DeiaDeia. Noticias de Bizkaia - Noticias de última hora de Bizkaia, Euskadi e internacionales.

Saltar al Contenido

Períodico de Deia
se dejó sorprender por un deportivo condenado

Desastre inesperado

El Athletic se deja sorprender por un Deportivo condenado y dilapida su crédito ante la afición

José Luis Artetxe - Domingo, 15 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:01h

Williams, lejos de la imagen de Villarreal, se lamenta tras una jugada. Foto: Pablo ViñasVER GALERÍA

Williams, lejos de la imagen de Villarreal, se lamenta tras una jugada. Foto: Pablo Viñas

Galería Noticia

Williams, lejos de la imagen de Villarreal, se lamenta tras una jugada. Foto: Pablo ViñasEl delantero del Athletic Aritz Aduriz, con rostro de incredulidad, reclama una falta en San Mamés. Reportaje fotográfico: Pablo Viñas y José Mari Martínez

GaleríaGalería: Athletic 2 -Deportivo 3

  • Williams en el suelo ante Fabian Schar.
  • Beñat conduce el balón.
  • Los jugadores del Deportivo celebran el primer gol.
  • Clarence Seedorf saluda a Ziganda.
  • Jugadores del Deportivo La Coruña celebran el gol marcado por Adrián.
  • Adrián se prepara para rematar.
  • Mikel San José y Xabier Etxeita, tras encajar el segundo gol.
  • Beñat a conduce el balón ante Emre Çolak.
  • Raúl García celebra el primer gol.
  • Flecha Ver anterior
  • Flecha Ver siguiente

ATHLETIC: Arrizabalaga;De Marcos, Etxeita (Min. 46, Yeray), Iñigo Martínez, Balenziaga;Susaeta, San José, Beñat (Min. 66, Muniain), Córdoba (Min. 46, Aduriz);Raúl García y Williams.

DEPORTIVO: Rubén Martínez;Juanfran, Albentosa, Schär, Luisinho;Borges, Mosquera, Krohn-Dehli (Min. 77, Fernando Navarro);Çolak (Min. 58, Fede Valverde), Adrián López (Min. 46, Borja Valle);y Lucas Pérez.

Goles: 0-1: Min. 5;Adrián. 0-2: Min. 14;Adrián. 1-2: Min. 47: Raúl García. 1-3: Min. 53;Borja Valle. 2-3: Min. 71;Susaeta.

Árbitro: González González (Castilla y León). Mostró tarjeta amarilla a los locales Raúl García y Yeray, y al visitante Rubén Martínez.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada de LaLiga disputado en San Mamés ante 37.715 espectadores, según datos oficiales. Entre ellos había unos centenares de seguidores del conjunto visitante.

bilbao- El Athletic dilapidó el crédito obtenido en la jornada anterior. Como si lo presenciado ante el Villarreal hubiese sido un espejismo, anoche ofreció una actuación penosa que precipitó la derrota ante el angustiado Deportivo. Las ilusiones generadas se fueron por el desagüe en un encuentro que fue un calco de tantos que el equipo ha firmado en la presente campaña. Sin chispa, enemistado con el balón y presa fácil para un rival cuya gran virtud radicó en la valentía con que compareció en San Mamés. Al Athletic le pilló a contrapié la actitud gallega y su consiguiente reflejo en el marcador. No supo reaccionar hasta muy avanzada la segunda mitad y pese a que rondó la remontada, la responsabilidad del triste e inesperado desenlace le corresponde en rigurosa exclusiva.

Resucitar cadáveres es un clásico en Bilbao. Esta vez cabía confiar en que esa dañina tradición no se reeditase, después del rendimiento del pasado lunes cómo imaginar siquiera que el Athletic volvería a las andadas. Era impensable que olvidase la perfecta caligrafía con que redactó el acta de defunción del Villarreal, pero ocurrió. Tampoco se pedía otro partido redondo, pero es que se quedó a años luz de brindar al menos uno decente. No acertó a juntar ni siquiera dos palabras, lo que en fútbol equivale a dar dos pases seguidos. Exhibió además una fragilidad asombrosa en defensa y por momentos se vio zarandeado por el dinamismo deportivista, llegando tarde a la presión, impotente para girar el curso de una pelea que se presumía dura, aunque asequible. Para cuando despertó del letargo, iba dos goles abajo.

