ezkerraldea

Miradas jóvenes para un viejo tesoro de Bizkaia

La Diputación Foral de Bizkaia organiza una ‘master class’ de fotografía en el Castillo de Muñatones

Emilio Zunzunegi - Domingo, 22 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El Castillo de Muñatones fue el escenario del curso.

El Castillo de Muñatones fue el escenario del curso. (E.Zunzunegi)

Galería Noticia

El Castillo de Muñatones fue el escenario del curso.

Muskiz- De piedra se quedó ayer el Castillo de Muñatones al ver la intrépida mirada gráfica y audiovisual con la que cerca de 20 jóvenes vizcainos de entre 8 y 13 años -procedentes de diferentes municipios del territorio histórico- escrutaron los diferentes rincones interiores y exteriores este tesoro medieval. Armados con cámaras fotográficas -algunas cuasi profesionales-, videocámaras e incluso teléfonos móviles, los chicos y chicas que ayer se pusieron a las órdenes del prestigioso fotógrafo arqueológico Xabier Armendariz, escudriñaron a través de sus objetivos la historia de varios siglos de la comarca de las Encartaciones con los ojos de la generación 2.0. “Con esta master class no pretendemos que los niños hagan unas fotografías espectaculares. La teoría y la técnica es una cosa que se puede aprender con el tiempo. Hoy ( por ayer), queremos que ellos aporten una mirada particular de un monumento visto con los ojos de un niño que intenta retratar aquello que le llama la atención, que le motiva, a través de un medio, la cámara, que es tan solo una prolongación de su visión del entorno”, destacaba Xabier Armendariz poco antes de iniciar su acercamiento a los jóvenes reporteros.

Llegados de diferentes municipios de Bizkaia, con especial relevancia de vecinos de Ezkerraldea y Meatzaldea, pero también de Eskuinaldea o Durangaldea, la jornada se enmarcaba en los actos de celebración del Día Internacional de los Monumentos y Sitios cuyo objetivo hacer accesible y enfatizar la importancia del intercambio de conocimiento entre generaciones para promover los valores de la conservación y protección del patrimonio cultural. “No hay que olvidar que este patrimonio lo podemos disfrutar gracias a la labor de anteriores generaciones y deben ser nuestros niños y nuestros jóvenes los que deben tomar el relevo del cuidado, protección y difusión de nuestro bagaje cultural”, exponía al inicio de la actividad una portavoz de la muskiztarra ferrería de El Pobal.

Experimentación La jornada de experimentación cultural comenzó poco después de las once de la mañana con la recepción de los participantes -todos ellos menores de edad- que acudieron a la propuesta divulgativa acompañados de padres y tutores que sin embargo fueron relegados a un segundo plano “ya que son los niños los que deben decidir que y como fotografiar este monumento y su entorno sin la interferencia o consejo de su padres”, destacaba Armendariz, quien en un alarde de sinceridad espetó a lo adultos que “hoy los niños son míos”, poco antes de animarles a realizar una visita guiada al castillo con la compañía de un monitor de la Ferrería de El Pobal, infraestructura ferromolinera que estuvo ligada en su origen a la familia Salazar, propietaria del conjunto amurallado de Muñatones.

“Esta no es una jornada para aprender técnica fotográfica. No es una clase de aprendizaje fotográfico sino una jornada para despertar en los niños y jóvenes la curiosidad para que, a través de los objetivos de sus cámaras, puedan manifestar sus propias preferencias e inquietudes al enfrentarse a un escenario tan particular como este castillo”, esbozó Armendariz. Las palabras de este reputado fotógrafo arqueológico que colabora activamente con la edición estatal de National Geographic fue mano de santo para convertir a estos jóvenes alumnos de educación primaria en ávidos buscadores de tesoros gráficos y audiovisuales en este histórico entorno.

Oiher Prado, vecino de Muskiz de 8 años, y Oiher Alonso, vecino de Getxo que en mayo se sumará por primera vez al club de las dos cifras de edad, no se conocían anteriormente a esta visita pero ambos se quedaron prendados de las numerosas saeteras del complejo, los huecos practicados en la muralla exterior por donde los defensores de la torre de San Martín -nombre original del enclave- podían lanzar sus flechas a los posibles atacantes. Sin embargo, lo que son las cosas de los niños, ninguno de los dos mostraba alguna foto en la que dicho recurso defensivo fuera el protagonista. Para el muskiztarra, la mejor foto fue la que sacó a su pequeña hermana Naroa junto al muro de acceso de la torre, mientras que el getxotarra enseñaba orgulloso un selfi en el que de fondo a su rostro aparecía un hueco en la muralla.

“Nuestra idea es transmitirles cuatro ideas básicas sobre el encuadre, el contraluz, etcétera pero está claro que lo que se trata es de que ellos disfruten haciendo sus fotos porque aunque para los adultos puedan parecer carentes de sentido el motivo, el enfoque o la composición, está claro que para ellos es algo importante y puede enseñarnos mucho sobre como ven ellos las cosas”, aseguraba Armendariz quien antes de esta iniciativa en Muñatones ya hizo una experiencia similar en la ferrería de El Pobal.

Naturaleza“A mí no me disgusta la piedra pero me gusta mucho más la naturaleza“, proclamaba con desparpajo la joven Irene Alonso, vecina de Sestao que acudía por primera vez al Castillo de Muñatones. “He empezado hace poco pero me gusta mucho la fotografía”, declaraba esta joven sestaoarra que el año que viene afrontará su primer curso de la ESO. “No me importaría dedicarme a la fotografía”, explicaba con convicción esta joven a la que durante la master class se la pudo ver agazapada en la hierba o tumbada sobre algunos de los muretes del patio de amas del castillo para lograr contrapicados de la torre central del conjunto medieval. Curiosamente a la hora de preguntarle sobre su foto favorita de la sesión la joven mostraba un macizo de flores lilas en primer plano con el fondo difuminado. “Es un efecto que me gusta mucho”, explicaba la joven de Ezkerraldea. Por su parte, los mellizos Luna, de Trapagaran, reconocieron que su visita a Muñatones, cámara en mano ha sido muy diferente a otras que han realizado con anterioridad. “A mí me han gustado el pozo porque con la luz he logrado un color muy especial destacaba mientras que su hermana reconocía que “lo que más me ha gustado ha sido el paisaje”.

La iniciativa llevada a cabo ayer dará paso hoy en el marco de la celebración del Día Internacional de los Monumentos y Sitios a una nueva actividad en este marco incomparable. Se tarta de visitas guiadas al castillo de los Salazar, en laa que los asistentes podrán a asistir al estreno de una ilustración dedicada al desaparecido Puerto de San Martín. “El emplazamiento de la Torre no es casual sino que viene a poner de relieve la importancia que tuvo en su época este tráfico comercial a través del puerto que evidentemente había que controlar y proteger”, reseñaron desde la ferrería muskiztarra. Las visitas se realizarán de 10.30 a 12.00 y ambas serán gratuitas. Además, dentro de este ciclo conmemorativo, durante el último fin de semana de abril, se realizará una ruta por las ferrerías y molinos del Barbadun. Un recorrido tranquilo, a pie, para disfrutar del paisaje y del patrimonio de este entorno. Partirá de El Pobal, para detenerse aguas arriba en el conjunto de La Olla y Valdivián, donde se visitará el último molino activo de la comarca.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Ezkerraldea-Enkarterri

ir a Ezkerraldea-Enkarterri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120