Editorial

La izquierda que no sutura

La crisis interna de Podemos es doblemente inoportuna: cuestiona su capacidad de erigirse en referente alternativo al PSOE y dificulta considerar un horizonte de cambios de gobierno y de modelo en el Estado

Viernes, 20 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

LA crisis abierta en el seno de Podemos tras la conmoción provocada por el error de su diputada y fundadora, Carolina Bescansa, al dar a conocer la pretensión de plantear una operación junto al secretario de Análisis Estratégico, Iñigo Errejón, para disputar la Secretaría General de la formación morada a Pablo Iglesias no parece matizarse con el silencio autoimpuesto por la dirección del partido. Por el contrario, amenaza con condicionar la actividad y proyección de este y también la configuración de alternativas, no solo en la Comunidad de Madrid, a la previsible suma del PP y Ciudadanos. La convulsión interna no es novedad en una formación que vive en ella desde su fundación en 2014, que no termina de digerir un quizá demasiado rápido despegue electoral que le llevó en apenas dos años a superar los tres millones de votos y alcanzar 43 diputados en el Congreso, 153 parlamentarios autonómicos y 5 eurodiputados y que pretende servir de confluencia a una enorme diversidad de matices ideológicos dentro del espectro de la izquierda postcomunista. Pero las discrepancias tanto entre corrientes (también evidentes en Euskadi) como entre sus principales referentes personales -es notorio el distanciamiento entre Iglesias, Errejón y Monedero, alejado este del primer plano- han dejado heridas que no suturan. La inoportunidad de esta última crisis es, además, doble. Porque por un lado cuestiona el pacto de la Asamblea de Vistalegre II que parecía cerrar el conflicto anterior con el apoyo de Iglesias a Errejon para las primarias en Madrid y alcanza toda su crudeza precisamente en vísperas de que esas primarias configuren la candidatura de Podemos en Madrid. Esto cuestiona seriamente la posibilidad de que la formación morada se convierta, como siempre ha pretendido, en principal oferta de izquierda y alternativa a un PSOE que bajo el liderazgo de Pedro Sánchez y a raíz de la crisis en Catalunya parece perder notoriedad social y política. Por otro lado, porque en todo caso ahonda la crisis de identidad y liderazgo que afecta a toda la izquierda europea, desde la socialdemocracia tradicional a los nuevos partidos alternativos, pero que se evidencia sobremanera en la política estatal, y en consecuencia dificulta la consideración de alianzas capaces de encauzar un cambio de gobierno y más aún de lograr una evolución en la concepción del modelo de Estado.

etiquetas: editorial deia

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120