desarollo de la costera

Las primeras capturas de pescado grande animan la campaña de anchoa

La baja temperatura de las aguas está condicionando el desarrollo de la costera

Ramon Basaldua - Domingo, 15 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Un arrantzale descarga anchoa en puerto.

Arrantzale bat portuan. (Ramon Basaldua)

Galería Noticia

Un arrantzale descarga anchoa en puerto.

bermeo- La campaña de pesca de anchoa ha comenzado a animarse esta pasada semana con la entrada en los puertos vascos de las primeras partidas de pescado grande de la temporada. Hasta entonces, las capturas obtenidas por la flota de cerco que participa en esta pesquería correspondieron a ejemplares jóvenes no aptos para la industria conservera por su reducido tamaño y cuya cotización en lonja habitualmente se ha situado por debajo del euro por kilo. Los arrantzales consideran que la baja temperatura que presentan las aguas del Golfo de Bizkaia está condicionando el desarrollo de la campaña.

El duro invierno que ha castigado y continúa castigando el norte de la península ibérica ha provocado que la temperatura de las aguas superficiales del Cantábrico presente valores por debajo de lo habitual en esta época del año. Así, en las zonas donde habitualmente faena la flota de cerco la temperatura del agua apenas alcanza los 12º C. “Las aguas están frías y se nota que hemos tenido un invierno realmente duro. En esta época del año habitualmente se registran 14ºC en la superficie del Golfo de Bizkaia, dos grados más que en este año”, aseguró el patrón de un cerquero vizcaino.

El centro AZTI estudia la pesquería de anchoa desde 1986 y los datos recogidos durante más de 30 años subrayan la importancia de las condiciones oceanográficas en el desarrollo de la campaña de pesca de esta especie. Así, las capturas de anchoa en el Golfo de Bizkaia comienzan a medida que las aguas superficiales rebasan los 13ºC y los ejemplares comienzan a subir a la superficie para reproducirse. El grueso de las capturas tiene lugar habitualmente cuando la temperatura de las aguas se sitúa entre los 13 y los 18ºC. A la vista está que el proceso de calentamiento del Golfo de Bizkaia no se ha producido todavía. “Para la semana que viene anuncian buen tiempo en la mar y un notable aumento de las temperaturas. Confiamos en que con estas condiciones comencemos a pescar anchoa porque hasta ahora hemos pescado poco y mal y hemos vendido el pescado por debajo del euro” afirmaba esperanzado este patrón lekeitiarra. Y es que a la anchoa le gustan los cielos despejados y las altas temperaturas. Los estudios confirman que en estas condiciones las capturas registradas por la flota de cerco aumentan de manera exponencial.

Buen tiempo Esta pasada semana los arrantzales sólo han podido salir a faenar durante tres jornadas a causa del mal tiempo. Los patrones dirigieron sus embarcaciones al rincón sur-oriental del Golfo de Bizkaia, en aguas del caladero de Eskote aproximadamente, donde históricamente se registran capturas de anchoa. No obstante, todos los cardúmenes localizados correspondieron a pescado joven. Tras suspender la actividad en la jornada del miércoles a causa del mal tiempo, los barcos aprovecharon la mejoría del estado de la mar para salir a faenar a media tarde del jueves. Todos los pesqueros pusieron rumbo hacia las zonas habituales de pesca, al norte de Hondarribia, hasta que se vieron obligados a modificar su travesía por la sorpresiva aparición de cardúmenes de anchoa grande a muy pocas millas del puerto de Getaria. Aunque habitualmente los lances de pesca con red de cerco se producen durante la noche, los barcos comenzaron a largar sus redes antes de que se escondiera el sol. En pocas horas, decenas de embarcaciones de Bizkaia, Gipuzkoa, Cantabria, Asturias y Galicia se concentraron en la misma zona de pesca acechando cualquier banco de anchoa que asomara a la superficie. Los pocos pesqueros que lograron capturas se dirigieron a los puertos de Ondarroa y Getaria para vender su producto. El tamaño de la anchoa capturada osciló entre 31 y 35 unidades por kilogramo y su cotización en primera venta alcanzó una media de entre 3,5 y 4 euro por kilo. “Se trata de la primera anchoa de costera de este año con un buen tamaño para las fábricas conserveras” destacan desde el sector de bajura.

La aparición de anchoa grande durante el día despertó el optimismo de los arrantzales de cara a la noche. Sin embargo, volvió a quedar en evidencia que la actividad pesquera no está sujeta a ninguna regla y los barcos no volvieron a localizar anchoa durante toda la noche. En cualquier caso, la consecución de las primeras capturas de pescado grande de la temporada ha despertado el optimismo entre los arrantzales quienes confían en continuar pescando durante la próxima semana aprovechando el buen estado de la mar y el aumento de las temperaturas. “Ahora lo que hace falta es que llegue el buen tiempo para que se den las condiciones necesarias para pescar anchoa. Todos los estudios realizados confirman la buena salud del recurso. Sabemos que hay anchoa en la mar y esperamos a que el buen tiempo nos ayude a capturarla” asegura esperanzado un arrantzale vizcaino.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Información relacionada

Más sobre Euskadi

ir a Euskadi »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120