Retegi Bi 22- 21 Víctor

Una Cuestión de confianza

Retegi Bi se impone en el Manomanista por la mínima a Víctor, que dilapidó a base de errores un favorable 14-21

Igor G. Vico - Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Víctor se lamenta de rodillas.Foto: Javier Colmenero

Víctor se lamenta de rodillas.Foto: Javier Colmenero

Galería Noticia

Víctor se lamenta de rodillas.Foto: Javier Colmenero

Duración: 64:37 minutos de juego;11:34 de juego real.

Saques: 3 de Retegi Bi (tantos 1, 5 y 22) y 5 de Víctor (tantos 5, 8, 11, 14 y 16).

Faltas de saque: Ninguna.

Pelotazos: 269 pelotazos en juego.

Tantos en juego: 10 de Retegi Bi y 14 de Víctor.

Errores: 2 de Retegi Bi y 9 de Víctor.

Marcador: 1-0, 1-1, 2-5, 5-5, 7-6, 7-7, 8-9, 8-10, 9-12, 9-13, 10-16, 14-17, 15-21, 21-21 y 22-21.

Botilleros: Ejercieron de botilleros Julián Retegi (con su hijo Julen) y José Ramón Cano (con Víctor Esteban).

Apuestas: Se cantaron posturas de salida a la par, con tendencia hacia Retegi Bi.

Incidencias: Partido correspondiente a los dieciseisavos de final del Campeonato Manomanista de Primera de la LEP.M disputado en el frontón Astelena de Eibar. 355 espectadores.

Eibar- El 2018 está siendo una auténtica tortura para Víctor Esteban. El delantero de Ezcaray mostró ayer en el Astelena de Eibar las dos caras de una propuesta que acabó por enturbiarle el rostro. No hay término medio. Lanzado ante Julen Retegi al triunfo, con un 14-21 que le abría la puerta a los octavos de final del Manomanista de Primera, el riojano se diluyó. El partido se le esfumó como arena entre los dedos. Los errores le penaron y la decepción le dio la oportunidad de remontar a su contrincante, quien consumó el terremoto de una tacada. “Cuando ni tú mismo crees en ti, es muy complicado”, reveló el delantero de Asegarce, al que las circunstancias de un curso difícil le están opacando el imaginario. Si bien estuvo incisivo e iluminado en el Cuatro y Medio, su empresa optó por alinearle en el Parejas para después arrebatarle el hueco por una mala racha y, con esa decisión, su confianza. De aquellos polvos… El problema siempre es la confianza, tan fundamental y caprichosa en un pelotari. A Víctor, estupendo en el inicio -derecha potente, zurda mordida, carácter ganador-, se le abrazaron los terrores y no pudo sobreponerse a ellos. Ni la fortuna ni el orgullo de un deportista de casta le sirvieron como ariete a un centímetro de meta. Nadó hasta caer en la orilla, agotado por el huracán de rabia al que tendrá que darle la vuelta.

El dominio ejercido por el ezcarayense se quedó en nada. Nubes negras para momentos de lucidez. Al final, la derrota, la fe, los problemas, cercenaron su buen inicio. Se condenó, ya que hizo seis tantos más que su adversario -cuatro en jugada y dos saques-, pero también cometió siete yerros más -dos de Julen y nueve de Víctor-. Dos caras, una moneda.

Si bien a Víctor se le esfumó el partido en el tramo final, Julen Retegi, siempre integrado en el partido, supo aprovecharse en el río revuelto. Le hizo falta suerte y la tuvo. Él mismo recordó que en otras ocasiones la misma película se le apareció en sus narices y acabó de víctima. El eratsundarra libró en el último minuto después de pugnar en una cita seria y bonita del mano a mano. Los dos pelotaris, exceptuando el tramo final de accidente continuo, se enzarzaron en un peloteo de poder a poder que puso algo de pimienta a una tarde fría en la modalidad reina.

Así, a pesar del buen descorche azul, en el que la diestra de Víctor brilló, una tacada del navarro anunció tambores de guerra. Pum. Pum. Del 1-5 al 7-5. Julen Retegi tiró de clasicismo y de alejar a su contrincante del frontis. Levantó bien la pelota el delantero de Aspe para arrimarse en el luminoso.

Rompió la tendencia Víctor con un dos paredes. Y comenzó a imponerse. Un error de Julen igualó el marcador en el séptimo cartón. El de Ezcaray se escapó, aprovechando bien el saque. Con el primer disparo sacó réditos y sumó un saque-remate (7-9). Intentó romper el partido otra vez al tercer pelotazo y el remate se fue a la chapa. La igualdad de una buena contienda, con pocos errores, quedó patente.

Fue después cuando Víctor cogió carrerilla. Estuvo 8-12 y 9-16. Hizo daño con el primer disparo (tres), sumó dos rebotes y sacó lustre al remate. Retegi se acercó 14-16, pero su adversario tiró de instinto. Con el 14-21, a Víctor se le fundieron los plomos. El eratsundarra se hizo gigante en el cortocircuito. Altuna III le espera el domingo en el Astelena para determinar el rival de Urrutikoetxea en cuartos.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Pelota

ir a Pelota »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120