Daniel Castillejo Director de Artium

“No podemos vivir sin la cultura;sin ella, no seríamos lo que somos”

Castillejo se siente liberado tras hacer pública la decisión de no seguir al frente de Artium y regresar a su puesto de responsable de la colección que custodia el museo

Una entrevista de Carlos González - Sábado, 21 de Abril de 2018 - Actualizado a las 08:21h

Daniel Castillejo, director de Artium.

Daniel Castillejo, director de Artium. (José Ramón Gómez)

Galería Noticia

Daniel Castillejo, director de Artium.

gasteiz- Diez años después de llegar al cargo de director de Artium, Daniel Castillejo dejará su puesto el próximo mes de octubre. Eso sí, no dejará el centro ni tampoco, como él mismo remarca, de “militar en el arte y la cultura”.

¿No se le hace complicado pensar en que va a volver a ser compañero de quien ha sido jefe, en que va a trabajar para alguien cuyo puesto ha ostentado durante diez años? ¿No cree que eso puede incluso afectar al funcionamiento interno de Artium?

-Vamos a verlo, pero creo que todo debería ser más natural. No estamos acostumbrados a estas situaciones, eso es verdad. Lo que tengo claro es que mi experiencia como director la voy a poner sobre la mesa de quien venga, que será una persona a la que voy a apoyar totalmente. Y a mis compañeros les he pedido que me acepten como tal. No sé si irá bien o mal pero tampoco tengo miedo, y si hay algún problema, me apartaré si es el caso. Lo más importante es que, con toda la naturalidad, me haya podido marchar sin tener que recurrir a subterfugios de ningún tipo, sin forzar situaciones o yendo contra mis convicciones.

-Lo primero, que cada cual sea uno mismo porque cada persona tiene sus criterios en cuanto a lo que es la gestión de un museo. A partir de ahí, incidiría en varias características de este museo que lo hacen único: es uno de los museos grandes del Estado;es un museo con una colección muy basta, extensa, casi enciclopédica del arte contemporáneo tanto vasco, de forma especial, como español así como europeo y latinoamericano, unos fondos que se han conformado con unos criterios que casi siempre han sido los mismos. Les recomendaría que mantengan esos criterios de aros concéntricos, es decir, que cuando tiren la piedra al centro del lago, el primer aro sea el del entorno local y vasco, el segundo llegue a los artistas de la península, y el tercero mire a Europa y Latinoamérica. Tiene que haber un equilibrio entre los tres aros, aunque a veces sea complicado.

-Bueno, en realidad mi primer contrato estaba limitado a cinco años, más otros cinco en caso de renovación, sólo que en un momento eso se modificó para hacerlo indefinido. Con todo, a pesar de todas las situaciones que se pueden dar o los problemas que se pueden provocar, creo en las buenas prácticas y en una cierta ética en este tipo de cuestiones. Hay una cuestión importante en el funcionamiento de este museo y de cualquier otro que es la regeneración tanto de personas como de ideas. No hay que tener miedo a esto. ¿Deben ser cinco o diez o quince años? Bueno, cada uno sabrá. Lo que sí pienso es que tener esto en mente implica una serie de valores que deberían abundar.

-A buen seguro. Además, es venir a un museo que está en unas condiciones más o menos estables. Es verdad que aquí hay que trabajar mucho. Quedan muchas secuelas de la crisis. Por ejemplo, nosotros no podemos abrir todo el día porque no tenemos dinero para ello. No podemos utilizar una de las salas del edificio porque no tenemos dinero... La sociedad, más o menos, se está intentando poner al día, y hay una parte de nuestro gasto que está subiendo, que tiene que ver, por citar casos, con el precio de la luz o con los convenios que están renovando algunas de las empresas que tenemos subcontratadas. Unos están subiendo y nosotros nos hemos quedado igual. Eso genera más problemas. Y bajan nuestras actividades, y eso no puede ser. No tendría sentido tener un centro de este tamaño y características vacío o con pocas cosas.

-No, no, no ha pasado nada más. Creo, insisto, que no estamos acostumbrados a estas decisiones relacionadas con las buenas prácticas.

-Pero te doy la vuelta a eso. He aguantado todo por pura responsabilidad para sacar este museo adelante. En estos años he tenido muchas tentaciones de irme para no pringarme de mala manera en situaciones muy graves y dolorosas. Cuando se ha acabado eso y empezamos a ver un punto de salida, me voy. Nadie, ningún político de ninguna corporación, me ha dicho nunca lo que tengo que hacer. He hecho, bien, mal o regular, lo que he querido. Esa es mi responsabilidad. Eso sí, he tenido una máquina de siega de hierba debajo de los pies todo el rato. Y cuando me han dicho que hay un techo económico, eso me ha dolido. Parece que todo el mundo se recupera menos nosotros. Tenemos una responsabilidad pública sobre la cultura. Hace 20 años, los responsables institucionales tenían metido en el centro del cerebro que debían apoyar la cultura de alguna manera. Era una responsabilidad natural. Eso se ha perdido. Ahora lo económico es lo único. Pero la cultura tiene que estar. Es que no podemos vivir sin la cultura. Sin ella no seríamos lo que somos.

-Le diría que a pesar de las circunstancias, de todo, de la crisis, de las críticas, de... el museo ha ido calando en la sociedad. Ahora mismo, Gasteiz no sería la misma sin este museo. Es un motor generador de pensamiento, de actividad, de nuevas formas, un laboratorio único donde se puede ver cómo se experimenta. Uno puede estar aquí y puede ver obras y artistas absolutamente novedosos, los más importantes, los que más pueden aportar. Si esto desapareciera, sentiríamos un enorme vacío. De hecho, sería muy grave si no se sintiera un gran vacío si Artium desapareciese. Sería muy grave porque, entonces, podríamos hablar en otros términos. Esa necesidad se ha creado y estamos bien con ella. Este museo es una referencia para saber dónde vivimos. A la ciudadanía le diría que se han cambiado las cosas para que esto pueda ser más fácil, para que el museo no dé tanto miedo a algunos. Se ha creado un plan de mediación que es el Plan Estratégico. Se han creado muchas más actividades puntuales. Se han incorporado elementos de la cultura popular. Estamos continuamente trabajando sin dejar de ser un laboratorio.

-Mucha y gente de todas partes. Estoy muy agradecido, aunque me va a costar unos días contestar a todo el mundo.

-Bueno, es que mi relación con la colección es mucho anterior que este museo, desde el año 85. Directa o indirectamente he participado en la compra de 2.000 de las obras que forman parte de los fondos. No me voy a retirar. Voy a seguir militando en el arte y en la cultura.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Cultura

ir a Cultura »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120