que se espera reunir una cantidad similar a la del año pasado, cuando se logró recabar 5.150 euros, juntando la venta de raciones y lo recaudado en las rifas celebradas durante el evento. Precisamente, entre los premios otorgados a los ganadores de los sorteos de ayer hubo seis cenas en el restaurante Ganene, hamburguesas especiales preparadas por bares del municipio, vermús con pintxo y packs de legumbres o botellas de crianza, entre otros atractivos reclamos.

al detAlle

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Uribe kosta - Txorierri

ir a Uribe kosta - Txorierri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120