De paseo con... Iñaki Quevedo Aretxederra

“Goya pintó a un militar nacido en La Mella”

Iñaki Quevedo Aretxederra es historiador de Zalla

Entrevista de E. Castresana - Sábado, 21 de Abril de 2018 - Actualizado a las 08:20h

Iñaki Quevedo

Iñaki Quevedo (J.Lazkano)

Galería Noticia

Iñaki Quevedo

Zalla- La subvención de 124.500 euros obtenida por el Ayuntamiento de Zalla de acuerdo con la familia propietaria permitirá consolidar los restos del palacio Urrutia y la ermita de San Antonio de Padua de La Mella, en La Herrera. El deterioro actual contrasta con el esplendor del linaje “procedente de Abellaneda” que se estableció en el siglo XVI en un enclave “singular” en la ruta del Camino de Santiago Olvidado que continúa hacia Balmaseda, según señalan los libros que conoce al dedillo el historiador local Iñaki Quevedo Aretxederra.

¿Cuáles son los orígenes de este lugar?

-Los Urrutia compraron a la familia Mella su casona en 1585. Añadieron un cuerpo delantero de piedra de sillería y escudo, lo que confirió un aspecto más noble al edificio. Frente a la casa, Antonio de Urrutia y Salazar, caballero de la Orden de Santiago, dueño del palacio y ferrerías próximas, mandó construir sobre 1650 una ermita panteón dedicada a San Antonio de Padua y la Asunción. Era una capilla familiar privada con un cenotafio del mecenas en actitud orante. Se trata de un monumento funerario sin el cuerpo que se retiró y hoy se puede admirar en el Museo de las Encartaciones. Además, la ermita poseía un humilladero.

¿Qué significa?

-Había una reja abierta, lo que permitía oír misa a la familia desde el palacio y a los fieles que pasaban delante. El conjunto se encuentra en un punto entre Balmaseda y Zalla muy transitado a lo largo de la historia. Fue una calzada romana, luego un camino medieval, forma parte del Camino Olvidado de Santiago, de la ruta de la lana que transportaba los cargamentos de la meseta castellana a los puertos y también se le denominó Calzada Real.

Cuesta imaginarlo viendo el aspecto que presenta hoy.

-Se trabaja a contrarreloj para evitar que se dañe aún más. Ya en 1982, el ingeniero José María de Urrutia y Llano, descendiente de los Urrutia, presentó un informe en el Ayuntamiento de Zalla en el que explicaba el estado y pedía un apuntalamiento urgente por el riesgo que entrañaba para los viandantes. Él quería conservar y cuidar las estructuras y fundar un patronato y un centro de documentación. En 1967 documentó en un libro la historia de un linaje que cuenta con importantes personajes.

¿Por ejemplo?

-En La Mella vino al mundo en 1739 José de Urrutia y de las Casas, ingeniero y militar. Goya le retrató en 1798 en un cuadro que forma parte de la exposición que se puede ver actualmente en el Museo de Bellas Artes de Bilbao. Normalmente, se conserva en El Prado. Parece ser que al pintor le caía bien porque, a pesar de sus logros y su destacada carrera, fue un hombre humilde con intención de pasar desapercibido.

¿Cuáles fueron esos logros?

-Fundó la Academia de Ingenieros del Ejército y el Cuerpo de Ingenieros Militares, fue el primer director del museo de artillería, realizó planos del estrecho de Gibraltar, recorrió Europa analizando tácticas militares, ingeniería y construcciones fortificadas. En Rusia, la emperatriz Catalina La Grande le concedió la cruz de San Jorge, precisamente la única condecoración que eligió lucir en el cuadro. Con todo, creo que su faceta de militar no es la que más destaca de él.

¿No?

-Dirigió la construcción de un canal crucial para las comunicaciones entre Castilla y los puertos del norte. En la capital de México, le encargaron el diseño de la obra pública más importante de la ciudad: los planos de un desagüe para evitar inundaciones. Pese a que contrajo paludismo durante las obras, quiso seguir hasta el final. Escribió sobre topografía o matemáticas y dejó una producción literaria inédita que incluye poesía. Parte de su legado se custodia en el Museo Británico de Londres.

Además, hay un título curioso en posesión de alguien nacido en Zalla, dado el pique existente con la localidad vecina...

-Sí, se le nombró alcalde honorario de la villa de Balmaseda. Fue allí donde estudió latín antes de partir a Barcelona a proseguir con su formación.

etiquetas: iñaki quevedo

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120