segunda división b

El que perdona, lo paga

Txusta sostiene al Barakaldo para sumar un punto ante un Amorebieta que se repuso a un cruel inicio

Jon Baraja - Domingo, 22 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Urritxe vivió un derbi igualado entre el Amorebieta y el Barakaldo.

Urritxe vivió un derbi igualado entre el Amorebieta y el Barakaldo. (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Urritxe vivió un derbi igualado entre el Amorebieta y el Barakaldo.

Amorebieta 2

Barakaldo 2

AMOREBIETA: Zabal (Min. 7, Tena), Agirrezabala, Simic, Luengo, Morgado, Juaristi, Galarza (Min. 83, Ubis), Mikel Álvaro, Iturraspe (Min. 77, Arriaga), Seguín y Jon Ander.

BARAKALDO: Txusta, Son, Olaortua, Etxebarria, Galán, Baba, Cerrajería (Min. 62, Oca), Cuerva (Min. 77, Alain), Buenacasa, Oteo y Vitoria (Min. 46, Ito).

Goles: 0-1: Min. 2;Oteo. 1-1: Min. 14;Jon Ander. 2-1: Min. 23;Iturraspe. 2-2: Min. 82;Buenacasa.

Árbitro: Carbajales Gómez (Asturias). Amonestó a los locales Galarza, Álvaro, Simic, Seguín, Luengo, Jon Ander y Morgado;y a los visitantes Buenacasa, Galán y Son.

Incidencias: Unos 600 aficionados en Urritxe.

Amorebieta- El tiempo dirá si el punto sumado por el Amorebieta en el derbi contra el Barakaldo es bueno o malo en su objetivo de la permanencia. Por lo visto en el campo, los zornotzarras se marcharon con sabor amargo. Y es que fueron superiores a los fabriles, excepto en los diez minutos iniciales y finales, y generaron ocasiones suficientes como para haber amarrado la victoria. Las desbarató Txusta, que detuvo incluso un penalti lanzado por Seguín. Y eso que el duelo amaneció con diana del visitante Oteo y lesión del portero local Zabal, pero los azules remontaron con personalidad. Al final, Buenacasa arañó el definitivo empate.

Tras encadenar tres derrotas, dos de ellas frente a Vitoria e Izarra, los dos equipos que mantienen un apasionante pulso por tratar de evitar el play-out, Urritxe encaraba la cita con mayor tensión que semanas anteriores, en las que la salvación se daba casi por zanjada. Ayer, con el peligro al acecho, la sensación era la de que se encontraban ante una final. Para el choque, Xabi Sánchez no quiso experimentos y apostó por el once que mejor rendimiento le ha ofrecido hasta el momento. Por su parte, Larrazabal, en su regreso a la que fue su casa la pasada campaña, formó una alineación de garantías pese a las sanciones de piezas defensivas como Andrada, Picón e Iru. Muestra de ello era que Rubén González, un pilar del Amore cursos anteriores, aguardó en el banquillo fabril.

El derbi no pudo empezar peor para los intereses zornotzarras, a cuya zaga ganó la espalda Oteo y se plantó solo en el área para batir a Zabal, que además del gol se llevó un golpe contra su compañero Luengo y tuvo que ser sustituido. El central, aunque con gestos de dolor los noventa minutos, continuó sobre el verde como un titán. Con los azules aturdidos, un error visitante propició la igualada al cuarto de hora. Olaortua intentó ceder de cabeza a su portero, pero se le quedó corto y ahí apareció el infatigable Jon Ander para superar a Txusta, a media salida, con un sutil cabezazo. Ganó en confianza el Amorebieta, que volteó el marcador en su siguiente ocasión. Álvaro puso un centro con veneno y en el segundo palo apareció Iturraspe para enviar la pelota a la red.

Instantes después, a punto estuvo de caer el tercero. Volvió a ponerla Álvaro y metió la testa Galarza, pero Olaortua despejó provincial. Los locales llevaban la iniciativa y el cuero merodeaba el área de un Barakaldo que trataba de buscar la rapidez de Oteo y Buenacasa para inquietar a unos zornotzarras que se mostraban más entonados. Antes del descanso, Vitoria buscó el empate con un cabezazo que se marchó alto. Más destacable fue la respuesta del Amorebieta. Seguín puso el centro y el testarazo de Jon Ander obligó a lucirse a Txusta.

El segundo acto arrancó con un cambio en las filas visitantes y sin noticias en las áreas. Eso cambió cuando el reloj se aproximaba a la hora de partido. La presión de Jon Ander propició que Iturraspe recuperara en el borde del área fabril. El abadiñarra se internó en la misma y trató de regatear a Olaortua, que le derribó. El árbitro señaló penalti y Seguín tomó la responsabilidad, pero la estirada de Txusta mantuvo la tensión en el derbi. El guión no se alteró. La pelota se mantenía cerca del arco de los aurinegros, a los que los azules, más intensos, casi siempre se imponían en las disputas.

A un cuarto de hora del final, el Amorebieta volvió a perdonar la sentencia. Iturraspe, que ya pedía el cambio, robó en campo rival y montó la contra. El centro de Seguín lo recogió Galarza, que se topó con otra gran parada de Txusta. El que perdona, la paga. Y así sucedió. Simic apareció como una locomotora para evitar que Buenacasa fusilara, pero el delantero recogió un rechace un minuto después y estableció el empate, resultado que deja al Barakaldo sin opción de play-off.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Fútbol

ir a Fútbol »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120