DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
Joventut 84-56 Bilbao Basket

Bilbao Basket, desastre absoluto

El Bilbao Basket, incapaz ni siquiera de defender su ‘average’ particular de +25 ante el ya excolista de la ACB, recupera su versión más sonrojante y cae apalizado en la cancha del Joventut de Carles Duran

Jon Larrauri - Lunes, 16 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

votos |¡comenta!
Pere Tomàs trata de arrebatar el balón a Xabi López-Arostegui. Reportaje fotográfico: ACB Photo/D. Grau y Efe

Pere Tomàs trata de arrebatar el balón a Xabi López-Arostegui. Reportaje fotográfico: ACB Photo/D. Grau y Efe

Galería Noticia

  • Pere Tomàs trata de arrebatar el balón a Xabi López-Arostegui. Reportaje fotográfico: ACB Photo/D. Grau y Efe

Bilbao- El Bilbao Basket protagonizó ayer en el Olimpic de Badalona el más absoluto de los desastres, un encuentro sonrojante y horrible que al final de curso puede acabar pesando como una losa. El conjunto de Veljko Mrsic viajó a Badalona supuestamente rearmado moralmente tras haber cosechado el miércoles un brillante triunfo “en el mejor partido de la temporada” pero abandonó la cancha catalana absolutamente apaleado tras una matinal lamentable, totalmente desquiciante, un cúmulo de despropósitos que coloca las aspiraciones de salvación sobre el alambre. En el choque iban a pugnar, supuestamente, la nula solvencia como visitantes de los hombres de negro contra el chute de autoestima logrado ante el Gran Canaria, pero lo negativo acabó pesando muchísimo más y terminó ocurriendo incluso lo que casi nadie temía, que el Joventut acabara celebrando la victoria, algo que podía pasar, y también el hecho de haber recuperado un average particular que el Bilbao Basket parecía tener a buen recaudo tras el 99-74 de la ida. Pero el desastre de los visitantes fue tan rotundo que ni ese +25 ejerció de colchón de seguridad. El 84-56 entra en el museo de los horrores particular de la entidad de Miribilla.

Carles Duran aseguró el viernes en estas páginas que no afrontaba con ánimo de revancha el encuentro que le medía al club que le despidió en noviembre con motivos y maneras más que discutibles, pero en su doble éxito de ayer hubo algo de justicia poética. Porque su Joventut dominó de principio a fin y de cabo a rabo un encuentro en el que el Bilbao Basket no tuvo ni voz ni voto. Bastó con que el técnico catalán colocara a Albert Ventura como sombra de Lucio Redivo desde el arranque para que a los visitantes se les saltaran los plomos con solo cuatro puntos anotados en el primer cuarto. Sin el sostén anotador del argentino y con Jonathan Tabu fuera del partido muy pronto por su falta de prudencia a la hora de evitar faltas tontas, el cuadro vizcaino se quedó en nada. Y pensar en la posibilidad de remontar distancias de dos dígitos con la segunda unidad en pista, con Hammink, Rebic y Bentil demostrando otra vez que no están para estas batallas, fue una absoluta quimera. El Joventut solo sufrió en el arranque del tercer acto cuando su renta descendió hasta los ocho puntos, pero en ese momento fue el cuadro vizcaino el que volvió a hacerse el harakiri a base de pérdidas y airballs y los de Duran, con Nicolás Laprovittola jugando a placer, circularon sobre alfombra roja el resto de la contienda hasta aniquilar a los hombres de negro.

