enkarterri

Por la Balmaseda ‘Orexinal’

Nace en la villa una asociación que trabaja para preservar su patrimonio material e inmaterial

Ya han registrado en el Ayuntamiento una petición para elaborar un inventario de elementos

Elixane Castresana - Domingo, 22 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Los componentes de la asociación señalan la inscripción del viejo hospital civil de Balmaseda que les ha dado inspiración para su nombre.

Los componentes de la asociación señalan la inscripción del viejo hospital civil de Balmaseda que les ha dado inspiración para su nombre. (E.Castresana)

Galería Noticia

Los componentes de la asociación señalan la inscripción del viejo hospital civil de Balmaseda que les ha dado inspiración para su nombre.

Balmaseda- De una inscripción en el antiguo hospital civil de Balmaseda que se encontraba en la ruta del Camino Olvidado de Santiago en alusión al pecado original, toma prestado el nombre de Orexinal. Esta asociación cultural nace para no caer en la tentación de abandonar el patrimonio de la villa. La monumental iglesia de San Severino y el Puente Viejo convertido en icono, pero tampoco una cerámica, las andanzas de vecinos ilustres eclipsados por la filantropía de los indianos con más presencia en el callejero o las Pasiones Vivientes infantiles y juveniles, singulares herencias de los barrios. El programa de televisión Volando voy, en el que Jesús Calleja viaja conociendo pueblos y tradiciones, encendió la inspiración de Aitor Ibargüen, que después asumiría el rol de presidente de la asociación.

Si el aventurero moviliza a los vecinos, ¿por qué no embarcarse en una campaña de limpieza del antiguo fortín defensivo del Cerro del Castillo? Así se lo propuso al alcalde. Aunque le contestó “que de momento no porque no es tan sencillo preparar la infraestructura que se requiere”, la idea de moverse por conservar el pasado de Balmaseda ya había prendido. Se unieron a él Gorka Iglesias, Iván Fernández, Ion Rodríguez y Eneko Beraza, que proclaman al unísono sus “ganas de trabajar”. Se marcan metas asequibles a corto plazo mientras se dan a conocer entre los balmasedanos, ya que “la preservación del patrimonio material e inmaterial nos compete a todos”, indica Iván. En primer lugar, “ya hemos dado entrada en el registro del Ayuntamiento a una solicitud para elaborar un inventario”, señala Ion. Junto con casas torre, ermitas o murallas, se fijan en manjares olvidados ante el empuje de la putxera de alubias, como las patatas con anchoas o hazañas que merecerían un mayor reconocimiento. “Hay muchos personajes prominentes. Pedro de Terreros viajó a América con Cristóbal Colón en sus cuatro viajes, fue el segundo de a bordo y se dice que el primero en pisar el nuevo continente porque ese día Colón estaba enfermo”, relata Iván.

Contemplan organizar charlas de cara a los vecinos, “contar con la gente” y por qué no “contribuir a causas que ya están abiertas;me refiero a la cuestación popular para encargar una copia del Arcángel de la fachada de San Severino”, apostilla Eneko. En esa voluntad de colaboración incluyen también el deseo de “hablar con quienes más saben de patrimonio para que nos abran los ojos”. Como Txomin Etxebarria, autor de decenas de libros sobre Enkarterri o el también balmasedano Valentín Ibarra, que presentó su debut editorial sobre la villa en época de la expulsión de los judíos, a finales del siglo XV.

El monumento más reconocible de Balmaseda sigue en pie, al contrario que muchas otras construcciones perdidas en las últimas décadas. Los mayores recuerdan, por ejemplo, una espléndida casa torre en la plaza de San Juan que fue derribada para dar paso a viviendas. Para evitar casos similares, desde la asociación Orexinal buscan “concienciar para que sepamos lo que tenemos, desde los edificios a elementos a priori más escondidos”. Como “la cerámica en la entrada desde el Castillo de la Piedra en la que escribieron Valmaseda y alguien superpuso una B con pintura”. Siempre vigilantes para conservar y documentar el inmenso y vivo catálogo artístico de Balmaseda, porque “el mejor patrimonio es el que está por descubrir”, concluye Eneko.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120