juicio al autor confeso de la muerte de su exmujer en agosto de 2015

Las acusaciones dicen que Jorge mató a Leyre “a sangre fría y de forma intencionada”

Mantienen peticiones de penas de entre 23 y 30 años por asesinato con alevosía

J. Basurto - Sábado, 14 de Abril de 2018 - Actualizado a las 06:00h

Juicio por la muerte de Leyre Rodríguez en Bilbao

Juicio por la muerte de Leyre Rodríguez en Bilbao (Borja Guerrero)

Galería Noticia

Juicio por la muerte de Leyre Rodríguez en Bilbao

Bilbao- Con una voz casi inaudible dijo “lo siento”. Con estas dos palabras, pronunciadas por Jorge M., autor confeso de la muerte de su exmujer en agosto de 2015 en el barrio de La Peña, finalizó el juicio en el que las acusaciones mantienen sus peticiones de entre 23 y 30 años de cárcel por un delito de asesinato con alevosía. Su defensa solicita siete años por un delito de homicidio. En la última sesión del juicio, donde se dieron a conocer las conclusiones definitivas de las diferentes partes, tanto la fiscalía como la acusación particular, la acción popular y la Abogacía del Estado coincidieron en que el acusado “mató a sangre fría, de forma premeditada y sin posibilidad de defensa” a Leyre Fernández. Por su parte, la defensa alegó que su cliente tuvo “un arrebato, se le fue un poco la cabeza, forcejeó y ella se golpeó con algún elemento en la cocina”. La próxima semana, el jurado deberá dar su veredicto. Posteriormente será la magistrada quien deberá determinar la condena en caso de que sea culpable. La familia, por su parte, espera que haya justicia y “que le caigan 25 años por lo menos”, tal y como confesó a DEIA el hermano de la víctima.

Como es preceptivo en todas las vistas orales, la última palabra la tenía el acusado. Así que la magistrada se dirigió a él para que hiciera uso de su derecho, si es que quería. Para ello le tuvo que decir: “Míreme a la cara, por favor”. Le tuvo que llamar la atención porque Jorge M. se mantenía con la cabeza levemente inclinada hacia abajo, como estuvo durante las casi cuatro horas que duró la sesión y durante las diferentes jornadas del juicio. Al final esbozó ese “lo siento”, con voz trémula, que la magistrada le obligó a repetir porque no le había entendido.

Las partes Durante toda la mañana, en la que permaneció sin inmutarse con una mano tapándose la cara para que no le viera el público, tuvo que escuchar las conclusiones de las acusaciones y la defensa. Comenzó la fiscal diciendo que el acusado, a tenor de las pruebas practicadas “tenía la intención de matar a Leyre y lo había premeditado”. También aseguró que “la autopsia acredita que Leyre no pudo defenderse ante el ataque” que sufrió por parte de su exmarido. Todas las argumentaciones de las acusaciones estaban enfocadas a demostrar que hubo alevosía, circunstancia que eleva el tipo penal de homicidio a asesinato. Y la alevosía, tal y como explicó la fiscal a los miembros del jurado, supone la indefensión de la víctima. Según la fiscal, “fue nula la posibilidad de defensa de Leyre”. El Ministerio Fiscal considera que en esta muerte concurren las agravantes de parentesco y género, algo que para ella está probado, por lo que pide 23 años de cárcel. La fiscal terminó su intervención diciendo que “Jorge la mató a sangre fría y de forma premeditada”.

La abogada de la familia, que ejerce la acusación particular, se mantuvo en su petición de treinta años. Afirmó que “es el asesinato de una mujer de forma cobarde”. Calificó al acusado de “mentiroso compulsivo y vago” y terminó diciendo que “estaba decidido a acabar con la vida de Leyre y para ello fingió el atropello”.

La abogada de la acción popular, ejercida por la asociación Clara Campoamor, destacó que era un asesinato “cuya motivación está relacionada con su condición de mujer”. “Es el típico caso de o es mía o no es para nadie”.

La defensa, por su parte, admitió que su cliente cometió un homicidio, como en su día declaró, pero negó que fuera un asesinato “porque no hubo alevosía”. El abogado pidió al jurado que tuviera en cuenta la atenuante de reparación del daño. Insistió en que hubo “dilaciones indebidas”, en la instrucción, algo que podría alegar en un posible recurso.

COMENTARIOS:Condiciones de uso

  • No están permitidos los comentarios no acordes a la temática o que atenten contra el derecho al honor e intimidad de terceros, puedan resultar injuriosos, calumniadores, infrinjan cualquier normativa o derecho de terceros.
  • El usuario es el único responsable de sus comentarios.
  • Deia se reserva el derecho a eliminarlos.

Más sobre Sucesos

ir a Sucesos »

Últimas Noticias Multimedia

  • ©Editorial Iparraguirre, S.A.
  • Camino de Capuchinos, 6, 5ºC Bilbao
  • Tel 944 599 100, Fax 944 599 120