portero del S.D. Zamudio

Un guardameta con solera

El portero del S.D. Zamudio, Galder Uriarte, cuelga las botas tras pasar en todas las categorías

Fue uno de los jugadores que contribuyó a conseguir el ascenso del club a Segunda B en 2016

Patxi Arostegi - Viernes, 20 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Galder Uriarte posa en una de las porterías que ha protegido durante décadas para el Zamudio.Foto: P. Arostegi

Galder Uriarte posa en una de las porterías que ha protegido durante décadas para el Zamudio.Foto: P. Arostegi

Galería Noticia

Galder Uriarte posa en una de las porterías que ha protegido durante décadas para el Zamudio.Foto: P. Arostegi

zamudio- Hablar de Galder Uriarte es referirse a uno de los jugadores de referencia del S.D. Zamudio. Ha custodiado con acierto la portería del primer equipo durante veintiséis años, militando además en todas las categorías de la entidad deportiva del Txorierri, que 75 años.

Desde muy pequeñito le gustó este deporte al que aprendió a amar gracias a la influencia de su padre que llegó a jugar en Tercera División.

El arquero del Zamudio, que este año ha decidido colgar las botas tras una larga trayectoria, inició su singladura futbolística con apenas diez años jugando con unos amigos un torneo infantil en las instalaciones deportivas zamudioztarras. “Recuerdo que ese mismo verano, el primer equipo se entrenaba en el campo y fue el mítico Mariano Ruiz, entrenador que ha trabajado 16 años por este club, quien me llamó para hacer pruebas para entrar en los infantiles”, rememora emocionado.

Desde entonces, Uriarte ha jugado en todas las categorías del club y ya siendo juvenil, pudo entrar en el primer equipo, también con Ruiz de entrenador. “Concretamente, tras dedicarle tres años al juvenil, me llamaron del primer equipo para jugar de portero”, detalla el deportista.

El punto álgido en su trayectoria futbolística la vivió, junto con sus compañeros, en la temporada 2015-2016, cuando tras un brillante año que les llevó a quedar primeros en Tercera, pudieron ascender a Segunda B, imponiéndose en la primera eliminatoria al Laredo. “Fue algo increíble porque a falta de 15 minutos del final se pusieron 1-0 a favor y con un gol nos podían eliminar, pero al final resistimos y pudimos subir por primera vez a Segunda B”, destaca. Sin embargo, el sueño del ascenso apenas duró una temporada ya que el año pasado volvieron a Tercera.

Uriarte subraya que el ascenso fue un revulsivo para que los aficionados del equipo y el resto de vecinos del municipio se animarán a acudir más al campo para apoyar a su club. “Notamos ese año que a raíz de subir a Segunda B, un logro importante, se consiguió que más gente viniera al campo a animarnos. Además, los niños y mayores llevan ahora la equipación del Zamudio por las calles y esto nos da mucha ilusión”.

Mirando con el retrovisor de la experiencia acumulada tras casi tres décadas jugando en el club, considera que su equipo ha conseguido evolucionar “muy positivamente” y de acuerdo con su propia idiosicrasia de equipo humilde. “Se ha hecho un trabajo constante que se ha reflejado con buenos resultados. Lo bueno es que sin contar con un presupuesto súper elevado se logró subir de categoría sin pasar apuros económicos”.

A esta cualidad añade la labor ejercida por los gestores de la entidad en el mantenimiento y cuidado del césped que, a su juicio, ha contribuido a mejorar las prestaciones de las categorías inferiores. “Yo me acuerdo que cuando entrenaba de pequeño, teníamos campo de arena y ahora los chavales disponen de uno de hierba artificial. Esto ayuda mucho a que los jóvenes mejoren y evolucionen en la calidad de sus recursos técnicos al disponer de instalaciones de calidad”, argumenta.

Ampliando su mirada al cambio experimentado por el tipo de fútbol que se practica actualmente en los campos de Segunda y Tercera, Uriarte opina que este es “más físico” y se caracteriza por un juego “mas rápido donde se corre más y los jugadores tienen más recursos técnicos”. Algo que poco o nada se parece a hace más de dos décadas, cuando él intentaba hacerse un hueco en este competitivo mundo. “Cuando era más joven recuerdo que el que conseguía lanzar el balón era buenísimo. Ahora, esto no vale nada y tienes que ser bueno técnicamente para destacar”, ejemplifica el guardameta.

Para Uriarte, como para el resto de zamudioztarras que tienen al S.D. Zamudio en su corazón, este año es especial porque se cumplen 75 años de la fundación de este club decano del Valle del Txorierri. Una efeméride que se quiere celebrar por todo lo alto con varias actividades que, a buen seguro, según adelanta este vecino de la localidad, incluirán partidos amistosos y una comida popular.

Por el momento, lo que sí ha quedado claro, es el nuevo logo que lucirán sus jugadores en el año de su aniversario. No en vano, hace dos semanas se dio a conocer el diseño que se imprimirá en las zamarras tras un competido concurso. “Creo que ha quedado muy bonito y de mucha calidad. Estoy seguro que los jugadores lo llevarán con orgullo por todos los campos en los que el Zamudio compita”, asegura.

De cara al futuro más próximo del club, Uriarte cree que será bastante “complicado ascender de nuevo a Segunda B” debido a “la alta competencia” existente en Tercera División, su actual categoría. A esta dificultad añade que el club cuenta con un apoyo económico cada vez más “mínimo” por parte de las sus patrocinadores habituales. “Para competir con garantías se necesita manejar un presupuesto bastante alto”, remata.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Uribe kosta - Txorierri

ir a Uribe kosta - Txorierri »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120