Perdidos desde el arranque Pese a que el duelo se inauguró con una canasta de Tabu penetrando sobre Laprovittola, los plomos no tardaron en fundirse en las filas bilbainas. En un arranque repleto de nervios e imprecisiones por parte de los dos equipos, los de Duran fueron poco a poco entrando en el carril bueno mientras el Bilbao Basket se quedaba absolutamente tirado, desnortado, con un juego en el que el caos era la nota predominante. Los hombres de negro fallaron absolutamente todo lo que se podía fallar. Desde el triple o desde debajo del aro. En estático o corriendo a la contra. En sistemas o en la búsqueda de soluciones individuales. Nada. Pero nada de nada. Ni siquiera los palmeos encontraban red. Así, el Joventut tampoco tuvo que esforzarse demasiado para poner pies en polvorosa en el marcador. Tabu cometió muy pronto su segunda personal, Gielo y Conger acertaron desde la larga distancia y el primer cuarto se cerró con un sonrojante 14-4. El Bilbao Basket necesitó nueve minutos para anotar su segunda canasta en juego y su 2 de 16 (12% de acierto) en los diez primeros minutos era muy difícil de explicar. La Penya, con una ventaja de dos dígitos pese a su escaso 33% en tiro, encontró la confianza necesaria para desplegar un juego descarado y arrancó el segundo parcial con un 9-2 ya que López-Arostegui, Richard y Dimitrijevic encontraron situaciones de tiro desde la distancia triple sin ninguna oposición. El Bilbao Basket había perdido el sitio en ambas canastas. Su estado de nervios lo resumía el hecho de que Tabu cometía su tercera falta un segundo después de regresar a cancha. Las ventajas de los anfitriones no paraban de aumentar (26-9), Thomas trataba de sujetar a los suyos con su hiperactividad en el rebote ofensivo (26-13), pero era inútil. Los locales jugaban totalmente a sus anchas y a un par de minutos del descanso se dispararon hasta un brutal 37-16 que hacía peligrar ya incluso el average. Al menos, esos 120 últimos segundos antes del paso por vestuarios sirvieron a los de Mrsic para revolverse un poco. Un triple de Redivo, el primero de su equipo, fue el pistoletazo de salida hacia un parcial de 0-8 que permitió al Bilbao Basket alcanzar el ecuador del choque con una desventaja de solo trece puntos (37-24). Visto lo visto, esa era la mejor noticia que había ofrecido el duelo hasta ese momento para los intereses de los hombres de negro, a los que solo el rebote mantenía con un mínimo de dignidad en la hoja de estadísticas.

Un balón perdido y una bandeja fallada acto seguido recibieron al Bilbao Basket en el tercer cuarto. Los visitantes, de la mano de los enérgicos Tomás y Hervelle amenazaron con poder disputar el resultado y en tres minutos de juego se acercaron hasta el 41-33, pero justo en el momento en el que parecía que el Joventut podía tambalearse fueron los de Mrsic los que se desplomaron. Cuando más calma y precisión hacía falta, regresaron los balones perdidos, los rebotes defensivos que se escurrían de las manos, los tiros libres fallados y los lanzamientos que ni siquiera tocaban el aro. ¿Y qué ocurrió? Un parcial de 16-0. Se acabó lo que se daba en lo referente a lucha por el partido. Solo quedaba, para tratar de evitar el sonrojo máximo, mantener el average, que llegaba igualado al arranque del último acto (61-36). El 20-3 en los anteriores siete minutos no invitaba precisamente al optimismo y la cosa siguió por derroteros parecidos. Una canasta de Birgander daba el premio absoluto a los anfitriones, entre Mumbrú y Redivo intentaban que la nave no se fuera totalmente a pique (63-41), pero el juego bilbaino carecía de la más mínima cordura y la Penya seguía amenazando ese +25 de la primera vuelta. Los de Mrsic acumulaban jugadas con hasta tres triples liberados, pero nada de nada. Incluso Hervelle fallaba un mate, un rebote en defensa tras tiro libre fallado se escapaba y los de Duran, con Laprovittola y Richard jugando uno contra uno, iban asomando el colmillo hasta la dentellada final. Derrota y pérdida del average para un Bilbao Basket en una matinal absolutamente demencial que al final de temporada puede acabar pesando como una losa. Tendría delito que a final de curso hubiera que lamentar el +35 que los de Mrsic manejaban a cuatro minutos del final del duelo de la primera vuelta y que dejaron escapar.

votos |¡comenta!

Herramientas de Contenido

COMENTARIOS: Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Baloncesto

ir a Baloncesto »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120