La ausencia de criterio fue una constante y un lastre que solo se subsanó en la recta final, a raíz de la incorporación de Muniain. Tiene tela que haya que esperar a la aportación de un futbolista carente de ritmo para empezar a funcionar con un mínimo de sentido, para amasar posesión y dar una sensación siquiera digna. Lo cierto es que pudo voltear el resultado, que Rubén sacó dos manos prodigiosas para impedir que Raúl García e Iñigo establecieran la igualada. Al Deportivo le entró el miedo en el cuerpo, se tiró muy atrás y el Athletic monopolizó la última media hora, pero cuanto realizó previamente fue nefasto y le acabó por condenar.

El revés corta por lo sano la ansiada enmienda, a no ser que el miércoles tenga a bien dar la campanada en el Bernabéu. Pero visto lo visto, cómo confiar no ya en que pueda asaltar la Casa Blanca sino en que compita en los otros cinco compromisos pendientes. Consumada la debacle, no quedan ni ganas de elucubrar, qué sentido tiene si el equipo se desfigura con una facilidad pasmosa y, como se vio, no sabe qué hacer para plantar cara a un enemigo que abandonó San Mamés convencido de que los milagros existen. El Deportivo no había ganado dos partidos seguidos desde el verano, lo logró a costa del colista y del Athletic. Clarence Seedorf se frotaba la calva y se besaba el anillo, no fue para menos. Podía haberse marcado un par de volatines sobre el césped antes de retirarse al vestuario.

La cosa se torció enseguida. Balón para el Deportivo y el Athletic sin sitio, reculando ante tanto descaro. Primer córner en contra, Schär se eleva sin oposición y la deja muerta en el área chica, donde Adrián, de natural avispado, remacha, asimismo sin vigilancia. El goleador pudo ampliar su cuenta al de dos minutos, erró, pero no en la tercera que tuvo. Otro centro pasado, Borges gana la espalda a De Marcos y allí aparece Adrián para desviar a la red. De nuevo sin que nadie le importunase. Corría el primer cuarto de hora y la grada no pudo reprimir su enojo. Los pitos sonaron con frecuencia hasta el descanso porque el Athletic deambulaba, no se enteraba de la fiesta, su centro del campo daba grima, siempre a verlas venir, con Raúl García desconectado, Beñat perdido y San José, tres cuartos de lo mismo. Solo Córdoba parecía en disposición de alterar un guión que cerca estuvo de desembocar en tragedia cuando en la acción que cerraba el primer período Lucas se plantó ante Arrizabalaga, este tocó con la mano fuera del área, detalle que por fortuna pasó inadvertido para el árbitro, lo que permitió encima que Iñigo llegase a tiempo para impedir que el tercero subiera al marcador.

solo corazónEtxeita, lesionado, y Córdoba, se desconoce el porqué, dejaron sus plazas para Yeray y Aduriz en el intermedio. Susaeta templó un córner y Raúl García acortó distancias. Minuto y medio para reengancharse al partido. Mientras se celebraba el gol, al navarro le anularon bien un segundo, por empujón sobre Albentosa, pero el equipo ya tenía un resorte para volcarse. Así lo entendió el público, que se puso a animar. Había tiempo, pero la escasez de ideas persistía y Beñat perdió una pelota con el equipo saliendo que se tradujo en el 1-3. Lucas volvía a servir, ahora raso, para que Borja Valle se anticipase a Balenziaga con un toque sutil, fuera del alcance del portero.

Vuelta a empezar. Dos goles que recortar y únicamente corazón para intimidar al Deportivo. Ahí Seedorf echó una mano retirando a Colak, una pesadilla entre líneas y, por otra parte, al margen de las urgencias locales se notó que el cuadro gallego ya iba justo de todo, incluso de confianza. Renunció a jugar y se parapetó en torno a su área. Entonces llegó el turno de Muniain, que se colocó de enlace, de motor, de distribuidor y de todo, pasando Raúl García al círculo central.

El recurso del balón parado propició que el Athletic intensificase su ofensiva. Susaeta coló un córner directo, gracias también a la colaboración de Raúl García, que desplazó a un rival y despistó así a Rubén. Veinte minutos de locura, disputados en terreno gallego, con profusión de córners y centros de desigual calidad, suficiente para mantener la tensión y alimentar la esperanza. Fue en ese rato, en pleno asalto, cuando emergió la figura de Rubén para frustrar al Athletic, que no podrá quejarse del aliento de la afición. Sin embargo, la táctica de jugar a la brava se reveló inútil. El desastre de la primera hora sentenció a un Athletic que defraudó ampliamente las expectativas.

estadísticas

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Athletic

ir a Athletic »

Últimas Noticias Multimedia

destacado mail

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120