DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
muestras de sus familiares

Memoria Histórica: el ADN pone fin a 80 años de oscuridad

Los restos de un fusilado en 1936 reposan en Elgoibar tras ser identificados gracias a las muestras de sus familiares

Un reportaje de Carlos C. Borra - Miércoles, 18 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y Jonan Fernández entregan los restos de Miguel Vargas a dos de sus familiares, ayer en Elgoibar.

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y Jonan Fernández entregan los restos de Miguel Vargas a dos de sus familiares, ayer en Elgoibar. (Irekia)

Galería Noticia

El lehendakari, Iñigo Urkullu, y Jonan Fernández entregan los restos de Miguel Vargas a dos de sus familiares, ayer en Elgoibar.

MÁS de ochenta años después de su fusilamiento, los restos de Miguel Vargas, burgalés que residió en Tolosa, reposan de una forma digna y cerca de sus familiares. Ello es posible gracias al empeño de los allegados de este guardia civil leal a la República que removieron cielo y tierra para dar con su paradero y al programa de ADN impulsado el año pasado por el Instituto Gogora, en colaboración con la UPV/EHU, para identificar a los desaparecidos en la Guerra Civil. Miguel Vargas es el primer identificado por medio de esta iniciativa y por este motivo sus restos fueron inhumados ayer en el Columbario de la Dignidad de Elgoibar con la presencia de sus seres queridos y de una importante delegación institucional, encabezada por el lehendakari, Iñigo Urkullu.

Miguel Vargas Arnaiz trabajó durante muchos años como Guardia Civil en Tolosa. Con el tiempo, decidió volver a su localidad natal de San Millán de Lara, en Burgos, donde fue detenido el 23 de septiembre de 1936. Cuatro días después, fue fusilado junto a otras cuatro personas. La Sociedad de Ciencias Aranzadi, presidida por Paco Etxeberria, recuperó sus restos en 2009 en la fosa Picón de Valdeabejas, de Rabanera del Pinar, junto a los de otros cuatro individuos. Los años pasaron y los familiares de Vargas, que en la actualidad residen en diferentes puntos de Gipuzkoa, iniciaron una investigación histórica para conocer su paradero. En 2017 se pusieron en contacto con Gogora con la sospecha de que uno de los restos exhumados en Rabanera del Pinar podría ser el que buscaban. Para certificarlo, se tomó la correspondiente muestra de ADN, que una vez cotejada permitió culminar la identificación, la primera tras la puesta en marcha del programa compartido por Gogora y la UPV/EHU. Gogora cuenta actualmente con un banco de ADN con 225 muestras que están a la espera de dar lugar a más identificaciones de desaparecidos.

Desde ayer, los restos de Miguel Vargas descansan en el Columbario de la Dignidad de Elgoibar junto a otras 51 personas. El acto, cargado de simbolismo, comenzó con un aurresku de honor, tras lo que intervinieron el antropólogo forense Paco Etxeberria y Cristian Echeverría, bisnieto del homenajeado. Este recordó que, una semana después de su asesinato, sufrió un expediente de incautación de todos sus bienes. El lehendakari y el secretario general de Convivencia, Derechos Humanos y Cooperación, Jonan Fernández, entregaron los restos a dos familiares que procedieron a su inhumación en uno de los nichos del Columbario. El acto concluyó con una ofrenda floral de los presentes, entre los que estaban la directora del Instituto Gogora, Aintzane Ezenarro;la alcaldesa de Elgoibar, Ane Beitia, y el secretario general de la Presidencia de Castilla y León, José Manuel Herrero.

Recogida de muestrasDesde que el Gobierno vasco empezó a trabajar en 2002 en la búsqueda e identificación de desaparecidos durante la Guerra Civil, fueron exhumadas 44 fosas y recuperados los restos de 118 personas. Hasta la fecha han sido entregados a sus familias los restos de 26 asesinados. De los 52 que reposan en el Columbario de la Dignidad de Elgoibar, siete están identificados. Además, hay otras 41 personas cuyos restos descansan en los cementerios de los ayuntamientos en los que se localizaron las fosas.

El 24 de marzo de 2017, Gogora y la UPV/EHU presentaron una campaña de recogida de muestras de ADN de personas que perdieron algún familiar en la Guerra Civil, de cara a ser cotejados en las exhumaciones.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120